miércoles, 13 de marzo de 2013

Globovisión, el gran canal de televisión antichavista, se vende por el acoso del Estado (Política, Economía. 1.324)


Era cuestión de tiempo, tras el acoso y amenazas constantes, las multas multimillonarias para acabar financieramente con la cadena y la cercanía del fin de la concesión de la emisión, que por descontado no ser la iban a prorrogar al ser denunciada constantemente como "golpista, desestabilizadora y enemiga de la revolución socialista", por lo que era absurdo continuar. Otra muestra más del talante democrático del régimen chavista (y post-chavista):


"El canal de noticias venezolano Globovisión, amenazado constantemente por el Gobierno por su dura línea opositora, será vendido a un empresario local debido a sus problemas jurídicos, económicos y políticos, informó el presidente de la empresa.
El proceso será cerrado tras las elecciones presidenciales del 14 de abril, dijo en una carta Guillermo Zuloaga, jefe del canal que durante años fue denunciado por el Gobierno como golpista, desestabilizador y enemigo de la revolución socialista.
Zuloaga admitió en un carta publicada el lunes en la página de Internet del canal que el año pasado tomó "la decisión de hacer todo lo que estuviera en nuestro poder, a riesgo del capital de los accionistas y conscientes de las implicaciones que esta actitud podría traer, para lograr que la oposición ganara las elecciones de octubre".
El 7 de octubre, el presidente Hugo Chávez se impuso en unos comicios ante el opositor Henrique Capriles, quien competirá nuevamente en abril contra el presidente encargado, Nicolás Maduro, heredero político del fallecido mandatario.
"Eso nos puso en una situación muy precaria como canal y como empresa, sumándole a esto el cúmulo de procedimientos judiciales, y el tener una concesión que vence en dos años, sin que se vea posibilidad de renovación", dice la carta.
"Adicional a esto, el debilitamiento de la economía y su directa consecuencia sobre nuestro flujo de caja, nos convirtió el día de hoy en una empresa inviable", agregó al explicar que Globovisión no tiene ingresos para cubrir los gastos.
El regulador de las telecomunicaciones, el estatal Conatel, ha abierto en los últimos años varios procedimientos administrativos de sanciones contra el medio, que a mediados del 2012 debió pagar una multa de 9,3 millones de bolívares (unos dos millones de dólares al cambio de la época).
"Somos inviables políticamente, porque estamos en un país totalmente polarizado y del lado contrario de un gobierno todopoderoso que quiere vernos fracasar. Somos inviables jurídicamente porque tenemos una concesión que termina y no hay actitud de renovárnosla", dijo Zuloaga, accionista mayoritario de la televisora privada.
Precisó que recibió una oferta de compra por parte del empresario Juan Domingo Cordero -director de una aseguradora y ex presidente de la Bolsa de Valores de Caracas- que "me vi obligado a aceptarla, ya que permitiría una solución que le daría proyección en el tiempo a Globovisión y permitiría mantener nuestra nómina de casi 500 personas".
Conatel debe aprobar la venta de la estación de televisión, que no tiene alcance nacional y que arrancó operaciones hace 20 años.
El Gobierno posee una extensa red de medios de comunicación, en un intento de hacerse con lo que llama la "hegemonía comunicacional", con lo que busca combatir a los medios privados y difundir los planes y logros de la revolución.
En el 2007, las pantallas del canal privado de televisión RCTV -uno de los más antiguos del país y de más alta audiencia- cesaron sus transmisiones después de que el Gobierno no renovara su concesión, tras los fieros ataques del presidente Chávez, que acusaba al canal de golpista."

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear