martes, 1 de diciembre de 2015

Los 10 errores económicos de Pedro Sánchez en su debate con Rivera e Iglesias

Diego Sánchez de la Cruz muestra diversos errores (o mentiras) económicas de Pedro Sánchez, pero también de Rivera y Pablo Iglesias en el reciente debate a tres organizado por El País, en cuestiones diversas como el empleo, la desigualdad o los impuestos. 

Artículo de Libre Mercado:
La grave crisis económica que ha sufrido España desde finales de 2007 no ha evitado que los aspirantes a la presidencia del gobierno sigan cometiendo errores de todo tipo cuando abordan estas cuestiones en los debates electorales.
Un primer ejemplo lo tuvimos en el "cara a cara" que organizó La Sexta con Albert Rivera y Pablo Iglesias como protagonistas. Semanas después, en la Universidad Carlos III, los mismos protagonistas volvían a cometer varias meteduras de pata a la hora de tocar temas como el empleo, la desigualdad o los impuestos.
Anoche, tanto el líder de Ciudadanos como el de Podemos volvieron a verse las caras. Esta vez lo hicieron en el debate a tres organizado por el diario El País. ¿Qué errores cometieron los aspirantes a lo largo de la retransmisión? Aquí va un vistazo.

Los 10 grandes errores de Sánchez

El líder del PSOE presumió de que la Administración Zapatero registrase una tasa de paro del 8%. De entrada, llama poderosamente la atención que los socialistas esgriman este tipo de argumentos, pues su último paso por La Moncloa se zanjó con un desempleo cercano al 25%.

También se equivocó Pedro Sánchez cuando afirmó que la reforma laboral del PP ha generado "más paro, más desigualdad y más precariedad". Ninguna de estas acusaciones se sustenta con los datos:
El candidato del partido del puño y la rosa fue más allá y afirmó que "es una obligación derogar la reforma laboral". En realidad, las condiciones del "rescate" que evitó la quiebra de España en 2012 nos obligan a mantener en pie la reforma laboral aprobada por la Administración Rajoy.

Pero la mala noche de Sánchez no solamente no remontó, sino que fue a peor conforme avanzó el bloque del debate dedicado a la economía. Por ejemplo, el líder socialista afirmó que España es el segundo país más desigual de Europa. En realidad, hay 18 países con un Coeficiente Gini más alto, de acuerdo con los estudios oficiales de las instituciones europeas.
El dirigente de la formación de izquierdas también se equivocó cuando subrayó la "desigualdad de riqueza en España" como un problema. En realidad, somos el tercer país desarrollado con menores diferencias en el patrimonio de sus ciudadanos.

Por si no fuese suficiente, el mandatario socialista criticó que "hay una derecha que quiere que el despido sea más barato", olvidando que fue el gobierno de Rodríguez Zapatero el que redujo la indemnización por despido de 45 a 33 días por año trabajado.

Otro punto bajo de la noche para Sánchez fue la interpelación que le hizo Albert Rivera cuando el debate se centró en las pensiones. El líder de Ciudadanos le pidió que concretase qué tipo de impuesto quiere introducir para financiar las prestaciones que cobran los jubilados, pero Sánchez fue incapaz de responder y solamente pudo reconocer que el PSOE quiere "buscar financiación complementaria".
Pero hubo un punto más en el que Sánchez quedó en evidencia. Hablaba entonces el candidato socialista de cómo su partido ha ayudado a "frenar los desahucios"... pero olvidaba el "Plan Chacón" del gobierno de Zapatero para agilizar los lanzamientos.

Rivera apela a los nórdicos de manera selectiva

El líder de Ciudadanos volvió a afirmar que el 90% de los trabajadores españoles tienen un contrato basura: en realidad, el empleo indefinido tiene una cuota del 75%, diez puntos porcentuales por encima de la cifra alcanzada en los peores momentos de la crisis.
Rivera también se mostró partidario de que "los autónomos sean el motor del país". Sin embargo, su programa fiscal para estos profesionales coincide con el de PP, PSOE y Podemos en este punto, lo que se traduce en una subida impositiva para el 85% de los trabajadores por cuenta propia.
Tampoco estuvo muy acertado el dirigente de la formación naranja cuando apuntó que su propuesta de reforma del IRPF permitirá incrementar el consumo y acelerar la actividad económica. Evidentemente, toda rebaja impositiva suma... pero la que han propuesto desde Ciudadanos tiene un alcance muy limitado: el trabajador medio apenas pagará 8 euros menos al mes. Un recorte demasiado tímido como para tener un impacto tan significativo como el que pregona Rivera.
Finalmente, Rivera también dijo que "hay que hacer como los países nórdicos, que tienen menos paro". Cierto es que dicho modelo laboral funciona mucho mejor que el español, pero también es importante señalar que Ciudadanos no ha propuesto prácticamente ninguna de las medidas que han garantizado el éxito de un mercado de trabajo donde la flexibilidad es tan pronunciada que cobrar un subsidio de paro es toda una odisea.

Pablo Iglesias ignora las lecciones del Plan E

Dijo Pablo Iglesias a la largo del debate que "si se invierte en crear empleo, se crea empleo". El problema con esta afirmación es que el Plan E ya demostró que, cuando el Estado es el eje de esa inversión, el resultado no tiene por qué ser tan bueno como apunta el líder de Podemos. Y es que cada empleo financiado por aquella iniciativa pública tuvo un coste de un millón de euros...
El dirigente de Podemos también se equivocó cuando apeló a la Constitución Española para defender "una fiscalidad más progresiva" en la que el IRPF podría llegar al 55%. Iglesias se refería así al artículo 31 de la Carta Magna, según el cual los deberes tributarios de los ciudadanos deben ajustarse a criterios de "igualdad y progresividad". Lo que no dice Iglesias es que dicho artículo también apunta que los impuestos deben ser "no confiscatorios" y "ajustados a la capacidad económica".
Hubo más fallos en las intervenciones del candidato comunista. Aquí van tres:

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada