domingo, 12 de marzo de 2017

Compromís modifica el himno valenciano para suprimir las alusiones a España

Compromís sigue en su camino del modelo independentista catalán. Nacionalismo, independentismo, y persecución y discriminación (paso a paso de manera constante y sin pausa) de todo lo que se interpone en su objetivo, que no es otro, que romper con España y asociarse a los "países catalanes". 

Artículo de ABC:
Imagen de ediles de Compromís con banderas independentistas catalanasImagen de ediles de Compromís con banderas independentistas catalanas - ABC
Compromís vuelve a marcar distancias con los símbolos españoles a fuerza de modificar el himno regional de la Comunidad Valenciana. El alcalde de la localidad de Puzol, Enric Esteveordenó en las fiestas patronales que se cambiara parte de la letra para evitar la estrofa en la que se ofrecen «nuevas glorias a España», según avanzó «Las Provincias». Esta modificación vulnera la ley de Símbolos aprobada en 1984 que establece la oficialidad del himno que escribrió Maximiliano Thous en 1909.
El objetivo del alcalde nacionalista era suprimir cualquier alusión a Españaen la línea de lo que han venido haciendo otros compañeros de formación desde el vuelco electoral de los pasados comicios municipales, desde ocultar la bandera de España en los despachos oficiales hasta ordenar que no se interprete el himno en las procesiones.
En concreto, Esteve ordenó al tenor que interpretó el himno cambiar el original "Per ofrenar noves glòries a Espanya" (para ofrendar nuevas glorias a España) por "Tots baix els plecs de la nostra Senyera" (todos bajo los pliegues de nuestra bandera). Y, también, solicitó cambiar el "Glòria a la patria" por un "Glòria a la nostra terra".
El PP ha denunciado la vulneración de la ley de Símbolos y lamenta que el objetivo último de Compromís pase por la implantación de una suerte de «modelo catalán» basado en marcar distancias con los símbolos españoles. Compromís, de hecho, concurrió en algunos municipios en la misma candidatura que Esquerra Republicana de Cataluña.
En ese sentido, Joan Ribó, natural de Manresa y alcalde de Valencia gracias al apoyo del PSOE y la marca blanca de Podemos, ha dado un giro a la política de señas de identidad en la capital del Turia que se dirige a la «catalanización» y a marcar distancias con los símbolos españoles. Tras años de millonarias subvenciones de la Generalitat de Cataluña para fomentar el catalanismo en Valencia, el nuevo equipo de gobierno municipal ya ha tomado medidas al respecto. De hecho, Ribó presentó su programa en la sede de Acció Cultural del País Valencià (ACPV), cuya hipoteca anual por un importe cercano a los 700.000 euros abona la Generalitat de Cataluña.
Así, el equipo de gobierno de Compromís ha politizado las fiestas populares y en la pasada «Batalla de las Flores» -encuadrada en el programa de la Feria de Julio- retiró la bandera de España y dispuso la valenciana de forma que se confundió con la de Cataluña al minimizar la franja azul.
El tripartito que gobierna Valencia en coalición ha emulado el modelo catalán y apuesta por convertir el día de la Comunidad Valenciana (9 de octubre) en la «Diada del Poble Valencià». Además, tratará de implantar el laicismo frente a la tradición y ya ha adelantado que la bandera de la ciudad no entrará en la catedral de Valencia en los actos del día que conmemora la autonomía.
Desprestigio del castellano
En materia lingüística, el ayuntamiento que dirige Joan Ribó limitará las subvenciones públicas a las fallas que usen el valenciano normativo (es decir, aquel que acepta la unidad lingüística con el catalán). En la misma línea, el equipo de gobierno ha prescindido del castellano en los paneles informativos de tráfico en la ciudad.
Compromís es una coalición de partidos entre los que se encuentra el Bloc Nacionalista Valencià, que tiene entre sus objetivos «alcanzar la plena soberanía nacional del pueblo valenciano y su plasmación legal mediante una Constitución valenciana que contemple la posibilidad de una asociación política con los países con los que compartimos una misma lengua, cultura e historia».
Al margen de Valencia, otros alcaldes de Compromís ya han marcado su «impronta». Es el caso de l’Alcora, en Castellón, donde Víctor García ha escondido detrás de una cortina de su despacho en el ayuntamiento la bandera de España. Mientras, la alcaldesa de Sueca, Raquel Tamarit, ha vetado la interpretación del himno de España en las procesiones.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada