martes, 13 de agosto de 2019

Sánchez ultima un PER a nivel nacional para 'comprar' el voto de 730.000 hogares

Y continua el electoralismo del PSOE, una enorme irresponsabilidad con enormes consecuencias contraproducentes que agrava lo que supuestamente quiere resolver (por evitar atacar las causas reales de dichos problemas, cuyo incentivo político es mínimo así como su electoralismo), provocando una creciente pobreza estructural (que nunca desaparecerá), unos mayores impuestos, mayor déficit y deuda pública, mayor coste de la vida para las familias, menor productividad de la economía, salarios más bajo en la economía productiva, mayor clientelismo político, más políticas irresponsables y demagogas, politizando cada vez más la vida de las personas, mayor poder estatal y menores libertades de la sociedad, mayor fraude y economía sumergida, mayor evasión fiscal, mayor dependencia del poder político, mayores dificultades para solucionar la degradante irresponsabilidad fiscal y estancamiento económico, y mayores dificultades para que políticos responsables puedan llevar a cabo soluciones a las causas de los problemas, desenquistando la losa regulatoria, de subvenciones, impuestos redes clientelares e incentivos perversos que hacen imposible cambiar el status quo, por desastroso que pueda ser...

Artículo de Libre Mercado: 
El Gobierno estudia crear una renta mínima de 600 euros al mes para aquellas familias que no superen un determinado nivel de ingresos.Susana Díaz y Pedro Sánchez | EFE
No es ningún secreto que la famosa renta agraria, conocida como PER, ha servido como un eficaz instrumento de clientelismo político para mantener decenas de miles de votos cautivos en Andalucía y Extremadura, los tradicionales feudos socialistas, a cambio de una paguita cuyo único requisito es la realización de un número mínimo de peonadas al año.
El Gobierno en funciones del PSOE pretende ahora extender este modelo a toda España a través de su "ingreso mínimo vital". La idea consiste, básicamente, en conceder una nueva prestación a todas aquellas familias que no alcancen un determinado nivel de renta. La propuesta inicial ya fue planteada en su día por Podemos y los sindicatos UGT y CCOO, aunque el pasado junio recibió varias críticas por parte de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF).
Los socialistas, sin embargo, ultiman un programa similar, a medio camino del que defienden los sindicatos y la alternativa que plantea la AIReF. Su propuesta consiste en un subsidio mínimo de 600 euros al mes para las familias de rentas más bajas, cuya cuantía máxima podría ascender a 1.800 euros en función de la situación económica y el número de miembros del hogar, informa elEconomista. En concreto, su modelo contaría con dos ramas: un subsidio para los hogares con pobreza infantil severa, con cuantías de entre 600 y 1.800 euros; y otro para hogares en situación de alta pobreza, con pagas de entre 600 y 1.200 euros.
A diferencia de lo que plantean los sindicatos, su concesión dependería del nivel de renta de la unidad familiar, con independencia de si alguno de sus miembros está trabajando, en línea con lo que defiende la AIReF, ya que, si el único requisito para recibir este subsidio es el paro de larga duración, desincentivaría aún más la búsqueda activa de empleo.
Asimismo, la renta mínima del Gobierno no sustituiría al resto de subvenciones similares que existen a nivel autonómico y local, tal y como recomendaba la AIReF. Y su cuantía, en todo caso, superaría en cerca de un 40% lo recomendado por este organismo. Como resultado, su coste fiscal, lejos de los 3.500 millones de euros calculados por la AIReF, podría superar los 7.000 millones al año, en función del volumen de beneficiarios cubiertos. Las estimaciones iniciales del Gobierno avanzan que unas 730.000 familias podrían acogerse a este nuevo subsidio.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear