domingo, 24 de enero de 2016

La mentira de Oxfam

Manuel Morales do Val analiza la manipulación de Oxfam acerca de la pobreza y desigualdad.

Artículo de Crónicas Bárbaras:

Más allá de su casa, donde ha visto cómo las chabolas iban desapareciendo, si viaja usted por el mundo habrá descubierto el progreso de los países pobres.

Donde antes morían de hambre millones de personas ha mejorado espectacularmente el nivel de vida, excepto donde hay conflictos violentos.

Pero Oxfam, ONG protestante cuáquera fundada en Oxford en la II Guerra Mundial, a la se unieron los jesuitas españoles de Intermon en 1977, acaba de asegurar nuevamente que el mundo está peor cada año porque los ricos son cada día más ricos y los pobres, más pobres.

Una falsedad: la riqueza de los ricos crece, sí, aunque a veces se arruinan, pero siempre aparecen ricos nuevos antes pobres –Bill Gates, Zuckerberg u Ortega, por ejemplo—, mientras los pobres son cada vez menos pobres, muchísimo menos pobres.

Dice Oxfam que 62 personas tienen más riqueza que 3.600 millones. Esos y muchos como ellos son los que crean empresas, trabajo y riqueza: desde 1990 hasta 2015, según la ONU, la pobreza mundial cayó del 37 al diez por ciento.

Hace seis décadas murieron de hambre al menos veinte millones de chinos por las obsesiones comunistas, populistas e igualitarias maoístas, que algunos dicen que Podemos imitar aquí, ayudadas por grandes promesas y prédicas ideológicas que ahondaban el retraso cultural, técnico y científico.
Hoy, y gracias a sus empresarios recientemente enriquecidos y tolerados por el comunismo, el hambre endémica ha desaparecido de ese país y de gran parte de Asia: globalización y capitalismo rescatan al mundo.

Arrepiéntase, que es usted un rico explotador: los cálculos de Oxfam señalan que si tiene en el bolsillo quince euros es más rico que 2.500 millones de personas.

Mentira piadosa, cristianísima, pero, buena para pedir donaciones y alimentar temerarias emotividades pseudoprogresistas.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada