lunes, 28 de diciembre de 2015

‘Violencia machista’, un fraude de lo más lucrativo: Las vividoras del género y la tasa de inevitabilidad

Otro tema en el que la denominada dictadura de lo políticamente correcto (en este caso concreto, la dictadura de género) impide hablar, ni entrar en un debate de ideas, ni exponer argumentos, ni mucho menos criticar (aunque sea criticable en muchos aspectos a más no poder). La respuesta es la evasión del debate de ideas y la recurrencia al ataque personal, falacias de diverso tipo (ad hominem, ad nauseam, ad populum, o la falacia del hombre de paja para no entrar en los argumentos), la descalificación y el insulto masivo a cualquiera que pretenda tocar algún tema (rasgo característico de la falta de cultura democrática y del enorme daño que produce y que se va extendiendo de la comentada dictadura de lo políticamente correcto).

Pero ante dicha dictadura, y los desastrosos efectos que tiene para una sociedad, seguiremos tratando los distintos temas políticamente incorrectos de tratar. En este caso me hago eco del artículo de Alicia V. Rubio, en el que analiza el fracaso de la ley de la violencia de género (nula reducción de muertes desde su implantación) pese a la ingente cantidad de millones dedicada a la misma, tocando temas como la denominada tasa de inevitabilidad, la comparativa de España respecto a Europa, la cuestión de las redes clientelares y las suculentas subvenciones y el rédito electoral de partidos políticos (aunque se centra en el PSOE es extensible a prácticamente todos o todos, pues el coste electoral de entrar en cualquier tema política incorrecto es muy elevado), el aumento de la tasa a partir de la bochornosa y errada ley (y los incentivos que llevan a ello) o el tratamiento de las causas de las muertes (causas determinadas a priori en términos ideológicos y no científicos).


Artículo de Alerta Digital:



Cuando unas cifras de siniestrabilidad son altas, por ejemplo, imaginemos que hay 10.000 muertos anuales en accidentes de tráfico, lo primero que se hace es estudiar las causas, caso por caso, para tratar de descubrir las razones de tan alto índice de muertes, y tratar de solventarlas.

Lo normal sería descubrir que hay carreteras mal trazadas o deterioradas, puntos negros de accidentes por causas diversas, muertes por no utilizar los cinturones, por conducir bajo los efectos del alcohol… y poner en marcha todas las acciones necesarias para eliminar esas causas.
Con nuevas carreteras, campañas de concienciación, multas disuasorias…el índice de muertes bajaría mucho y fácilmente.

Sin embargo, cualquier persona sensata sabe que, a partir de un punto, bajar la siniestrabilidad en el tráfico es prácticamente imposible: no hay ley, ni obra pública que evite que un conductor se duerma, que sufra un despiste, que cometa un error, que le de un infarto al volante o que beba alcohol y decida conducir. Sería la llamada Tasa de inevitabilidad. En una población de 46.000.000 de personas con muchos más millones de desplazamientos al cabo de un año, la casuística es infinita. Y el azar, o la mala suerte, hará que haya años que las cifras suban, o bajen. Pero si se llega a esa tasa de inevitabilidad, al cabo de muchos años se podrá comprobar que las medias parciales y la total son prácticamente iguales.
Ojalá estuvieran lo más cerca del cero que fuera posible.

En un estudio francés, sobre la casuística de muertes de mujeres a manos de sus parejas, y tras analizar las causas del homicidio, la inmensa mayoría se explicaban por consumo de drogas y alcohol, peleas y enfermedades mentales del agresor. Solo un pequeño porcentaje presentaba otras causas. En más de un tercio de los casos, el homicida se suicida o lo intenta, cifras estas últimas, coincidentes con los casos en España, lo que evidencia un estado de desesperación o locura transitoria del agresor.

En el caso de la muerte de mujeres a manos de sus parejas en España, lo primero que sorprende es que la causa se determine a priori: el patriarcado, esa situación de opresión en que la sociedad coloca a la mujer por la cual, el varón cree que es su posesión y, como dueño absoluto, decide matarla.
Semejante “detección de causas”, acientífica e ideológica, sería como si la Dirección General de Tráfico decidiera, a priori, que todos los accidentes son producidos por la idiotez congénita de los conductores y sacara una ley en la que los conductores sospechosos de saltarse un semáforo fueran tratados como los que han provocado un accidente mortal. Y encarcelados para que no provoquen accidentes. Y, naturalmente, ni un arreglo de carreteras y ni cinturones de seguridad… Con semejante despropósito, las cifras de siniestrabilidad no bajarían jamás.

¿Será que hay quién no quiere que bajen las cifras de mujeres muertas?

Aquí en España, tenemos una de las tasas más bajas de Europa de uxoricidios (asesinato de una mujer a manos de su marido) pese a que nos la presentan como algo desproporcionado. No pasamos de la tasa de 2 por millón de habitantes, lo que nos sitúa solo por encima de Andorra, Mónaco… en tanto que Austria tiene una tasa de 9 por millón y Finlandia de 10 por millón… ¿a que no lo sabían?
Antes de la famosa y vergonzante LIVG (Ley Integral de Violencia de Género), la tasa de uxoricidios era una media de 49 en una población de 22.000.000 de mujeres, probablemente tan cerca de la tasa de inevitabilidad y, aunque se hicieran grandes esfuerzos, quizá fuera complicado bajarla por simple imposibilidad de controlar imponderables. Aún así, habría que hacer el esfuerzo. Pero un esfuerzo de verdad. No lo que se hace aquí.

Tras la LIVG, la tasa subió a 60 de media anual. Y subió, probablemente, y según dicen los abogados, por venganzas de hombres desesperados tras ser despojados de casa, hijos trabajo y dignidad. Las vividoras del género lo saben. La sangre de esas desdichadas les da derecho a exigir más fondos. Que no les toquen una ley tan útil.

Cómo la única causa de homicidio de mujeres por parte de sus compañeros sentimentales es por machismo y dominio del patriarcado…llevamos con esa media de 60 la tira de años. Y la tira de millones de euros en ridículas campañas.

Ridículas campañas que, tras miles de millones de euros, no han salvado ni a una mujer. Y sin embargo han creado y engrasado infinidad de redes clientelares que tuvimos la ocasión de ver el domingo desfilando por las calles de Madrid al sonido de la voz del amo.

La manifestación de mujeres, no se engañen, fue el comienzo de la precampaña del PSOE y sus adláteres. No hay este año más mujeres asesinadas que la media anual pero, visto el despliegue, se diría que las hay a miles…

En realidad, la manifestación fue una mezcla de enseñar los dientes de las redes clientelares, y enfocar la estrategia electoral del PSOE, “el género”, (no tienen otra). Simplemente es la forma de crear un problema inexistente mediante la alarma social, y luego, proponer la solución del programa PSOE: que esta mentira sea cuestión de estado para seguir chupando del bote miles de millones. Las redes de mujeres son la nueva forma de trinque de la partitocracia.

Ley Integral de Violencia de Género ¿Qui prodest?

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario