jueves, 21 de marzo de 2013

Cómo murieron los 6.000 millones de personas que vivieron durante el siglo XX (Curiosidades, Anécdotas históricas. 246)

¿Cómo murieron los 6.000 millones de personas durante el siglo XX?

Esto es lo que muestran los datos recopilados más recientes:

"El ya finiquitado siglo XX fue uno de los más convulsos de la historia de la humanidad. A lo largo de sus cien años tuvieron lugar las dos grandes guerras mundiales, así como un gran número de genocidios y catástrofes de diferente índole. Mientras en siglos pasados los conflictos bélicos se encontraban mucho más localizados, en el siglo XX se globalizaron, y el desarrollo de nuevas armas permitió que fuese mucho más sencillo el asesinato de grandes grupos de población. La masa, por primera vez, es la protagonista, pero también la víctima de la Historia. Del Holocausto judío al terror estalinista, pasando por las purgas de Mao Zedong o los crímenes contra los Derechos Humanos cometidos por Idi Amin, Tito, Pol Pot y una interminable lista de sátrapas a lo largo y ancho del planeta, el pasado siglo abundó en muertes causadas por la acción violenta del hombre.

Ello, unido a los avances en el terreno de la salud que se produjeron a lo largo de todo el siglo, conduciría a pensar que fueron la guerra y los regímenes totalitarios los causantes del mayor número de muertes durante aquella larga época que sintetizase Eric Hobsbawm en su Historia del siglo XX (Crítica). Pero, ¿ha sido así? Hasta la fecha, existían multitud de estadísticas parciales sobre este tema, aunque se echaba de menos una investigación que diese una visión más general sobre las principales causas de mortalidad a lo largo de estos cien años. Y, finalmente, dicha recopilación ha venido del ámbito del que quizá no cabía esperar algo así: de la organización Information Is Beautiful, el proyecto personal del periodista londinense David McCandless dedicado a la realización de infografías estadísticas. El resultado fue exhibido el pasado mes de noviembre en la exposición realizada en la Wellcome Collection llamada Death: The Richard Harris Collection.

Diversos estudios habían puesto de manifiesto cómo la mortalidad descendió de manera radical durante la segunda mitad del siglo XX. No sólo porque se tratasen de tiempos más pacíficos, en los que el trauma causado por la Segunda Guerra Mundial, el Holocausto y las armas nucleares obligó al hombre a reflexionar sobre las consecuencias de sus actos bélicos, sino también porque es el momento en el que las enfermedades cardiovasculares reducen su incidencia entre la población de mayor edad, y en el que desciende significativamente el número de muertes entre los recién nacidos. Sin embargo, los problemas que hubo de enfrentar el ser humano durante el siglo XX fueron muy diferentes, y en algunos casos, insospechados para los habitantes del mundo occidental.
¿Cómo se dividen los casi seis mil millones de muertes que se produjeron a lo largo del siglo XX? La mayor parte de ellas, algo más de cuatro mil millones, son causadas por diferentes enfermedades, una cifra que aumenta hasta los cuatro mil millones y medio si incluimos en dicho grupo a los decesos originados por complicaciones médicas relacionadas con embarazos de riesgo, hambre o deficiencias nutricionales.
  • Enfermedades infecciosas. Según los datos de la investigación, este tipo de enfermedades causaron casi mil setecientos millones de muertes, una cifra tan sólo superada por las enfermedades no contagiosas (con casi dos mil millones de decesos en su cuenta). Fue durante la primera mitad del siglo XX cuando se producen los grandes avances para frenar dichas infecciones, lo que altera significativamente la mortalidad durante la segunda mitad de la centuria. En 1900, este tipo de enfermedades eran la principal causa de fallecimiento, al significar un 32% de las muertes totales. Entre ellas, la gripe y la neumonía eran las más peligrosas. Factores diversos como la reducción del número de fumadores, la mejora en la alimentación y diversos adelantos tecnológicos y médicos han hecho descender de manera radical dichas cifras.
  • Cáncer. Punto y aparte merece la que será la principal causa de muerte durante el siglo XXI, y que durante la pasada centuria se cobró más de 530 millones de vidas. Aunque parezca una dolencia reciente, se cree que fue el médico griego Hipócrates el primero que habló de ella (aunque ya existen casos diagnosticados en el antiguo Egipto), y el primero que empleó el término “carcinos” para describir los tumores. El siglo XX fue aquel en el que se produjeron más avances en el tratamiento de dicha enfermedad: en 1944 se realizan los primeros tratamientos de quimioterapia, así como se comienza a utilizar la radiación y se mejora de manera significativa la diagnosis del problema. Hoy en día, se estima que el cáncer causa el 13% de todas las muertes que se producen en el planeta.
  • Por la mano del hombre. Se trata de uno de los puntos más discutibles de la recopilación estadística realizada por McCandless, en cuanto que os difícil medir de manera objetiva el alcance que la acción humana puede tener en las tasas de mortalidad. Según los datos presentados en el estudio, casi mil millones de personas (978 millones) fallecieron por lo que aparece englobado bajo el epígrafe de humanity, es decir, por la acción del hombre; un 17,08% de las muertes totales. En ese grupo, los accidentes se llevan la palma, puesto que a ellos hay que atribuirles casi 300 millones de muertes. Le siguen el asesinato (177 millones), la ideología (144 millones de decesos), la guerra (130 millones) y, en último lugar, prácticamente empatados, las drogas y la contaminación del aire (con 115 millones cada una).
Si bien cabe preguntarse cuáles son los límites que definen las muertes causadas por “ideología”, y hasta qué punto se puede medir esta última, el siglo XX es uno de los más trágicos en ese sentido, ya que se estima que el 90% de las personas que han fallecido en combate desde 1700 lo hicieron en esta centuria, si bien tan sólo el 13% lo hicieron con posterioridad al final de la Segunda Guerra Mundial.
  • Catástrofes naturales. En lo que llevamos de siglo, el tsunami de 2005 en las riberas del Océano Índico y el terremoto y subsiguiente accidente de Fukushima se han cobrado, respectivamente, 230.000 y casi 20.000 muertos, aunque en este último caso el número puede aumentar debido a los efectos secundarios de la fuga radiactiva, que un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford data en 2.500 casos más de cáncer. Sin embargo, el siglo XX fue también prolijo en problemas naturales, especialmente en lo que se refiere al hambre. Según los datos recopilados en la investigación, más de 131 millones de personas fallecieron a lo largo de los cien años por causas relacionadas con el mundo natural, la mayor parte de ellas, relacionadas con la desnutrición (100 millones), pero también con los desastres naturales (23 millones).
Por supuesto, los números descendieron significativamente desde el siglo XIX, no digamos ya desde el Medievo, cuando una hambruna podía reducir el número de habitantes de Roma en 60.000, como ocurrió en el año 1590. En el siglo XIX, India sufrió una serie de hambrunas que acabaron con cuarenta millones de personas, y las colinas inglesas sufrieron de manera notable la Gran Hambruna de 1876 a 1878. ¿Cuáles fueron las grandes crisis alimentarias del siglo XX? A la cabeza probablemente se encuentre la de Etiopía, en la que debido a la sequía sufrida durante la década de los setenta, millones de etíopes murieron por desnutrición crónica, a los que hay que añadir las víctimas de otros países del Cuerno de África como Somalia, Kenia o Tanzania. Pero también la URSS sufrió una gran hambruna durante el siglo XX, cuando a comienzos de los años treinta fallecieron entre 5 y 7 millones de personas, sobre todo ucranianos, tras la colectivización agrícola de Joseph Stalin: es el llamado Holodomor (“matar de hambre”)."
 
Fuente: El Confidencial

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear