sábado, 27 de junio de 2015

Análisis de la mentira de "el salario mínimo de Venezuela es superior al de España". ¿Por qué es una estupidez afirmar eso?

Muchos son los medios de comunicación (ya no digamos en redes sociales) que se hicieron eco sin más de la noticia de que Venezuela aumentaba un 30% el salario mínimo, entre mayo y julio de este 2015, y un año antes con una subida anterior, se anunciaba a bombo y platillo que el salario mínimo de Venezuela superaba al de España (cuando después de subirse otro 30% se situó en 5.602 bolívares).


De la misma manera, se afirmaba en distintos medios que el salario mínimo de Venezuela es el más alto de Latinoamérica, pretendiendo hacer ver los defensores de dicho régimen socialista que la economía del país va estupendamente, que la situación de los trabajadores es cada vez mejor, que son cada vez más ricos y que su gobierno se preocupa por sus ciudadanos subiendo los salarios mínimos reiteradamente.

Ahora bien, todo esto puede quedar muy bonito y ser muy biensonante, especialmente para tres tipos de personas. Aquéllas que no tienen ni la más mínima idea de economía, aquéllas que se creen a "pies juntillas" cualquier cosa que escuchan sin ir más allá del titular rimbombante o del análisis superfluo, o aquéllas con una ceguera ideológica de órdago. Por supuesto, ninguna de las tres es excluyente.

Pasemos a analizar la MENTIRA que se esconde detrás de dichas afirmaciones. La tesis oficial y repetida vigorosamente por los defensores del absoluto desastre que es el socialismo del siglo XXI (y cuyas políticas además elogian y toman como ejemplos a aplicar en España) es la siguiente:

Venezuela superaba en mayo del 2014 el salario mínimo en España, pues se subía un 30% y pasaba a situarse en 5.602 Bs (bolívares), equivalentes a 889,2 dólares. Por su parte, el salario mínimo en España se situaba en 654€ mensuales, equivalentes a 888$ en dicho momento.

A este primer punto hay que decir que el salario mensual en España no son 654€, sino 763 €, pues 654€ es el salario mensual dado en 14 pagas, por lo que el salario mínimo de 12 mensualidades que son las comparables son 763€, lo que equivale al mismo tipo de cambio de dicha fecha a 1.036$. Por lo tanto, el salario mínimo en Venezuela no superaba al español.
El segundo apunte a realizar es que el salario mínimo no es indicativo de nada en principio, pues es establecido arbitrariamente (no en función de la productividad) y las consecuencias de situarlo por encima de la productividad marginal del trabajo son dramáticas para el empleo. El salario mínimo puede ser mayor en un país que en otro y los sueldos medios ser mucho más bajos. Suiza no tiene salario mínimo, es de 0, y nadie puede echar las campanas al cielo porque tenemos más salario mínimo que Suiza (u otros muchos países ricos), pues tiene salarios medios cercanos a los 5.000€ (más de 6.750 dólares al mismo tipo de cambio).
Y en tercer lugar hay que decir que el salario mínimo en Venezuela no se cobra todo en dinero en el que el ciudadano elige en qué gastar y en qué cuantía, sino que cerca del 25% de dicho salario son tickets de algún alimento.

Dicho esto, la cosa no paró ahí, pues Venezuela en 2015 ha vuelto a subir el salario mínimo un 30%, situándose en 7.421,68 Bs, por lo que según muchos medios y defensores del régimen indicarían que el salario mínimo en Venezuela (medido en dólares) alcanzaría los 1.178 dólares (superando ahora sí a España).

Bien. Esta es la propaganda oficialista (y muy extendida) sobre el tema en cuestión. Entonces, ¿dónde está la TRAMPA? ¿En qué se está manipulando? ¿Cómo demostrar la enorme falacia y manipulación presente en dicho argumento?

Varias son las trampas al respecto:

-El tipo de cambio:

Los cálculos que indican el salario mínimo en dólares se realizan al tipo de cambio oficial (tiene varios pero este es el que le beneficia considerar y al que no puede acceder el ciudadano) de 6,3 bolívares por dólar. Pero la realidad, es que este tipo de cambio fijado por el gobierno afecta a menos del 10% de las importaciones realizadas por el país (para ciertas medicinas y alimentos), por lo que el pueblo en su inmenso conjunto se ve privado de emplear dicho tipo de cambio.

La funesta política monetaria llevada a cabo por Hugo Chávez (empleo del banco central a su servicio para aumentar la oferta monetaria y emisión de dinero con la que financiar crecientes gastos estatales y compra de votos masivos) ha provocado una enorme devaluación monetaria (inflación). Como consecuencia (y al no querer corregir las causas ya que suponía quitarse la principal herramienta para ganar elecciones), Chávez impuso restricciones cambiarias en 2003 dando lugar al nacimiento del mercado paralelo (mercados negros), en el que los venezolanos compran y venden productos al dólar de verdad (no el artificial del gobierno pues la realidad indica una pérdida de valor continua y creciente de la moneda venezolano respecto al dólar -y al resto-).

Pues bien, dicho tipo de cambio real, en el que se mueve la economía venezolana no ha parado de aumentar (pues el gobierno no ha parado de devaluar el poder adquisitivo de la moneda mediante su política monetaria para financiar gastos) alcanzando actualmente (27 de junio del 2015) los 476,44 bolívares por dólar, según la tasa oficiosa que emplean los ciudadanos venezolanos, y que publica diariamente Dólar Today. (y en cualquier caso, el gobierno venezolano ha reconocido otra tasa de cambio oficial de 197 Bs para hacerla más creíble e intentar frenar el hundimiento del bolívar, que implican 37 dólares al mes de salario).

Y esta es la referencia real y generalizada para comprender el valor de los productos de consumo. Se puede apreciar así la enorme distorsión del tipo de cambio. ¿Y qué implica esto entonces?

Pues que el salario mínimo en Venezuela medido en dólares para compararlos al resto (como a España) deja de ser 1.178 dólares al mes, a ser 15,58 dólares al mes!!!. Compárese ahora y sin la trampa del gobierno con el salario mínimo de cualquier otro país. Hablamos ahora, ya no del mayor salario mínimo de Sudamérica, sino del menor salario de toda Sudamérica junto con Cuba.

Estamos hablando pues de que el salario no alcanza ni un dólar al día, lo que representa pobreza extrema según los organismos internacionales (como Organización Internacional del Trabajo).

Y esta situación va cada vez a peor (la moneda ha perdido la mitad de su valor en dos meses), reflejado en la otra variable que permite destapar la MENTIRA, esto es,

-La inflación:

La inflación no es otra cosa que la pérdida del poder adquisitivo de la moneda, y la causa del mismo es la política monetaria. Los Estados (especialmente los más irresponsables) tienen gran interés en controlarlo porque les permite financiar sus deudas sin tener que recurrir a presupuestos ajustados o a subidas de impuestos, con la enorme ventaja de que la mayor inflación que implica supone una ventaja para los endeudados (el propio Estado) pues el peso de su deuda es menor en términos relativos y por lo tanto es más fácil devolverla, y además al ir destinada en primer lugar a financiar gasto estatal (ser el primero que recibe el dinero nuevo) aprovecha precios más baratos antes de que suban una vez entren dentro del circuito de la economía.

Explicado esto, Venezuela, como resultado de su irresponsabilidad (que paga su pueblo, ese al que se creen que ayuda) es hoy el país con la mayor inflación del mundo (como curiosidad decir que falsificar un billete es más caro que tener uno de verdad), con un coste de la vida disparatado y disparado y un poder adquisitivo de los ciudadanos hundido.

Si la inflación cerró (con datos oficiales) en el 68,5%, pese a que el gobierno ha dejado de publicar datos (por qué será), es estimado por todos los análisis que la misma ya ha alcanzado los tres dígitos superando el 100% (algunos datos hablan de un 150% ya). Esto significa que en un año más que se duplican los precios de los bienes de consumo, lo que está destrozando el poder adquisitivo de los ciudadanos y creando una enorme miseria y desigualdad (pues muchos venezolanos no pueden acceder a dólares para obtener bienes.

La pérdida del poder adquisitivo de la moneda es tal que el desabastecimiento en el país es enorme (un 60% de los bienes de primera necesidad), creándose escasez de dichos bienes y colas kilométricas para poder acceder a la compra de un pollo, leche o harina.

Por lo tanto, el gobierno se ve obligado a subir el salario mínimo algo para intentar hacer ver que se preocupa por sus ciudadanos (cuando es el causante de dicha situación) y que los salarios permitan comprar algo. Como bien se deduce, de poco sirve que te suban el salario mínimo un 30% cuando los precios de la cesta de la compra suben más de un 100%. Es más los salarios mínimos bajo esta falaz trampa que aplauden (y sacan pecho) algunos, podrían subir si esto continúa así a un millón de dólares bajo el artificial e inútil tipo de cambio del régimen, y la par que la gente no tendría ni para comer (pues el precio de la comida podría situarse en un billón de dólares bajo la misma premisa).

Hay muchos ejemplos actuales que muestran el nulo poder adquisitivo del venezolano y la mentira del salario mínimo superior al de España o más alto de Sudamérica (de hecho cuando se les dice esto a los venezolanos, no hay ninguno que no elija cambiar su salario mínimo por los euros que se cobran en España o los dólares al cambio sin pensárselo un segundo).

Por ejemplo (y los precios ejemplificados son ahora mayores), una caja de whisky (6.300 Bs) se llevaría por delante prácticamente todo el salario del mes y una caja de cervezas (580 Bs) casi la mitad del aumento del salario (recordemos que fue del 30%).
Si tu vas con tus dos hijos a McDonalds y te pides el combo más barato, te supone un coste de 1.065Bs (15% de todo tu salario mensual en una sola comida barata y el 63% de toda la subida del salario mínima).


 

Por no comentar el ejemplo del iPhone 6, que se vende por 300.000 bolívares (47.600 dólares si empleáramos el cambio oficial de 6,3 y a unos 650€ al tipo de cambio comentado que se emplea -algo más de 450 Bs-), si bien es casi imposible encontrar uno por la escasez y el coste.

El siguiente breve vídeo (de la NTN24 de Venezuela) también muestra que se puede comprar con un salario mínimo (ese que es la envidia de Latinoamérica o España).

Y es que estaríamos hablando de por ejemplo 7 manzanas!

o una cesta de la compra que lleva solamente 5 latas de atún, un paquete de salchichas, un cartón de huevos, una manzana, una crema para alisar el pelo, un paquete de tampones, un kilo de patatas y una crema depiladora.

Como vivir, si solo trabaja uno, o qué hacer si además hay que pagar luz y agua, transporte...




El último informe del centro de  Documentación y Análisis para los trabajadores indicaba que la cesta básica en Venezuela suponían 25.806,32 Bs, lo que muestra cómo se necesitan varios veces el salario mínimo para poder acceder simplemente a la cesta básica (ya no hablamos de lujos u ocio), lo que está llevando a los venezolanos a endeudarse solo para cubrir sus necesidades básicas.
Y esta canasta básica alcanzaba en abril los 40.000 Bs (Cendas) para una familia de 5 miembros (más típica de ahí), lo que implica más de 5 veces el salario mínimo.

Pero el modelo venezolano es fantástico y sus políticas deben ser copiadas en todo el mundo. La calidad de vida, el poder adquisitivo, la libertad y autonomía del ciudadano, la riqueza y producción o las necesidades cubiertas no paran de crecer al parecer para algunos. Esos mismos cuya ceguera ideológica no les deja ver más allá de su ombligo...

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear