martes, 5 de enero de 2016

La ultraizquierda que criticó el 12-O ahora defiende la invasión musulmana de España

Elentir analiza la última memez de la extrema izquierda (en concreto de las juventudes comunistas, bases de IU, y de Podemos), en relación a la Toma de Granada en la reconquista de España contra el Islam.

Y es que no se puede hacer más el ridículo ("analfabetismo" avanzado que muestran con algunos tweets), más aún (el colmo de la incongruencia) cuando critican a su vez el 12-O (día de la Hispanidad)...


Artículo de Contando Estrelas:



Como recordaréis, el pasado 12 de octubre la ultraizquierda se lanzó en tromba contra el Día de la Hispanidad, acusando a España de cometer un “genocidio” en Hispanoamérica.

La invasión mora de 711: los cristianos, muertos o esclavizados

Pues bien: ayer en Granada se celebró la fiesta de la Toma, con la que se celebra la expulsión de los invasores musulmanes que conquistaron España en el año 711, una invasión a sangre y fuego: las ciudades visigodas que se resistieron fueron arrasadas, y sus habitantes asesinados -niños incluidos- o vendidos como esclavos. A menudo a los hombres se les mataba crucificándolos. La actuación de algunos caudillos islámicos, como Muza, fue especialmente brutal: “Con el fuego deja asoladas hermosas ciudades, reduciéndolas a cenizas; manda crucificar a los señores y nobles y descuartiza a puñaladas a los jóvenes y lactantes, relata una crónica mozárabe del año 754. La conquista implicó la destrucción, quema y saqueo de muchas iglesias y monasterios. En gran medida las iglesias fueron demolidas para construir mezquitas en su lugar, como ocurrió con la Basílica dedicada a San Vicente en Córdoba, derribada en el año 786 y sobre cuyo solar se levantó la famosa Mezquita, hoy convertida en Catedral católica. Nuestros antepasados lucharon durante siglos por expulsar de la Península a los responsables de estas atrocidades, en la llamada Reconquista, una lucha que duró siete siglos y que culminó en 1492 con la Toma de Granada.

Apoyan la resistencia indígena en América, pero no la cristiana en España

¿Y qué dice ahora de la invasión musulmana de España la izquierda que la criticó? Pues veamos, por ejemplo, lo que comentaban hace unos meses las juventudes del Partido Comunista de España:

Por lo que parece, y como veréis a continuación, lo de la “resistencia” indígena no les suena tan bien si hablamos de los cristianos hispanos invadidos y masacrados por los moros:

No, no es una broma, ni se trata de una cuenta falsa: un grupo comunista defiende que un reino islámico medieval fue la “era más próspera de Granada”. Que los musulmanes nos invadiesen matando y esclavizando a los habitantes de España en este caso les importa un pimiento. Lo que sí les parece fatal es que los invadidos en este caso se resistiesen y expulsasen a los invasores (por lo visto, eso de la “resistencia” sólo vale para los caníbales precolombinos de América):

Lo último en mentiras históricas: llamar “genocidio” a la Reconquista

En este caso, además, los comunistas incluso defienden la invasión islámica tachando de “genocidio” (¿?) y de “atraso económico y cultural” la expulsión de los invasores:

Es decir, que echar a unos fundamentalistas islámicos que mataban o esclavizaban a hombres, mujeres y niños es un genocidio y un atraso. Mejor haberlos dejado gobernando, y que hoy todas las andaluzas fuesen con velo islámico o con el burka, ¿no? El apego de la izquierda por la falsificación de la historia ya se está adentrando en un terreno propio de la psiquiatría.

Los Reyes Católicos, unos franquistas 400 años antes de Franco

Para redondear el numerito, junto a una foto del Pendón de los Reyes Católicos, los comunistas rechazan la toma hablando de “banderas franquistas”:

La monda: ¡una bandera franquista cuatro siglos antes del nacimiento de Franco! Leerlo es casi tan divertido como ver a la izquierda totalitaria más trasnochada llamando “retrógrados” a los desfiles de quienes sirven a España. Y hago el matiz de España porque nunca les he visto usar ese adjetivo sobre los desfiles de sus amigos cubanos o norcoreanos.

La Reconquista, un “genocidio fascista” 430 años antes del fascismo

El cuadro del esperpento lo completa este tuiteo de las Juventudes Andalucistas hablando de “genocidios fascistas” para referirse al siglo XV, 430 años antes de la aparición del fascismo:


Los hechos históricos que intenta ocultar la ultraizquierda

Lo curioso de este supuesto “genocidio” es que decenas de miles de moriscos siguieron viviendo en el antiguo Reino de Granada durante décadas. En 1568 se alzaron en la Rebelión de las Alpujarras, en la que miles de musulmanes tomaron las armas y cometieron toda clase de atrocidades, saqueando y destruyendo iglesias y casas de cristianos, asesinando y torturando a cristianos -niños incluidos-, y violando y mutilando a mujeres. Una de las mártires fue Inés de Cepeda, una mora convertida al cristianismo que no quiso renegar de su fe y fue degollada. En Ugíjar trescientas mujeres cristianas “fueron forzadas a contemplar la horrible carnicería que hacían los verdugos en sus esposos, hijos y hermanos”, relata Luis de Mármol Carvajal en su crónica de la rebelión. Los asesinatos se sucedieron de las formas más brutales: “cortar los miembros, abrir a hachazos los cráneos, saltar los ojos, hundir los puñales en el pecho, rodar las cabezas”… Los alzados recibieron apoyo de los musulmanes del norte de África, en lo que pudo llegar a ser una repetición de la invasión del año 711. Pero nada de esto le importa a nuestra extrema izquierda. Llamar “fascismo” y “genocidio” a la resistencia cristiana contra la invasión musulmana de España es una muestra más del odio enfermizo de esos ultras contra el Cristianismo y contra España, un odio que incluso les lleva a defender a los islamistas que mataron, esclavizaron y violaron a nuestros antepasados.

P.D.: sobre cómo era la situación de los cristianos y también de los judíos en la España invadida por los musulmanes, os animo a leer este artículo de Pedro Fernández Barbadillo.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada