viernes, 29 de marzo de 2013

La Junta dio 395 millones a UGT y CCOO en la etapa de los ERE (Política, Economía. 1.375)

La sangría del dinero de los ciudadanos en subvenciones de todo tipo y en llenar los bolsillo de unos cuantos no tiene límite. Luego son además los que se otorgan autoridad moral para exigir (cómo no) más impuestos y gastos (más subvenciones para ellos) y criticar subvenciones de otros o políticas económicas (ya se sabe los resultados de las suyas...).

El dinero y el tinglado que tienen montado en Andalucía especialmente es de órdago (ya no digamos con el tema de los ERES), pero es la sociedad, y especialmente la carga de los cada vez menores contribuyentes quien sufre sus consecuencias:

"Que la trama de los ERE movió grandes cantidades de dinero público no es ninguna novedad a estas alturas. Ya fuese de un lado o de otro, se desviaban fondos para beneficiar a «intrusos», amigos o familiares y, cómo no, también estaban los «jugadores» que usaban las partidas destinadas a formación o desempleo para su propio beneficio.
El pasado miércoles, el ex director general de Trabajo de la Junta Francisco Javier Guerrero declaró ante la juez Mercedes Alaya que «sabía que se movía dinero desde la Dirección General de Trabajo, pero que eran unos 54 millones de euros al año la partida 31.L» y «que esta cantidad era una parte muy pequeña del presupuesto, comparada con la parte destinada a la Dirección General de Formación y Empleo, que era de unos 290 millones de euros». Una forma sutil, o quizá no tanto, de decir que eran los sindicatos quienes «manejaban» los fondos a su antojo.

 


Y es que en esta trama juegan un papel importante las dos principales centrales sindicales:

Comisiones Obreras (CC OO) y la Unión General de Trabajadores (UGT), con el ex sindicalista Juan Lanzas (el «conseguidor») al frente. Sacaban partido de diferentes ámbitos, incluida la Junta de Andalucía, ya fuera en concepto de subvenciones o ayudas directas vía presupuestos. Desde 2001 y hasta 2010 –periodo investigado por la juez Mercedes Alaya y en el que Manuel Chaves y José Antonio Griñán estaban al frente del Ejecutivo andaluz–, ambas centrales se embolsaron de esta forma más de 395 millones de euros. Y, a día de hoy, el fin de muchas de las partidas que obtenían sigue sin estar del todo claro. En 2009, por ejemplo, CC OO gastó el dinero destinado a programas de «sensibilización de riesgos laborales» en comidas, viajes y la contratación de un grupo musical. Su objetivo era abarcar todas las fuentes de ingresos. No se conformaban con una sola.

Sólo en ayudas públicas o convenios con el Gobierno andaluz, durante esa década, los sindicatos se hicieron con al menos 338 millones de euros. Unos 167 millones corresponden a UGT y cerca de 171 a CC OO. Un dinero que provenía en su mayoría de la Dirección General de Empleo, del Servicio Andaluz de Empleo o la Dirección General de Formación Profesional. Pero no pararon ahí. También rascaron del Instituto de la Juventud, de la Dirección General de Bienestar Social y de la Dirección General de Personas Mayores, entre otros departamentos.

Uno de esos métodos por los que más dinero recibían eran los citados convenios de colaboración, como, por ejemplo, el que cada año firmaban con la Junta en materia de Formación Profesional y que les reportaba, mínimo, 13 millones anuales.

Por no hablar de lo que obtenían con cargo a los Presupuestos andaluces. Las dos principales centrales sindicales recibieron desde que comenzara el fraude de los ERE la nada despreciable cantidad de 56.509.359 euros, que se reparten en 29.602.999 euros para UGT y 26.906.360 para CC OO. Y es que ambos sindicatos logran cada año –con la excepción de 2001– partidas fijas para, entre otros, diferentes acuerdos de concertación, infraestructura y equipamiento de las sedes sindicales, para la lucha contra la discriminación laboral o para gastos de voluntariado.

En el caso de UGT, la mayor parte de estas ayudas directas las recibe a partir de 2006, año en que comienza a casi duplicar las subvenciones que obtenía hasta entonces. De hecho, en las cuentas anuales de esos ejercicios, hasta 2010, el sindicato se hace con cantidades que nunca bajan de los cuatro millones de euros.

Y lo mismo ocurre con la central dirigida a nivel nacional por Ignacio Fernández Toxo. Aunque en 2010, último año en el que está vigente el convenio con el Instituto de Fomento de Andalucía, el montante total desciende y recibe sólo 2.495.000 euros. Un año antes la cifra era de 4.745.000 euros.

La última partida millonaria, ayer

La Junta de Andalucía sigue siendo una de las principales fuentes de dinero para los sindicatos. Año tras año, es la comunidad que más fondos les da y este 2013 no parece ser una excepción. Ayer se hicieron públicas las ayudas destinadas a programas de Empleo, en las que CC OO logra 2.730.000 euros y UGT 2.729.440,84 para fomentar la cultura del empleo de calidad. La cantidad que reciben entre las dos centrales supone el 51,8% del total de ayudas repartidas."

Fuente: ABC

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear