martes, 29 de diciembre de 2015

Podemos ya había ganado

Javier Benegas analiza la actual situación política en España y cómo se ha llegado a ella.

Como bien dice, "el colectivismo no sólo ha venido para quedarse, sino que apunta a cotas más altas. Y no debería extrañarnos".

Artículo de Voz Pópuli:

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, junto a su padre

No toca análisis profundo. La situación ni lo necesita ni tampoco lo merece. El panorama es simple. Pedro Sánchez está muerto políticamente, sin posibilidad de resucitación. Y Susana Díaz es el único recambio; se veía venir hace tiempo. Sin embargo, esta certeza no ahorrará a los españoles horas, días y meses de infaustas negociaciones, en las que se sondeará la posibilidad de un gran pacto de izquierda o una coalición PP, PSOE y Ciudadanos, quizá en este orden: PSOE, PP y Ciudadanos, por aquello de proporcionarle al difunto Sánchez el incentivo de una presidencia como mortaja. Entretanto estas alternativas cristalizan o no, y los pequeños intereses encuentran acomodo o no –porque de eso se trata–, Podemos seguirá en campaña: la decisión de forzar una “segunda vuelta” la tienen tomada. Ellos pueden aguantar otros cuatro meses de imposturas como si nada. Al fin y al cabo, de entrenamiento van sobrados: llevan toda la vida en campaña.

Para muchos analistas, lo peor es que permanezcamos demasiado tiempo en el terreno de la incertidumbre, y hasta cierto punto tienen razón. Ocurre, sin embargo, que no siempre la incertidumbre es la peor alternativa. De hecho, en Cataluña, que sigue siendo la vanguardia de España (también para lo peor, por supuesto), sólo la incertidumbre encarnada en la CUP, con sus votaciones y empates imposibles, es lo que evita por ahora que Ada Colau termine investida presidenta de la Generalitat. De igual modo, el impasse de la ingobernabilidad a nivel nacional es lo que podría estar retrasando un gobierno central en manos de la izquierda radical. Tiempo al tiempo.

Como hemos podido comprobar a lo largo de estos últimos años, cuanto más se ha resistido el régimen del 78 a transformarse en algo mejor, en un sistema de verdad abierto, en lo político y en lo económico, más han avanzado las mareas, los círculos y los “en común”. De igual modo, cuanto más se resistan hoy los Rajoy, Sánchez y Mas a desaparecer por el sumidero de una historia menor y dar paso a la catarsis, más progresarán las Colau, los Iglesias y las Carmena. Por puro contraste.

La subversión ficticia es el horizonte de este sistema basado en los privilegios, donde el capitalismo se trasladó de la calle al BOE hace ya tiempo. Un sistema de reparto donde un hombre solo no vale nada y lo que manda son las relaciones y, claro está, la burocracia y el presupuesto. Y como en este estado de cosas todo es sinónimo de privilegio, el lógico siguiente paso es colectivizar esos privilegios y extenderlos. Así, habiendo sido imposible liberar a la sociedad, lo lógico es que ésta termine aceptando el distributismo y la “justicia social” que propone Iglesias, que no es otra cosa que aquello que desde estas páginas hemos venido llamando la apoteosis del Régimen del 78; es decir, la explosión del actual sistema de privilegios y su expansión horizontal que, como todos sabemos, llevará la economía al colapso. A fin de cuentas, la regeneración consiste en eliminar los privilegios, no en extenderlos a todo hijo de vecino. Pero a quién le importa.

El régimen ha sido incapaz de regenerarse desde dentro, porque quienes podían pilotar o influir en ese proceso, han carecido de incentivos para hacerlo. Desde fuera era imposible, porque la sociedad civil ha sido sistemáticamente arrasada por la vía de las subvenciones. La España real se ha politizado, partidizado, burocratizado, grupalizado, hasta el punto de que hoy, quien más, quien menos, piensa en clave colectivista y se asimila a algún grupo con la vista puesta en un privilegio, en una exención o ventaja, siquiera en algún reconocimiento. Aun cuando, por un extraño azar, surgiera una coalición que propusiera reformas y las llevara a cabo, me temo que sería demasiado tarde. La “justicia social” se ha instalado en la mente del consumidor. Y quiere comprarla.

De vuelta al principio, lo que suceda los próximos meses servirá para que corran ríos de tinta, generar titulares como si no hubiera mañana y animar las tertulias televisivas y radiofónicas, y poco más. Si acaso, las negociaciones mantendrán en vilo a quienes viven en estrecha simbiosis con el viejo modelo político. Salvo milagro, el colectivismo no sólo ha venido para quedarse, sino que apunta a cotas más altas. Y no debería extrañarnos. En España, la libertad ha estado siempre sobrevalorada: todos han especulado con ella, pero nadie la ha comprado. De ahí que Podemos ya hubiera ganado antes de empezar la pasada campaña. Ahora, si acaso, trabaja para ampliar su ventaja.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario