jueves, 12 de junio de 2014

El Metro pagará la reparación de Can Vies

Otro hecho realmente lamentable, que muestra bien a las claras el camino de servidumbre (como bien diría Hayek), al que cada vez más está siendo sometido el ciudadano.

Una nueva muestra del absurdo al que se está llegando, en el que el contribuyente (que cada vez se le exprime más) debe pagar porque sí y a la fuerza a grupos violentos y organizados (con el favor del poder político).

En este caso, el propietario (que es público y por tanto costeado por los contribuyentes) no solo paga el derribo de un edificio del que se hicieron a la fuerza los okupas para que se marchen, sino que ahora pagará las obras de remodelación y limpieza para que lo vuelvan a habitar, sin contribuir en nada al resto de la sociedad y actuando de forma violenta en cada ocasión que pueden para imponer y conseguir sus objetivos.

Un nuevo ejemplo del peligro potencial de retroceso de la sociedad...

Artículo de La Vanguardia:

El Metro de Barcelona pagará las obras de "estabilización" de la estructura del edificio de Can Vies de Sants, que quedó seriamente maltrecho en la operación de derribo iniciada tras el desalojo dictado por orden judicial. Un portavoz del Ayuntamiento de Barcelona informó de este acuerdo. El edificio se "estabilizará y se despejará de cascotes", afirmó.

Las obras correrán por cuenta de la compañía del Metro de Barcelona, una de las sociedades que integran Transports Metropolitans de Barcelona y que es la titular del inmueble que estuvo 17 años ocupado por colectivos de jóvenes. Fuentes de la compañía desconocen el coste de la operación de reparación, pero no van a precisar más de cuatro días de trabajo de una pequeña brigada.

A primera hora de la mañana de ayer el edificio de Can Vies seguía custodiado por vigilantes contratados por la compañía de transportes después de que, a lo largo de la semana pasada, grupos de voluntarios de Can Vies trabajaran en el desescombro de la parte de la finca que sí fue derribada -la vieja capilla- antes de que la excavadora acabara siendo pasto de las llamas durante los actos de protesta.

La decisión de reparar el edificio es el primer paso para un acuerdo que debería acabar con que Can Vies pueda recuperar la vida de centro okupado tal y como exigen sus inquilinos.
El Ayuntamiento ha pedido al colectivo que presente un plan de obras de mejora y se avenga a firmar un convenio para la utilización de este edificio durante un máximo de dos años. Sin embargo, los okupas seguían ayer en su tónica de ignorar a su contraparte en este conflicto y, en un comunicado, anunciaron que "las obras de desescombro siguen a buen ritmo". En breve, añadía el comunicado colgado en la web, "facilitaremos el acceso a los bomberos y a los operarios municipales y velaremos por el correcto desarrollo de las tareas de desescombro en el espacio interior".
El propósito de estos trabajos será, según esta nota, "la reconstrucción del espacio para volver a desarrollar la actividad regular del centro social", para la que se ha iniciado una campaña de recolecta de dinero que también debe servir para financiar la defensa de los activistas que fueron detenidos en el curso de los incidentes que tuvieron lugar en los tres días siguientes al desalojo de este edificio. De todos los detenidos sólo uno permanece en prisión, Sergi Rubia, por cuya libertad se han movilizado las colles castelleres, dado que es miembro de la de los Castellers de Barcelona.
La junta de portavoces del Ayuntamiento de Barcelona se reunió ayer para ordenar el debate del pleno que tendrá lugar mañana viernes y en el que finalmente no se votará la reprobación del alcalde como solicitaba el PP. En la reunión no se informó del acuerdo para que Metro repare el edificio.

Transports Metropolitans arrastra una deuda de algo más de 500 millones de euros.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear