miércoles, 4 de junio de 2014

Un indicador que nos anticipa futuras crisis

Marc Garrigasait muestra uno de los indicadores a considerar para anticipar futuras crisis económicas: el déficit por cuenta corriente de un país. 

Artículo de Cotizalia:
"Si analizáis la mayoría de las crisis ocurridas en estos últimos años, encontraréis una señal de alarma que nos anticipa los problemas futuros de un país. Este indicador ya avisaba en el caso de EspañaGreciaIrlanda oPortugal (en Irlanda lo anticipó con menor fuerza) en 2007. En estados Unidos avisó un año antes, en 2006. Incluso en Australia, en el periodo 2006-2008 se reflejaba un gran desequilibrio. En Turquía avisaba en 2012, justo antes de la fuerte crisis y pérdida de confianza en su divisa, bonos y bolsa de 2013.
No es ningún indicador complejo por el que se necesite ser matemático ni experto en econometría. Es muy sencillo, se trata del déficit por cuenta corriente de un país. Vamos a definirlo:
La balanza por cuenta corriente de un país recoge el déficit o superávit en la balanza comercial de bienes y servicios (incluido por ejemplo el turismo), más la balanza de rentas (ingresos y pagos por rentas del capital o del trabajo obtenidas fuera del país por residentes en él o pagadas a residentes en el resto del mundo), más la balanza de transferencias (son los ingresos y pagos obtenidos o pagados sin una contrapartida, por ejemplo: remesas de emigrantes, la ayuda al desarrollo, etc).
En resumen, recoge el saldo neto de flujos de salida y de entrada a un país. Si ese país tiene superávit como China o Alemania, significa que genera mucho dinero que luego le sirve para invertir y financiar a otros países. En cambio, cuando España o Portugal en 2007, o Turquía en 2012 o los Estados Unidos en 2006, tienen un gran déficit significa que el resto del mundo los financia y por tanto dependen de ellos para su crecimiento. Por sí solos no podrían financiar su consumo e inversiones. China ha financiado continuamente a Estados Unidos y Alemania a los países periféricos de la Eurozona. La crisis siempre la sufre el país dependiente del exterior cuando le cortan el grifo.














Turquía tuvo un déficit por cuenta corriente de casi un 10% (un -9,8%) de su producto nacional bruto (PNB) en 2012, el mayor de los últimos 35 años desde que hay datos oficiales. Podéis ver aquí un gráfico de la gran correlación entre el aumento del déficit en Turquía con el desplome de su divisa.
La India, tras muchos años de equilibrio en 2012 y 2013, sufrió un déficit por cuenta corriente que alcanzó casi el 5%. Resultado: desplome de su divisa en 2013 y cambio de gobernador en su banco central. En 35 años, la India no había tenido un solo año con un déficit superior al 2,5% del PNB.
Sudáfrica es otro ejemplo de uno de los países con mayores caídas en su divisa el año pasado. El rand sudafricano cayó más del 50% en 2008 y otro 50% entre 2012 y 2013. ¿Qué ocurrió? En 2007 y 2008 su déficit por cuenta corriente creció fuerte hasta un 7% de su PNB. Tras un descenso del déficit de 2009 a 2011, en 2012-2013 volvió a cotas del 5% al 6%.













También en los Estados Unidos. En 2006, su déficit por cuenta corriente alcanzó el nivel máximo de los últimos 35 años con una cifra del 6% del PNB, justo en el inicio de su crisis inmobiliaria y poco antes de la gran crisis de finales de 2007. También esta vez este indicador avisó al coincidir el punto de déficit máximo con el momento exacto de inicio de la tormenta. Los Estados Unidos fueron la madre de todos los déficits por cuenta corriente globales por su volumen total.










Obviamente, no es un indicador infalible, pero sí que es muy relevante cuando es altamente negativo. Por ejemplo, en el caso de Venezuela no sirve, ya que, al ser uno de los mayores exportadores mundiales de petróleo, tiene superávit por cuenta corriente. Como el país está arrasado económicamente, las importaciones son muy bajas, con lo que tienen superávit comercial y también por cuenta corriente. Es un indicador útil en economías abiertas al mundo. Como demuestra Kenneth Rogoff, a mayor apertura global y más facilidad de préstamos, mayores crisis por excesos cometidos tras años de euforia económica, que se acaba cuando se les cierra el grifo. Podéis ver todos los datos mundiales en la web http://www.tradingeconomics.com/.
En general, países con un 5% sobre su PNB (cifra enorme) pueden ya sufrir en un futuro, pero niveles del 5% al 10% suponen que se encienden las luces rojas y suenan las sirenas de alarma total. Es especialmente grave en países con menos credibilidad. Obviamente un déficit del 5% en Estados Unidos, Francia o China (si un día lo tuviese) es más fácilmente financiable que no en Turquía, Sudáfrica o Brasil.
¿Qué países se acercan a niveles peligrosos? Brasil se aproxima a un déficit del 4% de su PNB. Niveles superiores al 5% ya son malos y si superasen el 7%, sería una alarma total.












La lista de países con mayor déficit en su balanza por cuenta corriente actuales está encabezada por Ucrania, Turquía, Sudáfrica, con niveles superiores al 5%, y otras economías, como Perú y Brasil, acercándose a esa cifra.
La próxima semana hablaré de las balanzas por cuenta corriente en la zona euro y los buenos datos de la balanza de pagos y balanza por cuenta corriente en España, que demuestran una relajación en las enormes tensiones europeas desde 2005 entre los países del centro-norte de Europa con los periféricos."

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear