sábado, 26 de diciembre de 2015

Otra refutación a la cuestión del salario mínimo

Ama-gi Periodismo libertario responde y refuta un vídeo sobre la cuestión del salario mínimo (un tema que atiende no a la razón sino al deseo) en Méjico con el que la política de turno busca apoyo electoral pretendiendo aumentarlo por ley.

Esta es la respuesta al vídeo, mostrado a continuación:

"¿Recuerdan este video que circuló bastante hace alrededor de un año? por cierto, hecho por una vividora más (diputada plurinominal), aunque eso no es lo importante.

 Cada año me doy a la tarea de hablar sobre el salario mínimo, es un tema que me parece muy interesante porque toca los corazones populachos pero deja de lado la razón, un tema que es bandera de partidos de izquierda y derecha, que sue...na bonito, “justiciero”, pero es dañino incluso para aquellos con salarios bajos.

Así que aquí va mi crítica, ahora no sólo hacia el aumento al salario mínimo, sino hacia lo que se dice en el video:

La Pluri, en algún momento del video dice que “el momento más dinámico y favorable para el país comenzó en 1952”, y claro, fue una época dinámica, ¿pero favorable? Para nada. Lo dinámico en las décadas de los cincuentas y sesentas fue con base en endeudamiento excesivo por parte del gobierno, la inyección de recursos a la economía permitió incrementar la productividad y con ello también se permitió solventar los continuos aumentos a los salarios mínimos, para que en 1976, después de múltiples decretos de aumentos al salario, comenzara la serie interminables de crisis mexicanas por la incapacidad de pago de la deuda y un par de décadas de inflación incontrolable que golpeaban la capacidad de compra de todos los mexicanos. Y el video esconde eso, extrañamente saltan de 1970 hasta 1994, escondiendo las consecuencias de esa “extraordinaria etapa de aumentos al salario mínimo”. Cabe señalar que a finales de la década del 70, el Estado era propietario de más de 1000 empresas, la mayoría de ellas rescatadas porque habían quebrado, incluyendo equipo de futbol, casinos, etc.

Enseguida, la Pluri, expone las razones de ¿por qué no se aumenta el salario mínimo? En la primera, la inflación, estoy parcialmente de acuerdo. El aumento al salario mínimo no necesariamente origina inflación, pero la excepción tiene poco que ver con la productividad; la diputada no toma en cuenta muchas otras variables como la inflación, un factor importantísimo. La verdad es que si se aumenta el salario mínimo exponencialmente, aumentará la demanda, los costos de producción y por lo tanto también la inflación. Si en cambio el salario mínimo aumenta muy poco, entonces no aumentará la demanda ni en gran medida los costos de producción, por lo tanto no habrá aumento de la inflación. Como extra pone como ejemplo a Chile, un país con una economía mucho más capitalista que la mexicana, donde prácticamente toda la educación es privada, etc.

Sobre la segunda razón no hay mucho que decir, dice la verdad.
Pero estas dos razones no son ni de lejos las más importantes para no aumentar el salario mínimo, una de las principales razones, para mí, es que golpea a aquellos con menos capacidades. ¿Cómo?
Primero, las cosas en perspectiva… en México, sólo el 12% de la población activa (formal e informal) gana el salario mínimo. De esa cifra, más de la mitad se encuentra en la economía informal y muchos de los formales están registrados con el mínimo para pagar menos impuestos. Debemos también tener en cuenta que sólo aquellos que ganan el salario mínimo dentro de la economía formal serán los beneficiados por su aumento, si alguien gana más de un salario mínimo no verá incrementar su ingreso, la ley no obliga eso.

Entonces estamos hablando de que sólo alrededor de un 5% de los trabajadores podrían ser “beneficiados” por el aumento, pero ¿En verdad los beneficia? Los trabajadores que ganan el salario mínimo suelen ser aquellos con pocas capacidades y poca productividad, es decir; barrenderos, veladores, empleados de mantenimiento, cajeros, dependientes, etc. es decir, empleados que no son indispensables para la empresa en la que trabajan y que pueden ser despedidos y reemplazados por una máquina en caso de que el patrón prefiera ahorrarse el aumento a su salario. Sumándose a los posibles despedidos están también aquellos desempleados que estaban en busca de trabajos similares y que ahora les sería más complicado conseguirlo.

 Y ésta fórmula va en relación con el aumento, entre mayor sea, mayor serán los desempleados.

Para terminar, la Pluri menciona que “no es justo que tengamos uno de los salarios mínimos más bajos del mundo”. Sería bueno que ella conociera los salarios mínimos de países como Noruega, Austria, Suecia o Finlandia: ¡cero!

Los salarios mínimos se pueden decretar, pero los altos salarios REALES son producto de un proceso de inversión en capital, de productividad, de comercio, etc.


¿Recuerdan este video que circuló bastante hace alrededor de un año? por cierto, hecho por una vividora más (diputada plurinominal), aunque eso no es lo importante. Cada año me doy a la tarea de hablar sobre el salario mínimo, es un tema que me parece muy interesante porque toca los corazones populachos pero deja de lado la razón, un tema que es bandera de partidos de izquierda y derecha, que suena bonito, “justiciero”, pero es dañino incluso para aquellos con salarios bajos.Así que aquí va mi crítica, ahora no sólo hacia el aumento al salario mínimo, sino hacia lo que se dice en el video:La Pluri, en algún momento del video dice que “el momento más dinámico y favorable para el país comenzó en 1952”, y claro, fue una época dinámica, ¿pero favorable? Para nada. Lo dinámico en las décadas de los cincuentas y sesentas fue con base en endeudamiento excesivo por parte del gobierno, la inyección de recursos a la economía permitió incrementar la productividad y con ello también se permitió solventar los continuos aumentos a los salarios mínimos, para que en 1976, después de múltiples decretos de aumentos al salario, comenzara la serie interminables de crisis mexicanas por la incapacidad de pago de la deuda y un par de décadas de inflación incontrolable que golpeaban la capacidad de compra de todos los mexicanos. Y el video esconde eso, extrañamente saltan de 1970 hasta 1994, escondiendo las consecuencias de esa “extraordinaria etapa de aumentos al salario mínimo”. Cabe señalar que a finales de la década del 70, el Estado era propietario de más de 1000 empresas, la mayoría de ellas rescatadas porque habían quebrado, incluyendo equipo de futbol, casinos, etc.Enseguida, la Pluri, expone las razones de ¿por qué no se aumenta el salario mínimo? En la primera, la inflación, estoy parcialmente de acuerdo. El aumento al salario mínimo no necesariamente origina inflación, pero la excepción tiene poco que ver con la productividad; la diputada no toma en cuenta muchas otras variables como la inflación, un factor importantísimo. La verdad es que si se aumenta el salario mínimo exponencialmente, aumentará la demanda, los costos de producción y por lo tanto también la inflación. Si en cambio el salario mínimo aumenta muy poco, entonces no aumentará la demanda ni en gran medida los costos de producción, por lo tanto no habrá aumento de la inflación. Como extra pone como ejemplo a Chile, un país con una economía mucho más capitalista que la mexicana, donde prácticamente toda la educación es privada, etc.Sobre la segunda razón no hay mucho que decir, dice la verdad.Pero estas dos razones no son ni de lejos las más importantes para no aumentar el salario mínimo, una de las principales razones, para mí, es que golpea a aquellos con menos capacidades. ¿Cómo?Primero, las cosas en perspectiva… en México, sólo el 12% de la población activa (formal e informal) gana el salario mínimo. De esa cifra, más de la mitad se encuentra en la economía informal y muchos de los formales están registrados con el mínimo para pagar menos impuestos. Debemos también tener en cuenta que sólo aquellos que ganan el salario mínimo dentro de la economía formal serán los beneficiados por su aumento, si alguien gana más de un salario mínimo no verá incrementar su ingreso, la ley no obliga eso.Entonces estamos hablando de que sólo alrededor de un 5% de los trabajadores podrían ser “beneficiados” por el aumento, pero ¿En verdad los beneficia? Los trabajadores que ganan el salario mínimo suelen ser aquellos con pocas capacidades y poca productividad, es decir; barrenderos, veladores, empleados de mantenimiento, cajeros, dependientes, etc. es decir, empleados que no son indispensables para la empresa en la que trabajan y que pueden ser despedidos y reemplazados por una máquina en caso de que el patrón prefiera ahorrarse el aumento a su salario. Sumándose a los posibles despedidos están también aquellos desempleados que estaban en busca de trabajos similares y que ahora les sería más complicado conseguirlo.Y ésta fórmula va en relación con el aumento, entre mayor sea, mayor serán los desempleados.Para terminar, la Pluri menciona que “no es justo que tengamos uno de los salarios mínimos más bajos del mundo”. Sería bueno que ella conociera los salarios mínimos de países como Noruega, Austria, Suecia o Finlandia: ¡cero! Los salarios mínimos se pueden decretar, pero los altos salarios REALES son producto de un proceso de inversión en capital, de productividad, de comercio, etc.
Posted by Ama-gi Periodismo Libertario on Jueves, 10 de diciembre de 2015

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario