domingo, 20 de mayo de 2018

El lado más siniestro del enfado podemita por la mansión de Pablo Iglesias e Irene Montero

Elentir muestra "lo siniestro" que supone el enfado de la compra de un chalet por Iglesias y Montero por parte de sus fans, cuando por cuestiones muchísimo más graves ni rechistaban, o incluso lo apoyaban por fanatismo al partido. 

La mezcla de decepción e indignación que ha provocado la mansión de Iglesias y Montero entre los fans de Podemos es algo que me deja asustado ante la clase de seguidores que tienen.
Podría poner aquí muchos ejemplos de cosas que ha hecho el líder de Podemos que son mucho más escandalosas que comprarse un casoplón. De hecho, que el escándalo sea por ese chalet de lujo y no por otras cosas es algo que deja en evidencia el lado más siniestro de muchos fans de Podemos. Sin ir más lejos, a esos fans les pregunto:
Sé que entre los fans de Podemos hay mucha gente que no se ha enterado de estas cosas, pero también hay muchos que prefirieron mirar hacia otro lado e incluso justificar lo injustificable simplemente porque lo hacía su partido. Cuando se denunciaban estas cosas, todo eran excusas y a menudo también insultos contra quienes criticábamos esas y otras cafradas. Habéis sido vosotros, queridos podemitas, los que habéis hecho toda clase de contorsionismos dialécticos para justificárselo todo al “líder”, haciéndole creer que podía hacer lo que le diese la gana, pues tenía tras de sí a un montón de fans incondicionales con unas enormes tragaderas dispuestos a justificárselo todo. El mesianismo de Pablo Iglesias no empezó con la compra de esa casa: lo ayudasteis a generar vosotros. Ahora os toca disfrutar de vuestra creación. Qué os sea leve.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear