domingo, 12 de marzo de 2017

La lucha por los derechos de la mujer comienza con la libertad económica

Pablo Gómez se hace eco del último informe del Instituto Económico de Montreal, que concluye algo bien demostrado en múltiples informes y evidencia empírica: A mayor libertad económica, mayor bienestar de las mujeres en sus diversos ámbitos (educativos, de salud, laborales, de derechos civiles...).

Artículo de Rcinet:
Therese Casgrain en el Monumento en homenage a las mujeres políticas en Quebec. Therese Casgrain en el Monumento en homenage a las mujeres políticas en Quebec. Photo Credit: ICI Radio-Canada/Carl Boivin
Con motivo del Día Internacional de la Mujer, el Instituto Económico de Montreal, IEDM por sus siglas en francés, afirma en un estudio que el bienestar de las mujeres está estrechamente ligado al grado de libertad económica que prevalece en un país determinado.
“Los hechos hablan por sí mismos. Las mujeres que viven en uno de los 25 países con menor libertad económica son un tercio menos propensas a saber leer y escribir cuando llegan a la edad adulta, en comparación con las mujeres que viven en uno de los 25 países más libre” Pascale Déry, Asesora en Comunicación y Desarrollo en el IEDM, y coautora del estudio.
Pascale Déry explica que una mayor libertad económica también conduce a niveles de matrículas más altos para las mujeres en términos de educación secundaria y postsecundaria.
Monumento en homenage a las mujeres políticas en Quebec.
Monumento en homenage a las mujeres políticas en Quebec. © ICI Radio-Canada/Carl Boivin
Por otra parte, el  IEDM afirma en su publicación que este mismo efecto se puede observar cuando se trata de la salud de las mujeres, incluso después de haber contabilizado las diferencias de nivel de vida. Una mujer que vive en uno de los países menos libres es cuatro veces más susceptible de tener su primer hijo durante la adolescencia, tiene cuatro veces menos de probabilidades de tener acceso a una atención médica prenatal y posnatal, y 20 veces más probabilidades de morir durante el parto.
“Numerosas estudios demuestran que la prosperidad mejora la calidad de vida de las mujeres y que las mujeres se benefician de las ventajas económicas que aporta la libertad económica” Marie-Josée Loiselle, Economista asociada del IEDM y coautora del estudio.
© IS/iStock
Hay que tener en cuenta, dice el estudio, que la libertad económica de las mujeres puede ser limitada también por la cultura. Y que incluso, si las mujeres son iguales ante la ley; las normas sociales y culturales pueden evitar tengan propiedades a su nombre, como por ejemplo, un negocio o poder comerciar libremente.  Así por ejemplo, Hong Kong, que se encuentra en la cima de la libertad económica, cae en el rango 14 en cuanto a la libertad económica de las mujeres debido a la cultura.  Japón, por su parte cae del puesto 15 en términos de la ley a 44 en el ranking basado en la cultura.
Canadá por su parte, es uno de los países donde las mujeres gozan de mayor libertad económica, tanto ante la ley como en lo que respecta a la cultura. “No solo la libertad económica hace que la gente de todos los ámbitos sean más ricas, sino que además va de la mano con casi todos los objetivos humanitarios, que no son estrictamente económicos”, concluye Pascale Déry, del IEDM.
El Instituto Económico de Montreal es una organización independiente de investigación educacional sin ánimo de lucro, no partidista. A través de sus estudios y conferencias el IEDM estimula el debate sobre las políticas públicas en Quebec y en todo Canadá, proponiendo reformas creadoras de riqueza, basadas en los mecanismos del mercado.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario