miércoles, 23 de mayo de 2018

¡Qué tiemblen los bolsillos…la subida del petróleo no ha hecho más que empezar!

Carlos Montero se hace eco del análisis de Michael Brush mostrando seis razones por las que el petróleo seguirá subiendo en el medio plazo. 

Las subidas del petróleo es uno de los factores de los que más se está hablando en los mercados en las últimas semanas. Desde el pasado agosto el barril West Texas ha subido más del 50%, y este año es el activo que más ha rentado a los inversores.
A pesar de estas fuertes subidas que podrían sugerir una corrección en el corto plazo, algunos analistas siguen apostando por esta materia prima y el sector energético relacionado, pues creen que las subidas del crudo no han hecho más que empezar.
El analista Michael Brush, columnista en MarketWatch, el New York Times, el Economista Group, entre otros, nos da seis razones por las que el petróleo seguirá subiendo en el medio plazo. Veamos cuáles son:
1. Fuerte demanda del petróleo
Gracias al crecimiento global sincronizado, la demanda diaria de petróleo aumentará en 1,5 millones de barriles este año a un nuevo máximo de 99,3 millones de barriles, dice el especialista Jonathan Waghorn.
2. Disciplina en la oferta de la OPEP
La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) recortó la producción diaria en 1,2 millones de barriles en 2016 y ha mantenido el rumbo. Arabia Saudita necesita ingresos petroleros para financiar programas nacionales que ayuden a mantener la paz. Por cada dólar extra en los precios del petróleo, Arabia Saudita recibe alrededor de 3.100 millones de dólares al año en ingresos adicionales, de acuerdo con Rapidan Energy Group.
3. Riesgo geopolítico
Los inversores en energía han hablado de esto durante años. Pero en estos momentos el riesgo geopolítico está incrementando el riesgo sobre la oferta de petróleo debido al aumento de las tensiones entre Arabia Saudita e Israel, Irán, Siria y otros lugares.
Dos riesgos podrían impulsar el petróleo bruscamente en un abrir y cerrar de ojos. Los grupos rebeldes han atacado producciones petrolíferas en el pasado. También apuntan a las infraestructuras de refino de Arabia Saudita. Cualquier ataque en uno de esos frentes alteraría los precios de energía.
Si aumentan las tensiones entre Israel e Irán, Israel podría atacar la infraestructura petrolífera iraní, según especialistas en la materia.
Por otro lado, las tensiones políticas en Libia y Nigeria limitan el crecimiento de la oferta en esos países. Mientras tanto, Venezuela está perdiendo el control y la producción de energía allí se ha reducido drásticamente.
4. Infrainversión en grandes proyectos
Cuando los precios del petróleo se derrumbaron hace unos años, los gigantes de la energía redujeron la inversión en sus costosos proyectos a largo plazo, como la producción de aguas profundas en el Mar del Norte y las arenas petrolíferas canadienses. Hemos asistido a la mayor caída del gasto de capital en 20 años. Aquí está el problema: los megaproyectos que están en producción tienden a agotarse naturalmente. Por lo tanto, se está produciendo un déficit en aproximadamente la mitad del suministro mundial de petróleo. No se resolverá rápidamente porque estos proyectos tardan años en ejecutarse. Ese es un problema para los bajistas energéticos.
5. Nueva disciplina en los EE. UU.
Un gran temor entre los inversores es que los productores de esquisto de EE. UU. volverán a pedir prestado y gastarán mucho para aumentar la producción, lo que empujará a la baja los precios del petróleo. Pero eso no es probable que suceda. Muchas de estas compañías tenían experiencias cercanas a la muerte porque se vieron atrapadas con demasiada deuda cuando los precios del petróleo se desplomaron hace unos años. Otros "murieron" al declararse en quiebra.
Los sobrevivientes no quieren repetir es mala experiencia. Los productores estadounidenses se han comprometido con sus accionistas que no se endeudarán excesivamente de nuevo, y no gastarán en exceso.
6. Demanda de destilados medios
Los buques son grandes contaminadores porque usan combustible pesado con azufre. Para solucionar este hecho, la Organización Marítima Internacional impuso regulaciones para que estos buques usen un fuel más limpio a partir de 2020. Esto incrementará la demanda de un tipo de petróleo llamado “destilados medios”, lo que aumentará la demanda de crudo en general. Los analistas de Morgan Stanley han afirmado que este hecho por sí solo impulsará los precios del petróleo.
Seis buenas razones que sostienen la hipótesis de que la subida del precio del petróleo no ha hecho más que empezar.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear