viernes, 20 de abril de 2018

Íñigo Errejón reconoce la creación de una red clientelar en los 'Ayuntamientos del cambio'

Iñigo Errejón explica (y reconoce) en el siguiente vídeo la necesidad y cómo hacer para crear una red clientelar para obtener apoyo electoral (tanto para resistir como para atacar al rival político) y mantener y colocar a la militancia (así como conseguir nuevos clientes políticos) para mantenerse económica y políticamente una vez estén fuera de las instituciones públicas. 

Así, habla de de "dejar sembradas instituciones populares para refugiarse cuando gobierne el adversario". Tiene claro qeu el primer objetivo político de Podemos debe ser "revalidar" el poder, pero apunta que, "cuando se pierdan las elecciones", pero que "cuando se acaben los gobiernos del cambio", es necesaria esa administración paralela en la que colocar a los afines, pues declara que "la militancia no se sostiene sólo del aire".

Y qué es una administración paralela? Pues todo tipo de asociaciones: "Clubes de montaña, agrupaciones juveniles, espacios culturales, casetas de fiestas, asociaciones deportivas, grupos de música…". Toda una maraña de subvenciones y redes clientelares que vivan del dinero público y donde coloquen a toda su militancia para vivir de terceros y ejercer fuerza política, conflicto y propaganda desde todas las instancias para recuperar el poder (y seguir viviendo a costa del ciudadano). 

Se muestra claro que esta es la fórmula que permitirá desarrollar una "estructura económica autónoma" capaz de acoger mañana a los "cuadros militantes" que ahora están "dedicados a trabajos institucionales". 

No es de extrañar las constantes noticias sobre subvenciones y contratos a dedo que se están disparando por parte de los gobiernos de Podemos hacia asociaciones afines. 

Pide así fortalecer esas estructuras y, en paralelo, habla de desarrollar también la "fuerza discursiva, la mística…", como forma de justificar y acompañar esa estructura paralela de colocados.

Un expolio del dinero del contribuyente, una corrupción institucionalizada, una colocación arbitraria e injusta de personas que vivan del aire (tu dinero robado vía impuestos y deuda), una exaltación de la desigualdad y la injusticia de trato provocando ganadores y perdedores en función de su afinidad ideológica, una manipulación constante para justificar de cara al electorado la necesidad de dichas subvenciones para evitar el rechazo, un entramado social que lleva a la disputa y conflicto permanente, a la lucha de poder y al acercamiento del poder político para obtener rentas (mediante el expolio y robo institucional) a costa de terceros inocentes. 

El "cambio" no es cambiar las causas que provocan la mala gestión política, la corrupción o el flagrante intervencionismo arbitrario contra el ciudadano. Es utilizar la retórica y jugar con los sentimientos de las personas para hacerse con el poder y repartirse el botón entre ellos y sus afines, creando una red de dependencia y clientelar que destruye la paz social, la economía y el progreso, pero que sirve para mantenerse en el poder y hacerse imprescindible repartiendo dádivas mientras te empobrece en mayor medida por otro lado. 

Nada nuevo, y bien visible en los desastrosos regímenes populistas que tanto adoran y pretenden importar a España. 


 

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear