martes, 3 de marzo de 2015

Deutsche Bank cree que Europa crecerá más con deflación: Grecia y España son el ejemplo

Efectivamente, la creencia dominante es que la deflación es negativa para el crecimiento económico, pero se desconoce que en los dos últimos siglos, se ha crecido tanto con años de deflación como con inflación, y es que se equipara los dos tipos de deflación como iguales actuando con políticas monetarias en contra de ambas, cuando una deflación es muy positiva para el crecimiento y otra negativa (siendo una corrección de abusos previos y de malas políticas monetarias previas).

En el siguiente artículo, el Deutsche Bank ha publicado un documento precisamente donde hablan de este tema.


Artículo de El Economista:

El banco alemán Deutsche Bank cree que la deflación no tiene que ser mala para la economía y el crecimiento: "Grecia y España, por ejemplo, han vivido un fuerte crecimiento el pasado año a la vez que sufrían un proceso deflacionario". Desde la entidad germana se explica que la deuda acumulada durante la crisis es el verdadero "mal".

Deutsche Bank en su último documento publicado dedican un extenso párrafo a los precios y la desinflación que vive la Eurozona: "Los economistas aman los precios, el equilibrio entre la demanda y la oferta... ¿Por qué esta obsesión? La teoría económica suele decir que cuando los precios están cayendo, se incrementa el poder de compra de los consumidores, a la vez que los trabajadores se muestran reacios a reducir sus salarios nominales", algo que castiga a los resultados de las empresas y a la postre al empleo.

"La rigidez de los salarios en un proceso deflacionario significa que los costes laborales reales crecen para las empresas, y por lo tanto, el desempleo tiende a incrementarse. Además, la deflación provoca que las deudas reales de los familias y empresas crezcan y sean más complicadas de devolver", según la teoría.

Desde la entidad financiera alemana creen que ni la inflación ni la deflación son los causantes de los males de la sociedad ni de los aumentos o descensos de la desigualdad. Y es que hay ejemplos que demuestran que la inflación ha coincidido con grandes épocas de crecimiento, y otros que demuestran todo lo contrario:

"En América y Asia han vivido un crecimiento mucho más fuerte y sólido en periodos dominados por la inflación. Por el contrario, Europa ha experimentado sus mayores crecimientos económicos durante periodos dominados por procesos deflacionarios. La correlación negativa entre precios y crecimiento es particularmente pronunciada en Alemania, donde el crecimiento medio con deflación ha sido del 2,6%, mientras que con inflación la media ha sido del 0,6%".

Además, Bélgica, Finlandia, Grecia, España y Suecia, así como Latinoamérica, han vivido crecimientos mayores en los últimos 200 años cuando la deflación era la nota predominante. Deutsche Bank cree que hay un tipo de deflación que es bueno.

"Existen dos caminos por los cuales los precios pueden caer: por un incremento de la oferta o por un descenso de la demanda. El primer caso podría conducir a una deflación positiva que se traduce en incrementos de la productividad, aumento de los salarios reales, en una demanda estable y con activos rentables", señala el documento.

Por desgracia, la misión de los bancos centrales modernos  ha sido implementar políticas contra la deflación, ya fuera esta buena deflación o mala, "estas políticas no han sido demasiado prudentes. De hecho, los excesos de las políticas monetarias expansivas han provocado inestabilidades en los mercados financieros. Un buen ejemplo ha sido lo ocurrido en la década de los 2000 gracias a las políticas de los bancos centrales en EEUU y la Eurozona".

Para concluir, en el documento hace referencia a la situación actual que vive Europa, un proceso deflacionario que parece amenazar el crecimiento económico: "Que el crecimiento será débil como consecuencia de la caída de los precios en Europa es una hipótesis que puede no cumplirse, la historia sugiere que este pesimismo está injustificado. Grecia y España, por ejemplo, han vivido un crecimiento fuerte mientras experimentaban un proceso de deflación". ¿Por qué España y Grecia se recuperan? El problema es la deuda, no la deflación


Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear