martes, 23 de junio de 2015

Sexo por estudios. La última (y peligrosa) moda universitaria en USA

Los niveles de deuda estudiantil en EEUU están alcanzando una peligrosa situación (y posibles consecuencias). Una situación fruto como en la burbuja inmobiliaria de los incentivos de demanda creados artificialmente por el gobierno, al otorgar garantías de pago a los bancos y facilidades de crédito con tipos casi nulos, que provocan incremento mucho mayor de demanda del mismo, modificándose así la oferta, al provocar un aumento de precios y de tasas universitarias muy por encima de los precios de mercado libre). 

La consecuencia, es que este hecho está llevando a muchos estudiantes a pagar sus deudas con sexo, como señala McCoy en el siguiente artículo.

Artículo de El Confidencial: 

Si hay algo que pesa en los universitarios de Estados Unidos es la enorme carga financiera asociada a los créditos bancarios obtenidos para poder costearse los estudios en la Facultad por ellos elegida.

Algo que, como señalamos en la primera de las dos entradas de Valor Añadidoen las que hemos aludido a este problema, podría afectar en el futuro a “la creación de hogares, renta disponible, compra de inmuebles y, en definitiva, actividad productiva y de servicios” de la primera potencia del planeta (Valor Añadido, “Dos estudios apocalípticos ponen el foco en USA”, 06-01-2015).

No se trata, por tanto, de un tema menor por más que sus efectos económicos sobre aquel país no se manifiesten a corto plazo.

Bien.

Con el paso de los meses el problema ha ido a más y no a menos, despertando el interés de numerosas webs especializadas y medios generalistas locales. Entre otras causas, por los tres motivos que recogimos en “’Student loans’, así condena Estados Unidos su futuro”, segunda de las piezas monográficas que vio la luz en el Directo de Mercados del pasado 10 de marzo.

A saber:

"1. Importa el volumen, cercano al del P.I.B. de algunas economías relevantes:


2. El número de impagados:

(vía Quartz)

3. Y su concentración sobre las clases más bajas de la sociedad, limitando sus posibilidades de futuro. En azul los impagos sobre la financiación concedida desde 2009, en amarillo los morosos, y en gris los que deben más que al principio (no han devuelto principal). A menos dinero prestado, más irregularidades.


Concluíamos aquella entrada subrayando que “el cierre de escuelas en Estados Unidos por este motivo es ya una realidad. Y lo que te rondaré morena.”

Pues bien, el último en hacer referencia al tema ha sido The Economist en su edición de esta semana.

Y lo ha hecho de una manera sorprendente: para reconocer que la vía por la que muchos alumnos, y sobre todo, alumnas, están resolviendo esta falta de liquidez es ofreciendo compañía, cuando no sexo explícito, a quienes pueden hacer frente a pagos que ellos y ellas no son capaces de abordar por sus propios medios.

Es el fenómeno de los llamados ‘sugar-babies’ (The Economist: “Paying for college: a teaspoon of sugar”, 20-06-2015).

La estadística es escalofriante.

Tres cuartas partes de los universitarios estadounidenses se graduarán con una deuda media de 35.000 dólares cuando terminen sus estudios. En 1995 el porcentaje era de menos de la mitad con un saldo pendiente por debajo de los 12.000 dólares (vid infra). Pues bien, dos terceras partes de los que han decidido hacer de su tiempo o de su cuerpo motivo de transacción, han conseguido reducir su endeudamiento a cero gracias a ingresos mensuales que se sitúan entre 3.000 y 10.000 dólares mensuales.

Casi nada.

Los datos proceden de dos empresas especializadas en este tipo de servicios –SeekingArrangement.com y Sugardaddie- la primera de las cuáles afirma contar sólo en USA con un catálogo de 900.000 estudiantes, el doble de los 458.000 de hace dos años. Así como doce Bernabéus enteritos para elegir, vaya. El ritmo de nuevas altas se produce a razón de 2.000 diarias. Normalmente se trata de relaciones estables lo que ha impedido que los Tribunales consideren esta actividad como prostitución. Claro que tampoco se le podría llamar 'emprendimiento', puesto el caso.

Sea como fuere, por si había alguna duda de que es el sexo lo que mueve el mundo, aquí tienen la prueba.

Otra cosa es lo que la generalización de estas prácticas supone en términos de cosificación de las relaciones, pérdida del valor del compromiso, inestabilidad emocional y demás consecuencias para la familia como eje vertebrador de una sociedad. Un activo tangible cuya pérdida ha demostrado ser, históricamente, el principio del fin.

Así nos va.

Les dejo con la ratio de divorcios sobre matrimonios en el mundo desarrollado. Negro panorama el de España. 

El que tenga oídos para oír...

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear