martes, 19 de abril de 2016

¿Por qué se le perdona la deuda a Cuba?

Javier Fernández-Lasquetty muestra el nuevo robo al contribuyente español por parte del gobierno, que se da la libertad de quitarnos cientos de euros a cada contribuyente para regalárselos a una dictadura, sin hacer ningún bien a cambio. 
Su conclusión es tan contundente como certera. 

Artículo de Libre Mercado: 
Raúl Castro en su reciente intervención en la ONU | EFE

El Gobierno que preside Mariano Rajoy se dispone a perdonar la deuda que la tiranía cubana debe a los españoles. Lo contaba El País del pasado 2 de abril, trasladando lo dicho por la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría en rueda de prensa. ¿No debería haber generado esta cuestión algo más de debate público? Mi opinión es que sí. Que el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, haya ido con toda su familia -¡incluida su suegra!- a rendir la visita a Castro que todo izquierdista sueña con hacer, no significa que Cuba haya dado ni un solo paso hacia la libertad. Más bien todo lo contrario. Cuando el desplome de los petrobolívares de Venezuela amenazaba con arrastrar en su hundimiento al régimen de comunistas octogenarios de Cuba, ahí aparecen, por este orden, el Papa Francisco, Obama y ahora Mariano Rajoy y Soraya Sáenz para fortalecer de nuevo la base de la dictadura más duradera del mundo occidental: camino de 58 años seguidos de persecución política de los disidentes y de eliminación de todo rastro de libertad y propiedad en la Isla que un día fuera uno de los países más desarrollados de América.
Lo explicaba Soraya Sáenz de Santamaría con ese entusiasmo que ella sabe poner cuando se trata de traicionar a los principios de sus votantes: para empezar a hablar España le acaba de perdonar al régimen cubano 110,8 millones de euros de deuda con vencimiento a corto plazo. A continuación viene el perdón de 1.492,3 millones de euros de deuda a medio y largo plazo, que irá seguido por la reestructuración a dieciocho años de otros 750,2 millones. No crean que con esto se quedan contentos Rajoy, Santamaría y Montoro: adicionalmente España va a hacer una condonación voluntaria de otros 275 millones de euros adicionales. O sea, que en total el gobierno español le está perdonando al castrismo la devolución de más de 2.628 millones de euros.
¿Cómo hacerse idea de esa enormidad? Se podrían decir el número de colegios o de centros de salud a los que equivale esa cifra, pero creo que es más justo ir al origen: equivale a 133 euros aportados por cada uno de los 19.700.000 contribuyentes que se disponen a presentar su declaración del Impuesto sobre la Renta. Es un 0,25% del PIB, de toda la riqueza nacional, lo que un Gobierno sin principios ni inteligencia se dispone a regalar a Fidel y Raúl Castro.
Entendamos bien cómo funciona esto: a lo largo de los años el Gobierno español ha extraído por vía de impuestos 2.628 millones de euros de los bolsillos de los contribuyentes: 133 euros a cada contribuyente físico. Una vez quitado ese dinero a sus propietarios se lo prestó a unos tiranos que matan, encarcelan y depauperan a su pueblo: Cuba. Y ahora el Gobierno le dice a los Castro que no hace falta que nos los devuelvan. Como si nos sobrara el dinero. Como si con ese dinero se hubiera hecho el bien a alguien. Como si los tiranos de La Habana fueran a hacer algo bueno a cambio. Como si el gobierno tuviera derecho a disponer del dinero de los demás. Como si Montoro no hubiera pisoteado tantos derechos individuales invocando la sacrosanta Hacienda Pública.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada