jueves, 7 de junio de 2018

Montero, la 'Montoro andaluza': subió el esfuerzo fiscal un 44% por encima de la media

Diego Sánchez de la Cruz analiza la herencia fiscal e impositiva que ha dejado Montero (PSOE) en Andalucía, el infierno fiscal de España. 
Las alegrías duran poco, y la salida de Montoro será sustituida por la entrada de Montero, pudiéndonos hacer una idea del expolio fiscal (todavía mayor si cabe) al que vamos a estar sometidos...

Y una buena pista son sus elogios tras el cambio de cartera "siempre serás bienvenido a esta casa"...

Artículo de Libre Mercado: 
María Jesús Montero, ministra de Hacienda. | EFE
Pedro Sánchez ha confiado el Ministerio de Hacienda a María Jesús Montero. Nacida en 1966, dio el salto al gobierno andaluz en 2004, de la mano de Manuel Chaves. Tras pasar por la consejería de Salud y mantenerse en el cargo bajo gobierno de José Antonio Griñán, Montero pasó a dirigir el área de Hacienda y Administraciones Públicas en 2013, con Susana Díaz como superiora.
En estos cinco años, Montero ha consolidado un modelo de impuestos altos que sitúa a Andalucía entre las regiones menos atractivas de España desde el punto de vista fiscal. Según el Consejo General de Economistas Asesores Fiscales, una renta bruta de 30.000 euros paga 4.974 euros de IRPF en Andalucía, frente a los 4.829 de Madrid.
Desde 2013 hasta 2017, la nueva ministra apostó igualmente por mantener el Impuesto de Sucesiones más alto de España. Sin embargo, a raíz de la presión ejercida por Ciudadanos, el gobierno socialista de la región sureña terminó aprobando una reducción de hasta un millón de euros que, desde 2018, ha igualado el tratamiento de las herencias en Andalucía con las normas vigentes en Madrid o Canarias.
Sin embargo, lo que no ha hecho Montero es reducir el Impuesto de Donaciones de forma equivalente. Así, un padre que legue a su hijo un patrimonio de 800.000 euros pagará 210.000 euros al fisco andaluz, más que en ninguna otra región española. Aquí sí se aprecia la diferencia con territorios como Madrid o Canarias, donde este tributo está bonificado al 99%.
Andalucía también se coloca a la cabeza en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y en el gravamen de Actos Jurídicos Documentados. Para una transacción de 150.000 euros, el primero de estos tributos supone en Andalucía un desembolso de 12.000 euros, mientras que la segunda de estas figuras fiscales acarrea un pago adicional de 2.250 euros. Por comparación, en Madrid serían 9.000 euros de ITP y 1.125 de AJD.
Si calculamos el Índice de Frank, que mide el esfuerzo fiscal al poner en relación la recaudación tributaria con el PIB per cápita, encontramos que el marco de impuestos altos que ha venido aplicando Montero supera en un 44% el promedio nacional. Y es que, frente a un Índice de Frank de 0,16 puntos para toda España, Andalucía se mueve en 0,23, solo por detrás de Extremadura y sus 0,25.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear