jueves, 8 de diciembre de 2016

Kindergarten contra deplorables, el circo está servido

Plazaeme muestra el interesante debate que se abre en múltiples ámbitos tras la victoria de Trump, y en contra de la dictadura de lo políticamente correcto, por la que se imponían ideas sin posibilidad de discusión ni debate, por medio de la censura, el insulto o la descalificación (que llevaban a la autocensura), mostrando un buen ejemplo en la TV americana en el ámbito del clima y medio ambiente con la nueva elección del director de la EPA. 

Artículo de PlazaMoyua:
La tribu escéptica ha reaccionado al unísono ante la noticia que dábamos ayer [–>]. El nombramiento de un director de la EPA de línea muy dura por parte de Trump. Con el espíritu de quien ha alcanzado el más improbable e inesperado de los éxitos después de un esfuerzo más allá de lo razonable. Recomiendo los comentarios en WUWT [–>].
Pero copio uno, que resume el espíritu. Rud Istvan, autor de Blowing Smoke [–>]:
Sí, un participante esencial. Pero no hay elementos que sean más importantes que otros. McIntyre, Curry, WUWT, JoNova, Homewood, Gosselin, y muchos otros, han estado luchando durante años. Les debemos un gran agradecimiento.
En mi opinión, el punto de inflexión de las elecciones fue lo del Cubo de Deplorables de Hillary, en su charla en Nueva York ante progres radicales. Y cómo Trump lo convirtió en un emocionante “Les Miserables”, de arranque de un acto masivo en Miami inmediatamente después. En ese momento yo me convertí en un Deplorable educado, graduado de Harvard, cuya ex-mujer fue al Wellesley College coincidiendo con Hillary.
les-deplorables
Poca gente se dará cuenta, desde fuera, de que en esta breve anécdota del Cubo de Deplorables,y el himno de Les Delporables, está condensada la guerra del clima. Sin conocer a los actores es difícil darse cuenta de la alucinación colectiva que hace falta para imaginar como ignorantes deplorables a un Lindzen o a un Pielke, posiblemente los dos climatólogos vivos con más publicaciones y mayor prestigio científico; y soñar que “la ciencia” sea un cafre activista como Hansen, o un tramposo fraudulento como Mann. Pero los insultos y ataques personales son armas de dos filos. Cuando hieren hacen daño; pero si no matan se pueden volver en contra.
Tenemos un ejemplo precioso de ayer.
Y un periodista muy educado entrevista a la cafre verde, tratando de averiguar cómo diablos puede acusar a Trump de hacer “hate speech” … ¡mientras le compara con Hitler! La campeona pone de ejemplo el nombramiento de Pruitt para la EPA. Está atacando la regulaciones de protección del aire que, por ejemplo, impiden que el aire tenga mercurio y nos envenenemos. Nos va a matar a todos, y a nuestros niños.
– ¿Comorrr? ¿Pruitt quiere que el aire tenga mercurio?
– Quiere que haya menos regulaciones.
– ¿Todas las regulaciones son buenas, por ser regulaciones? Estás comparando a Trump con Hitler, y estás atacando a los fiscales generales de la mayoría de los estados (28) sin tener ni puta idea de la regulación que quieren impedir. Yo creo que no sabes de lo que hablas.

Están totalmente fuera de sí, y el nombramiento de Pruitt parece haber sido el disparadero definitivo. Ni idea de cómo va a evolucionar esta especie de “guerra moral”, pero de momento lo de Trump está teniendo un impacto muy fuerte. El kindergarten tiene un problema de los gordos. Se han acostumbrado durante demasiado tiempo a ganar al argumento limitándose a impedir la discusión. Acallando la discrepancia con el griterío y con el supuesto consenso de “los preparados”. La élite, que dicen. Pero un presidente en contra y sin pelos en la lengua, y unos nombramientos sin medias tintas, pueden cambiar mucho las tornas. Porque no aguantan la discusión; no tienen costumbre. Y los deplorables serán muy deplorables, pero resulta que no estaban menos preparados que la élite. Y además, sí tienen costumbre de discutir y de atenerse a los hechos y a la evidencia empírica.
No me atrevo a apostar si Trump será buen o mal presidente. Pero está siendo interesante desde sus primeros pasos, todavía muy lejos de la toma de posesión. Ya está produciendo un efecto nada despreciable. El kindergarten se encuentra ante una disyuntiva, y no le queda más remedio que elegir. O aceptar la discusión como método de resolución de conflictos y de toma de decisiones (y de paso de aprender); o seguir en modo cafre …. sin la presidencia, sin el congreso, sin el senado, sin la mayoría de los estados, y sin la Agencia de Protección de Medio Ambiente. O sea; o un rodillo sin peso, o civilizarse. Dura disyuntiva.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario