lunes, 4 de abril de 2016

EEUU y España. Diferencias cruciales que favorecen o impiden la creación de riqueza

Las palabras de Antonio Banderas no pueden ser más indicativas de la diferencia de mentalidad (y de sistema) entre EEUU y España y que supone uno de los principales factores que explican la diferente situación económica y de riqueza entre ambos países. 

De lo que intuye en alguno de sus comentarios, se puede desarrollar y añadir con mayor profundidad algunas ideas:

Un país donde prima una mentalidad emprendedora frente a una mentalidad funcionarial. Un país donde prima la creación de riqueza frente a uno que prima la extracción de riqueza.
Un país donde prima la creación y mayor número de oportunidades frente a uno con muchas menos oportunidades y lleno de favores políticos. 
Un país donde está bien visto el emprendimiento y la empresarialidad (fuentes de creación de riqueza, innovación y empleo) y se respeta enormemente a quien tiene éxito, frente a uno donde se demoniza el éxito y donde la envidia de todo aquel que sale adelante es el día a día. 
Un país en el que prima el esfuerzo y el trabajo duro para conseguir sus sueños frente a otro donde prima la ley del mínimo esfuerzo y el que me lo den todo hecho. 
Un país donde el fracaso está bien visto y es un paso fundamental al éxito tras aprender multitud de veces de él frente a un país donde se estigmatiza el fracaso y no se intenta nada. 
Un país que premia el éxito y lo incentiva frente a un país que castiga el éxito y lo desincentiva (solo se ve con ojos para quitarle lo conseguido de la manera que sea). 
Un país que es consciente de todo esto como vía para llegar crear riqueza, progreso y bienestar y que en consecuencia, tiene menores impuestos, mayor flexibilidad, mínimas trabas a la creación y crecimiento de empresas, más libertad económica, mayores oportunidades tras el error y para financiar ideas (más financiación privada no bancaria y capital riesgo) frente a otro con mayores impuestos (muy elevado esfuerzo fiscal), enorme rigidez (laboral, legales...) enormes y costosas trabas para la creación de empresas y aún mayores para poder transformar pymes en grandes empresas (que tienen mayor capacidad para innovar y mejorar productos y crear riqueza, pagan mejores sueldos y ofrecen mejores condiciones laborales), con mucha menor libertad económica (intromisión creciente del Estado en toda actividad que encarece, dificulta, hace inviable y desincentiva la misma) y con muchas menos oportunidades para sacar adelante ideas y financiarlas (excesivo peso de bancarización de la economía y enormes trabas legales para que surja el capital riesgo y los Business Angels). 


 

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada