jueves, 22 de diciembre de 2016

La ciudad que lo privatizó todo

Joe Kent muestra la ciudad estadounidense que lo privatizó todo, y su éxito y aceptación masiva por parte de sus ciudadanos. 

Artículo del Instituto Mises: 
1-Y5C2c32iUpWYtGk-zH3J-w
Georgia, podría parecerse a cualquier otro lugar de Estados Unidos. Cuenta con parques, calles y lugares hermosos para vivir. Pero hay una cosa que separa a esta ciudad de cualquier otro lugar: Sandy Springs ha privatizado casi todo.
En 2005, Sandy Springs subcontrató casi todas las funciones del gobierno de la ciudad (con la excepción de la policía y los bomberos) a una sola empresa, que se extiende por toda la ciudad. Esa empresa se encarga de ejecutar todas las funciones vitales del gobierno, desde las que se encargan de los parques, hasta la pavimentación de las calles, e incluso las llamadas al 911.
La ciudad está muy bien manejada, con cero retrasos en las solicitudes de permisos. Llame a la ciudad, y usted se sorprenderá al encontrar que usted encuentra una persona realmente agradable en la otra línea. La ciudad tiene una línea no automatizada de atención al cliente 24/7 qué recibe cerca de 6.000 llamadas al mes. También cuenta con un sistema integrado de tráfico con cámaras y un centro de comando de alta tecnología.
Cuando la gente viene a Sandy Springs, por lo general no tienen idea de que está privatizada, dice Sharon Kraun, directora de relaciones con los medios para la ciudad. No hay señales con logotipos corporativos o algo por el estilo. Según Sharon, “Lo que la gente puede decir es que la ciudad está bien cuidada, y a los residentes y personas que trabajan en la ciudad, les gusta estar aquí y están contentos con el nivel de servicio prestado.
Cuando se inició el proyecto en primer lugar, la Universidad de Georgia estimó que la ciudad necesitaría 828 empleados. Pero debido a que la ciudad está gestionada por una empresa privada, han cortado su fuerza de trabajo a tan sólo 471 personas. Además de bomberos y policía, la ciudad sólo cuenta con ocho empleados públicos a tiempo completo.
Debido a esta eficiencia, Sandy Springs genera enormes excedentes. No tienen pasivos no financiados. La ciudad decidió específicamente no utilizar el modelo tradicional de pensiones, un modelo que ha puesto casi todos los gobiernos en Estados Unidos en una crisis de pensiones insostenible. En lugar de ello, los empleados pueden elegir su propio paquete de $USD 401.000 para preparar su jubilación, si así lo desean.
Esto ha dado a la ciudad de Sandy Springs una gran cantidad de dinero extra para trabajar con un excedente que invierten en construir para el futuro. Según Sharon Kraun “La ciudad, como una cuestión de política, deja a un lado el 25% de los ingresos en una reserva durante cada ciclo de planificación del presupuesto. Las mejoras en bienes de capital han sido un foco importante durante los primeros ocho años, con más de $ 185 millones invertidos en la infraestructura.”
Esto ha llevado a una gran cantidad de mejoras en los alrededores de la ciudad. Han repavimentado 147 millas de calles, 874 proyectos de aguas lluvia, y la construcción de 32 millas de nuevas aceras.
Si parte del gobierno tiene un mal desempeño, la ciudad puede despedir a esa compañía, y dar la oferta del contrato a otra empresa. En 2011, la ciudad dijo adiós a la empresa principal que tuvo a cargo la gestión de las funciones vitales del gobierno, CH2M Hill, y optó por contratar a otra compañía. Esto le ahorró a la ciudad más de un millón de dólares.
La mayoría de la gente en Sandy Springs está contenta con el cambio, y pueblos y comunidades de los alrededores están adoptando el modelo de privatización. “Hasta la fecha, nuestra comunidad ha sido satisfecha” dijo Sharon, “Si las encuestas son indicadores, nuestro alcalde fundador, que postuló en la plataforma de colaboración público-privada, ganó dos mandatos en el cargo con un apoyo abrumador”. Después de que el alcalde fundador se retirara, un nuevo candidato a la alcaldía, Rusty Paul, también se postuló con el compromiso de mantener Sandy Springs privatizada, y ganó por mayoría.
Muchas ciudades de todo el mundo están mirando a Sandy Springs. Oliver Porter, uno de los principales arquitectos del movimiento para incorporar la ciudad, ha dado charlas en todo el mundo, de Gran Bretaña, a Islandia, Japón y América Latina. “Me han pedido cada vez más consejos y conferencias en todo el país”, dijo Porter en una entrevista reciente con WND, “Este es también un modelo internacional.”

El artículo original se puede encontrar aquí. Traducción por el Instituto Olmedo

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada