miércoles, 11 de junio de 2014

Podemos y la mandíbula de cristal

Muy interesante y contundente el análisis de Alfredo Puentes en el que responde a las acusaciones de los partidarios o defensores de Podemos que afirman que se les está criminalizando o recibiendo una campaña mediática en contra (por ser ellos). 

Artículo de Compostimes:
Sólo han pasado dos semanas desde las elecciones europeas en las que Podemos dio la sorpresa con sus 5 escaños y todavía (aunque cada vez menos) siguen siendo el tema de moda. Hace poco un amigo comentaba con sorna en una red social “¿Estoy en facebook o en la web de Podemos”. Los comentarios, enlaces y memes, a favor y en contra, los hemos tenido hasta en la sopa. Los análisis en las tertulias, otro tanto. El precio de la fama, que se suele decir.
Sin embargo, no todos los miembros ni simpatizantes de Podemos han sido capaces de pagar generosamente el precio de esta fama. Entre los dirigentes del propio partido y entre los medios que les apoyan ha surgido una curiosa protesta: que se ha fraguado “una campaña” contra ellos en los medios. Que les están “criminalizando”.
pablo-iglesias-cuatro
Vayamos por partes. El éxito de Podemos se debe, en gran medida, a las apariciones en los medios de su líder, Pablo Iglesias. ¿Es que ha hecho otra cosa Pablo Iglesias en sus intervenciones en los medios que fraguar una campaña contra determinados partidos políticos y criminalizarlos? ¿Es ajeno a los dirigentes de Podemos, como Íñigo Errejón, el uso propagandístico de la criminalización del rival político, no sólo por sus comportamientos individuales sino por sus políticas y por sus ideas, incluso aunque haya que basar dicha criminalización en hechos que no son lo que parecen? ¿Cabe una mayor campaña en contra que impedir hablar en público a un representante otro partido?
En política, como en la vida, la que más amarga es la propia medicina
Hay una gran inteligencia en los promotores de Podemos, que pocos les discuten. Por eso es sorprendente que ellos mismos no se den cuenta de que están actuando como aquellos boxeadores a los que los comentaristas bautizaban como “puño de hierro, mandíbula de cristal”. En política, como en la vida, la que más amarga es la propia medicina y aún falta mucho para que sobre Podemos se diga ni un tercio de lo que Podemos ha dicho sobre los partidos que ellos llaman “de la casta”.
¿Será simplemente que, ahora que Podemos ya es un partido político con representación parlamentaria, ha entrado en el juego político y puede recibir críticas como todos los demás? ¿Y que por eso  es normal que alguien critique que, por ejemplo, Pablo Iglesias ha llegado a ser eurodiputado con menos años que Elena Valenciano, a la que criticaba en este vídeo por su pronto ascenso a la poltrona?
Pues no, amigos. No es eso. Podemos no puede recibir las mismas críticas que ellos han dedicado al resto de partidos, que el resto de partidos se dedican entre ellos o que los medios lanzan a diestro y siniestro. Porque Podemos no es otro partido, otra opción política tan válida como las demás. No. Podemos es El Pueblo®, Los-de-abajo® y La-gente-decente®. En consecuencia, cualquier crítica dirigida hacia ellos no es más que un intento de “la casta” por desacreditarles, porque “están nerviosos”.
PodemosCasta
Casta somos y en casta nos convertiremos
¿Está nerviosa “la casta” francesa con el Frente Nacional? ¿Está nerviosa “la casta” británica con el UKIP? ¿Estaba nerviosa “la casta” española con Arias Cañete cuando se le nombró candidato? ¿O con Susana Díaz cuando empieza a aumentar su peso político?Sentimos tener que anunciárselo así a los miembros de Podemos, pero el escrutinio y la crítica a los partidos y personajes políticos en ascenso no es algo que ellos sufran en exclusiva.
Es una constante en los sistemas democráticos que, cuando el foco de la actualidad está puesto sobre uno, los medios y los rivales políticos lancen sus dardos. Lo que no es de recibo es aceptar el foco mediático cuando a uno le da cancha para su campaña pero recibirlo con lloriqueos y pataleos cuando no es tan benevolente.
Amigos de Podemos, las críticas que habéis recibido no son “por ser vos quien sois”. ¿Qué Rosa Díez os ha comparado con la ultraderecha? Pues no es algo que no le haya pasado ni al PPni a Convergencia i Unióni a la propia UPyD.
¿Qué una diputada andaluza del PP os ha comparado con los nazis? Vamos, eso es de primero de política española. ¿O no se lo dijeron a Aznar? ¿Y a Artur Mas? ¿Quién no lo ha hecho alguna vez con UPyD?
Lo que no es de recibo es aceptar el foco mediático cuando a uno le da cancha para su campaña pero recibirlo con lloriqueos y pataleos cuando no es tan benevolente
Ah no, es que Hermann Terstch, una persona tan representativa y líder de opinión para tantos de vuestros potenciales votantes, ha insinuado que purgaríais a vuestros disidentes. Qué barbaridad. Nadie ha dicho nada comparable en este país sobre otro partido.
Tampoco a los políticos de la casta les recuperan artículos que escribieron en el pasado. Ni siquiera les lanzan alocadas vinculaciones con ETA los mismos que lo han hecho con vosotros.
Cierto, Arriola os ha llamado “frikis”. Ahí Iglesias reaccionó rápido, apelando a la capacidad intelectual de Arriola para superar el insulto y hacer “algo mejor”. Poco después, ante las declaraciones de Felipe González sobre lo que él consideraba desacertado de una “alternativa” bolivariana, Pablo nos demostró lo que él entiende por “algo mejor” con una crítica profunda de esas que exige recibir: llamarle a Felipe “patética caricatura de sí mismo”.
¿Hubo una campaña mediática cuando todas las semanas se exponía al líder de este partido en la tertulia del prime time de una cadena de Atresmedia, propiedad del Grupo Planeta? ¿La hubo cuando se le invitó a dar un discurso navideño, a imitación del del Rey, en una cadena del holding Mediaset, propiedad de Silvio Berlusconi? ¿Y nos tenemos que creer que la hay ahora, porque además de tertuliano, Pablo Iglesias y su partido se hayan convertido en objeto de tertulia?
Pues no. Porque si campaña mediática es tratar de destacar las contradicciones y problemas internos, no hay partido relevante en este país que no la haya sufrido. Si campaña mediática es hacer escrutinio de declaraciones, publicaciones y vinculaciones pasadas de las figuras principales, tampoco hay partido relevante que no la haya soportado. Más aún, si campaña mediática es que se hagan en medios de comunicación afirmaciones falsas y calumniosas sobre el partido o miembros de él, tampoco hay quien se haya librado.
Para ser criticado no hace falta ser temido por lúgubres poderes en la sombra, en serio. Tan sólo basta con no ser del gusto de alguien.
Que vuestro éxito electoral haya hecho arreciar las informaciones y opiniones negativas no significa que seáis excepcionales. ¿O en Público y en eldiario.es se deshacen en elogios cuando gana el PP? ¿Y en el ABC y La Razón cuando gana el PSOE? Ni tampoco a que deis miedo. Para ser criticado no hace falta ser temido por lúgubres poderes en la sombra, en serio. Tan sólo basta con no ser del gusto de alguien. Y en este país hay mucha gente a la que no le gusta Podemos, como mucha gente a la que no le gusta cada uno de los otros partidos.
Nos os están haciendo una campaña mediática, ni criminalizando. Os están tratando como a uno más. Y mal comienzo tendría un partido que lleva el igualitarismo como seña de identidad pretendiendo que se le trate distinto que al resto.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear