jueves, 14 de abril de 2016

El Ayuntamiento de Valencia, contra el Banco de Alimentos: "Dan pipas o chuches”

Compromís y PSOE renuncian a la ayuda anual al Banco de Comida, que sustenta a miles de necesitados. 
Por supuesto, no lo emplearán mejor. Nuestro dinero es malgastado en todas las gilipolleces que uno pueda imaginar y en pagar los muy diversos clientelismos propios y de afines. Hay millones para lo que no es en absoluto necesario (empezando por esa máquina de enterrar dinero y destrozar riqueza en una economía que es la TV pública). Pero no 85.000€ anuales y la cesión de un establecimiento para poder ayudar a necesitados. 

La justificación es como siempre hipócrita y bien demostrativa de la manipulación política con la que nos trata de engañar el político (y bien que lo consigue) para hacerse con el poder. Y no es otra que mientras que están en la oposición, la exageración y sobredimensionamiento (mentira, vaya) que hacen de los problemas, empezando por la de pobreza y hambre, de las que diversas ONGs son cómplices interesadas) es notoria (y en mi opinión repugnante cuando es utilizada además como arma política). Pero ahora resulta, que en el poder, no hay problema alguno, pues en sus propias palabras, ahora "es falso que acudan a la institución casi 8.000 personas al mes -"si no la ciudad estaría desbordada" (pero antes sí y era repetido en cada discurso), y además es de "baja calidad" (lo cual es falso). 
Por supuesto, esto no debe causar extrañeza (ni es la primera vez), pues es bien sabido el rechazo general de la izquierda, fundamentalmente, aunque no solo, la "revolucionaria" de toda ayuda privada y caridad (que no es otra cosa que la verdadera solidaridad pues es voluntaria), pues su intención es la de monopolizar todo tipo de ayuda gestionándola ella (no vía solidaria, pues no es voluntaria, aunque la llamen así para hacerla aceptable, sino extrayendo a la fuerza los recursos a terceros empleándolos cómo y dónde ellos quieran, en lugar de cómo y dónde quiera su legítimo propietario. De esta manera lo instrumentalizan políticamente en su propio beneficio, quedan como la cara buena (como si fueran ellos quienes hacen el acto solidario y dan el dinero) y por supuesto cobran a cambio suculentos sueldos por dicha labor. Véase la diferencia. 
Artículo de Libertad Digital: 
Una reciente campaña de recogida | Banco de Alimentos de Valencia

El Ayuntamiento de Valencia, gobernado por Compromís y PSOE, ha decidido no renovar el convenio con el Banco de Alimentos de la ciudad, que expira el 25 de junio, retirarles la cesión de la nave que utilizaban hasta ahora y eliminar la ayuda anual de 85.000 euros.
En Es la Tarde de Dieter, de esRadio, la concejal valenciana de Bienestar Social, Consol Castillo, ha dado sus razones: en su opinión, es falso que acudan a la institución casi 8.000 personas al mes -"si no la ciudad estaría desbordada", ha dicho en un discurso muy distinto al habitual en Podemos y sus confluencias- y además ha sugerido que la comida de la institución es de mala calidad. Según ha dicho, dan "pipas o chuches" y "productos de una fecha de caducidad muy inmediata".
"Eso dicen los usuarios. Una persona puede no tener recursos pero sigue teniendo paladar", ha alegado la concejal, tajante al insistir en que no quieren "seguir trabajando" con el Banco de Alimentos. Desean, según ha indicado, sustituirlo por ayudas directas.
Jaume Serra, director de la institución, ha sido entrevistado en el programa, donde ha negado las acusaciones del ayuntamiento y ha lamentado la situación, que les aboca al cierre. Sobre el número de usuarios, ha contestado que hay listados "con nombres y apellidos" que el consistorio no se ha molestado en comprobar. Sobre la comida que ofrecen, ha recordado que vienen de la UE, de grandes empresas y de donaciones de familias valencianas y sólo en casos puntuales, como los lácteos, puede haber fechas de caducidad próximas.
Desde el Banco de Alimentos "verifican" y "repasan" la calidad de los alimentos y ha recordado que los receptores "no tienen dinero" para "alimentos más especiales". El Ayuntamiento, ha reiterado, no ha querido acudir a la institución ni "ver lo que hacemos". “No hay nada que esconder”, ha dicho Serra con indignación. Su intención es intentar seguir haciendo los repartos “con o sin apoyo municipal”.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada