jueves, 21 de marzo de 2013

Es Chipre, pero ¡cuánto se parece a España! (Política, Economía. 1.343)


Javier Gallego muestra las muchas similitudes macroeconómicas entre Chipre y España tanto a nivel previo en la creación de su burbuja (financiera, productiva y estatal) como en el desarrollo de la crisis: 

"Salvo catástrofe de última hora -o una nueva torpeza del Eurogrupo- es de esperar que Chipre se convierta en el quinto país de la zona euro en someterse a un programa de rescate. Los problemas del país se deben en gran medida a un sistema financiero completamente sobredimensionado-sirva como ejemplo que actualmente tiene 23.000 millones de euros (¡el 120% del PIB!) en mora- y demasiado expuesto a Grecia, donde el Eurogrupo cometió la primera de sus torpezas: imponer una quita a los tenedores privados de deuda del país, como los bancos chipriotas. 
Pero Chipre recibirá un "rescate total", es decir, se exigirán unos cambios macroeconómicos completos en el país, a diferencia de lo que ocurrió con España donde la mayoría de las condiciones han estado vinculadas al sector financiero. 
Y, sin embargo, llama la atención el asombroso parecido entre España y Chipre desde el punto de vista 'macro'. Los dos países fueron protagonistas de una expansión económica descontrolada y sostenida por los mismos desequilibrios, que ahora han salido a la luz junto a un acuciante déficit y un fuerte crecimiento de la deuda pública. Aquí van algunos ejemplos extraídos de un informe que acaba de publicar el Instituto Internacional de Finanzas (IIF):
- Chipre creció anualmente un 3,6% de media entre 2000 y 2008 gracias a una fuerte expansión del sector servicios, la construcción y el sector inmobiliario. El crecimiento fue especialmente fuerte después de su acceso en la UE (2003) y tras la entrada en la eurozona (2008), que redujo de inmediato su prima de riesgo y los costes de financiación de la banca, ayudando así a alimentar la expansión crediticia. 
- El 'boom' inmobiliario, junto con la expansión del turismo, llevó a reducir la tasa de desempleo hasta su mínimo histórico, un 3,7%, en 2008, a pesar de la fuerte entrada de trabajadores extranjeros. 
- La construcción creció un 6,7% al año entre 2000 y 2008 y el número de nuevas viviendas construidas se triplicó en el mismo periodo. Sólo entre 2006 y 2008 los precios de las casas se dispararon un 50%. 
- Debido al fuerte aumento del consumo interno, los ingresos de la Administración aumentaron un 6,8% del PIB entre 200 y 2008, lo cual ayudó a mejorar el balance presupuestario: De un déficit del 6,6% antes de entrar en la UE se pasó a un superávit en 2007 y 2008. 
- Las menores necesidades de financiación pública redujeron la deuda desde un 70% del PIB hasta un 49% en sólo cinco años. 
Estas variables parecen calcadas a lo que ocurrió en España durante la primera década del siglo XXI. Pero, claro, la rápida expansión económica en Chipre provocó una acumulación de desequilibrios que también nos resultan familiares: 
- El escaso ahorro y el aumento de la inversión disparó en Chipre el déficit por cuenta corriente desde el 5,1% del PIB hasta el 16,8% en cuatro años. 
- La competitividad de la economía cayó por los suelos debido a un fuerte aumento de la inflación y de los costes laborales (un 20% en ocho años). 
- La deuda privada se desbocó debido a la facilidad del crédito. Pasó del 190% del PIB a finales de 2004 al 235% en 2008, el segundo ratio más alto de la UE (España era el cuarto). 
- El sistema financiero aumentó peligrosamente su exposición al ladrillo, de tal modo que los préstamos hipotecarios sobre el total de créditos crecieron del 30% en 2005 al 45% en 2008. 
Y si la historia del auge de la economía chipriota se parece a la española, la caída también tiene sus parecidos: 
-  El consumo se ha desplomado un 9% y la inversión fija un 27%. Como consecuencia, los ingresos públicos se han desplomado. 
Las medidas de estímulo que aplicó el anterior gobierno de izquierdas (comunista) dispararon inútilmente el gasto un 4% del PIB, incrementando así el déficit público que en 2012 ha cerrado en el 5,5%.
- La economía se ha financiado en gran medida con deuda pública, que ha pasado de menos del 50% al 90% del PIB previsto para este año. 
- La tasa de desempleo se ha más que triplicado desde 2008 llegando al 12,1% a finales de 2012. 
- La mala situación de la economía, junto con un sistema financiero descapitalizado, ha dificultado la financiación pública hasta el punto de haber tenido que pedir un préstamo a Rusia de 2.500 millones de euros. 
- El consuelo de Chipre, al igual que en España, es que la caída de la demanda interna y las importaciones ha mejorado el saldo exportadory, con él, la balanza por cuenta corriente, aunque aún está lejos del superávit. "

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear