lunes, 21 de diciembre de 2015

Directivos con sueldos millonarios. ¿Por qué no repartirlos entre los demás trabajadores?

El siguiente artículo responde al error que implica imponer la reducción drástica del salario de un directivo para repartirlo entre los trabajadores, mostrando cuáles son las consecuencias y los efectos enormemente contraproducentes que produce, perjudicando también al trabajador y su salario.

Artículo de Liberal Autodidacta:

Me entretuve ayer en Twitter en un intercambio de opiniones sobre la propuesta del partido político Recortes Cero acerca del importe de los salarios:


He puesto el video anterior pues el tuit de Recortes Cero que mencioné ha sido borrado. En él se escribía que había que bajar el sueldo a un directivo que cobrase 214 000 euros mensuales y dejarlo en 10 000 euros y que con el ahorro de 204 000 euros se podía conseguir 13 500 millones de euros para subir el sueldo al resto de trabajadores (no tengo ni idea de los cálculos que se han realizado para obtener esos resultados).

¿Qué les hace pensar a los miembros de ese partido que, haciendo esa bajada obligatoria de sueldo, esos 13 500 millones de euros seguirían existiendo?

El error del planteamiento de esta medida tiene su origen en un desconocimiento de la fijación de los precios, en este caso aplicado al salario, que no deja de ser el precio del trabajo ofertado por el trabajador. ¿Por qué ese directivo esta siendo remunerado con 214 000 euros mensuales? En primer lugar, porque la empresa puede, y puede porque está obteniendo recursos suficientes para pagarlo. Y en segundo lugar, porque ha valorado el precio de ese directivo en esa cantidad. De la misma manera, ha valorado en 1 000 euros mensuales el sueldo de un operario de la empresa.

¿Cómo se han obtenido estos salarios? Hagamos el esfuerzo de imaginar un mercado libre donde todos los precios se fijan en función de la oferta y la demanda. Sea una empresa que vende un producto que le permite obtener ingentes beneficios. Ese producto se desarrolló en base a la idea de un directivo que está siendo remunerado actualmente con 214 000 euros mensuales. El resto de los 100 trabadores de la empresa cobran 1 000 euros mensuales.

Supongamos ahora que los accionistas de la empresa aplican entusiastamente la idea que propone  Recorte Cero, fijando el salario del directivo en 10 000 euros mensuales. De esta forma, nos quedarían 204 000 euros para repartir entre el resto de los trabajadores, con lo que su sueldo quería en 3 040 euros mensuales.

¿Cuál seria la reacción del directivo? No cabe duda que sería muy difícil que aceptara esa reducción tan elevada de su sueldo, por lo que intentaría buscar otra empresa que le ofreciera el salario que cree adecuado.

Supongamos que otra empresa está deseosa de obtener también esos ingentes beneficios que obtiene la primera empresa. Ya que ese beneficio tuvo origen en la idea de ese directivo, estaría dispuesta a ofrecerle un salario mejor que el que actualmente está recibiendo y para evitar que otra empresa haga lo mismo, le ofrece al directivo un salario de 220 000 euros mensuales, salario que el directivo acepta pues supone una mejora en su antiguo sueldo y por supuesto de su sueldo actual.

Y he aquí que la empresa que aplicó la propuesta de Recortes Cero se queda sin el directivo que gestó la idea que le proporciona ingentes beneficios. Además, le surge la competencia de otra empresa que presenta en el mercado un producto innovador, producto de otra genial idea de ese directivo recien contratado. De esta forma, nuestra empresa inicial comienza a experimentar una bajada de sus ventas cada vez más acusada, viéndose obligada a bajar el salario de sus 100 trabajadores a 800 euros mensuales para evitar cerrar y no tener que despedir a ninguno. Esa medida no hará más que empeorar las cosas, pues la empresa competidora ve la ocasión de contratar a esos trabajadores especializados que le harán incrementar aun más sus beneficios. Por eso empieza a ofrecer a los trabajadores un salario de 1 500 euros, por lo que una gran parte de ellos dejan a la primera empresa.

El resto de la historia es fácilmente imaginable. La primera empresa que aplicó las medidas de Recorte Cero se ve privada ahora de sus mejores operarios, de la misma forma que se vio privada de su directivo. Su fin está próximo. ¿Se entiende ahora como es posible que esos 13 500 millones de euros que menciona Recorte Cero dejarían de existir?

¿Economía-ficción? ¿Recuerdan a un hombre llamado Steve Jobs?

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada