domingo, 30 de abril de 2017

Los cantamatinas de la “marcha por la ciencia”, retratados en Bill Nye

Plazaeme muestra un pequeño ejemplo resumen de lo que supone la Marcha por la Ciencia.

Artículo de Plazamoyua:
Tal vez no quepa mejor resumen de la Marcha por la Ciencia de ayer. Y de lo que tantos y tantos quieren entender por la ciencia. Se trata de un intercambio de opiniones entre la no-ciencia y la ciencia, en la CNN.
happer-nye
La no-ciencia está representada por William Happer. Según Wikipedia, un físico americano que se ha especializado en el estudio de física atómica, óptica, y espectroscopía. Es el Cyrus Fogg Brackett Professor of Physics en la Universidad de Princeton, y miembro durante mucho tiempo del grupo de asesoramiento Jason, un equipo independiente de los mejores científicos de élite que asesora al gobierno en asuntos delicados de ciencia y tecnología. De 1991 a 1993 sirvió como director del Department of Energy’s Office of Science durante la administración de George HW Bush.
Por su parte la ciencia está representada por Bill Nye. Que, también según Wikipedia, es un “educador de ciencia” (quiere decir divulgador en medios muy populares tipo telebasura), presentador de televisión, e ingeniero mecánico. Es conocido sobre todo por su programa infantil en la PBS, Bill Nye the Science Guy (1993–1998), y por sus muchas apariciones subsiguientes  en medios populares. Actualmente es director de la Planetary Society y presentador de la serie de Netflix, Bill Nye salva el mundo.
Resumiendo. En nombre de la no-ciencia habla, muy breve, un científico de élite. Y en nombre de la ciencia habla, muy largo, un cantamañanas — también de élite.
Happer, a la pregunta de su encuentro con Trump y de su opinión sobre el cambio climático, explica que tiene guasa llamarle contaminación al CO2, ya que todos nosotros emitimos como un Kg. todos los días (al respirar, y como todos los animales); es un gas tan perfectamente natural como el vapor de agua; y las plantas lo adoran, como se puede observar por el reverdecimiento del planeta que está ocurriendo. En plan anécdota, también le habló al presidente sobre el trabajo de un tío de Trump que fue físico en el MIT.
A Nye le piden que responda a lo que ha dicho Happer, y que explique cuál es el principal malentendido sobre el cambio climático. O sea, le piden en la CNN a un cantamañanas que explique el malentendido del científico de élite. ¡Y lo hace!
Lo que (Happer) NO ENTIENDE es que se trata de la velocidad a la que estamos emitiendo CO2.
Y hasta aquí llega “la ciencia” de Nye. A una afirmación desnuda que no puede contradecir, ni decir nada en realidad, sobre los hechos aportados por el científico de élite.  Y de inmediato pasamos a la moralina barata:
 Pero, con todo lo que me gusta la CNN, he de decir que está haciendo un daño al tener aquí a un “escéptico del cambio climático”, y no a 97 o 98 científicos o ingenieros preocupados por el cambio climático.
Y la presentadora la da toda la razón afirmando con la cabeza.
De lo que se trata es de la velocidad a la que están cambiando las cosas. Pero ello aparte, la Marcha por la Ciencia trata de la economía tanto como del medio ambiente, aunque sea el Día de la Tierra — y yo estuve aquí en el primer Día de la Tierra en 1970. Si suprimes la ciencia, si pretendes que el cambio climático no es un problema real, te quedarás detrás de otros países que sí invierten en ciencia del clima, que sí invierten en investigación básica. Y es interesante advertir, que (creo) el artículo 1 sección 8 de la Constitución de EEUU se refiere al progreso en la ciencia y la tecnología útil. Así que este es un problema muy serio. Cuando el Día de la Tierra empezó en 1970 estábamos preocupados por la contaminación, y eso dio lugar a la creación de la Agencia de Protección del medio Ambiente, que por cierto fue establecida con el presidente Nixon, que era un presidente conservador. E inició la Agencia de Protección del Medio Ambiente para beneficio del público, no por motivos políticos. Así que todo el mundo debe entender que si suprimimos la ciencia, EEUU no lo hará tan bien en el mercado internacional y perderemos negocios.
Tratemos de entender al kindergarten. “Suprimir la ciencia” es permitir considerar la hipótesis científica alternativa. Y estar “por la ciencia” es eliminar de cuajo la expresión de cualquier hipótesis alternativa — sin discutirla. Así que “la ciencia” es una entre las hipótesis científicas posibles. En concreto, la más popular entre los científicos en ese momento. Por ejemplo, el racismo, la eugenesia, el psicoanálisis, o el veganismo.  Lo malo es que entonces “la ciencia” no quiere decir gran cosa, porque a menudo es contraria a sí misma de una generación a la siguiente. Y a menudo es un error. Ciencia y no-ciencia son lo mismo, y sólo las separa el calendario. ¿Qué esperabas de los cantamañanas?
También es enternecedor el argumento de que como la Agencia de Protección del Medio Ambiente ha hecho intervenciones buenas, cualquier intervención que se le ocurra ha de ser beneficiosa. Y cuantas más, mejor. Sin medirlo ni pensarlo. ¿En serio?
Y todo el prodigio nace de un problema que radica en la velocidad de cambio de “las cosas”. Que no se puede ver en ningún sitio, y no ha producido ningún problema conocido. Salvo que sea el problema del enriquecimiento.
world-gdp-per-capita
Que por cierto, está muy relacionado con las emisiones de CO2.
gdp-y-co2
Y ya que estamos, esto es velocidad de cambio de la temperatura, en la serie más larga de termómetros que existe (Inglaterra Central).
Fuentes.
Mediatie.com:
NewGeography.com
UCSD.edu:

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario