domingo, 17 de abril de 2016

Desmontando a Compromís (I)

Compromís está llevando a cabo en la Comunidad Valenciana todo un proceso de ingeniería social, siguiendo el mismo proceso llevado a cabo por Cataluña desde hace décadas, basado en la inmersión lingüística, estableciéndose en todas las instituciones públicas, especialmente de carácter cultural, para cambiar las costumbres y tradiciones, y con especial atención en la educación (conseguir la desafección hacia el castellano y adoctrinar de base a todos los segmentos sociales) creando a su vez frentismo social y enemigos externos (España y todo aquel valenciano que no apruebe sus objetivos). 



Fernando Giner habla sobre este proceso en el siguiente artículo.
Artículo de ABC: 
Imagen de Oltra y Marzà con el presidente PuigImagen de Oltra y Marzà con el presidente Puig - ROBER SOLSONA
Valencia está viviendo el mismo proceso de ingeniería social que sufrió Cataluña en los años ochenta. Entonces, un partido revestido y camuflado de catalanismo exigía restablecer los daños causados por la historia. El proceso fue sencillo, desde la base, a través de los colegios reivindicando un proceso de inmersión lingüística en catalán. Por arriba, estableciéndose en todas las instituciones públicas, especialmente las de carácter cultural, donde promocionaban el cambio de costumbres y tradiciones con la excusa de que las existentes eran impuestas.
En el fondo se trataba de un proceso perverso, no era catalanismo bondadoso, sino nacionalismo catalán y enseguida buscaron un enemigo: el Estado Español. “España nos roba”.
A su vez, con el paso del tiempo, este proceso de cuarenta años ha sido salpicado por continuos casos de corrupción y despotismo político, pero se ha vendido como un mal menor, sistémico y justificado con: “para que nos robe España, que roben los nuestros”. Hoy, aquel catalanismo lírico y cultural se muestra tal y como es, independentismo en su estado más puro.
Desde Ciudadanos denunciamos que Valencia está viviendo la misma fase inicial que vivió Cataluña en aquellos años. Y esa forma de malentender el “valencianismo” la lidera Compromís.
No nos engañemos, detrás de un proceso de inmersión lingüística no hay otra intención que conseguir la desafección de la gente hacia la lengua común española. No nos engañemos, el control de la educación y la cultura se realiza para ejercer una labor de adoctrinamiento en los diferentes segmentos sociales. En esta estrategia no parece anecdótico que en el ‘Pacto del Botànic’ o, como lo llaman ahora, el ‘Pacto a la Valenciana’, Compromís eligiera estas áreas, las que más influyen en los procesos de ingeniería social.
El propósito de Ciudadanos es evitar que se reproduzca este proceso en la Comunitat Valenciana. Defendiendo la valencianidad y a la Comunitat Valenciana. Respetando la personalidad de Castellón, Alicante y Valencia. Siendo conscientes, porque venimos de la sociedad civil y el mundo empresarial, de que nuestra Comunitat, desde el inicio de la financiación autonómica, ha tenido que gestionar una relación desigual con la administración central al igual que otras comunidades autónomas, mientras otras regiones han disfrutado de privilegios “ históricos” que las sitúan en una posición de ventaja incomprensible. Sabemos que hemos sufrido una desventaja competitiva, pero también sabemos que la solución no es el frentismo, sino resolver, cara al futuro, el proceso de financiación y ser compensados con infraestructuras. Pero, que quede claro: “España no nos roba”.
Cuando el conseller Marzà habla de inmersión o de prohibir la libertad a los padres para elegir el centro educativo de sus hijos, estamos al inicio de la ingeniera social del independentismo.
Cuando se quieren apoderar de todas las instituciones públicas con carácter social y cultural, dejando a sus socios de gobierno áreas de gestión como Economía, Turismo o Hacienda, estamos al inicio de un proceso de adoctrinamiento social.
Los parámetros de funcionamiento son idénticos a los establecidos entonces y con el mismo resultado, si no estás con ellos, estas contra Valencia y eres antivalenciano.
Pues no, señores de Compromís, queremos ser valencianos, pero españoles y europeos también. Creemos en la igualdad de todos los españoles y en la solidaridad interterritorial. No queremos privilegios, pero tampoco que se nos trate peor que a nadie. Por ello, porque en Cataluña ya hemos luchado contra este proceso, porque sabemos que el germen del nacionalismo está en la desigualdad y porque tenemos la experiencia de que los independentistas buscan adoctrinar a base de gestos y reclamaciones, proponemos un trato equitativo y justo para la financiación de todas las CCAA de España del que la Comunitat saldrá muy beneficiada.
Por lo tanto, la Comunitat Valenciana tiene que recibir lo que le corresponde y Ciudadanos va a trabajar para conseguirlo, pero sin enfrentamiento ni confrontación. Y sin dejar de lado la exigencia al gobierno valenciano de Compromís de que se deje de gestos y que ofrezca una mejor gestión de la administración y sus recursos y, un aspecto fundamental, que acabe definitivamente con la corrupción y los casos de enchufismo. Porque lo que hacen no es nueva política, es vieja, viejísima política de los años ochenta.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada