domingo, 17 de abril de 2016

Las empresas que utilicen el castellano no podrán obtener contratos municipales

Es un no cesar en su objetivo. El último paso ha sido la discriminación e imposición (no la libertad de elección ni la igualdad) en los contratos municipales. 


De esta manera, Compromís, PSOE y Podemos dan un nuevo paso en la imposición del valenciano como única lengua para todas aquellas empresas que quieran obtener contratos municipales, obligándolas a emplearlo en todas las comunicaciones que hagan, incluyendo carteles y señales. 

Una nueva manera de discriminar y acabar con la igualdad de oportunidades, y la libertad de elección de cualquier lengua oficial en Valencia. Una nueva forma de chantaje que fomenta y favorece el clientelismo político, y encarece las actividades, como se quejaba la Cámara de contratistas. 

Un paso más hacia el independentismo pretendido por los nacionalistas y hacia la fracturación social, cada vez (y así irá siendo) expresada sin tapujos, poco a poco en mayor grado...

Una estelada en las torres de Serranos

El siguiente artículo informa sobre el hecho. 

Artículo de Las Provincias:
Nueva vuelta de tuerca del tripartito municipal para el predominio del valenciano como lengua única en el Ayuntamiento. El concejal de Contratación, Sergi Campillo, anunció ayer la introducción de una cláusula lingüística en los nuevos concursos, de tal modo que las empresas adjudicatarias tendrán que utilizarlo en todas las comunicaciones que tengan con las delegaciones, de la misma manera que ocurrirá con las que hagan al exterior, como carteles o señales.
Esto dejará sin opciones a las compañías que no asuman la lengua autóctona de cara a presentarse a concursos. «Hemos detectado que las contratas no usan el valenciano como marca la normativa», dijo tras la junta de gobierno, que aprobó el primer concurso donde se aplicará esta cláusula, el referido a la limpieza de los colegios, mercados y edificios municipales.
El Consistorio ya aprobó hace unos meses que todas las comunicaciones internas entre funcionarios fueran en valenciano, al igual que las dirigidas a los ciudadanos salvo que hicieran petición expresa de castellano. La nueva medida conduce la deriva a un escenario similar al registrado en Cataluña hace años, al calor del movimiento independentista. La anterior iniciativa fue solicitar a la Generalitat que el nombre oficial de la ciudad sea 'València', con una denominación única en valenciano en lugar de bilingüe.
El edil no dejó lugar a dudas, al indicar que las adjudicatarias deben aplicar la Llei d'Ús y el reglamento de uso y normalización del valenciano en «en todas las comunicaciones y en el resto de documentación que se tramite, así como en toda comunicación al exterior, como cuando se hace una obra o se corta una calle. Todo eso debe cumplir con la Llei d'Ús», comentó sobre la cartelería habitual de cortes de tráfico.
Igual que ocurre con el resto de las cláusulas que implantará el gobierno municipal, el edil de Compromís señaló que el incumplimiento supondrá sanciones, que no concretó, por incumplimiento de las condiciones lingüísticas. En un comunicado posterior, el Consistorio indicó que «se use preferentemente la lengua propia», aunque Campillo aclaró en su comparecencia que las cláusulas no servirán para mejorar la puntuación en los concursos, sino que serán todas obligatorias, incluida la referida al valenciano.
Es más, el delegado de Contratación comentó que las traducciones han de hacerlas las empresas, no el Gabinete de Normalización del Ayuntamiento, reforzado este mandato con más funcionarios. «No usaremos los recursos del Ayuntamiento, no aceptaremos que lo utilicen como su oficina de traducción para poner los carteles o las comunicaciones de cara a la ciudadanía».
Campillo recordó el deseo del gobierno municipal de «hacer una transición lingüística en el Ayuntamiento», para indicar a preguntas de LAS PROVINCIAS que esta inmersión al valenciano no se hará, al menos de momento, en la documentación que deben entregar las empresas en los concursos. «La contratación tiene una documentación muy extensa, contratos muy largos, y lo que hablamos es que las comunicaciones con el Ayuntamiento y externas tendrán que ser en valenciano una vez se haya formalizado». Añadió que «lo ideal es que todo estuviera en valenciano desde el minuto cero, pero somos conscientes de que es difícil y vamos a hacer una transición de manera correcta».
La medida se tomará con los nuevos concursos, dado que «no se puede obligar a una empresa que ya tiene contrato. Eso no quiere decir que no incidimos en ellas para que se pongan en la misma línea, pero de manera legal no están obligadas».
Lo mismo regirá en las concesiones, dado que «son procesos de contratación pública». En las empresas municipales, comentó que algunas de las cláusulas no se incluirán por la naturaleza de las tareas, como servicios especializados, aunque tampoco las descartó. «Iremos colocando las cláusulas en cada contrato con una política de máximos», subrayó por último el edil.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada