martes, 19 de junio de 2018

Sobre el atractivo retórico del socialismo

Robert Higgs reflexiona sobre el atractivo retórico del socialismo. 


Fuente: The Beacon
37109037_L
El atractivo del socialismo ha recaído siempre principalmente en su visión de vivir en una tierra de fantasía, una tierra de dulces y limonada, una tierra donde todo el mundo tiene abundancia y todos poseen lo mismo.
Aparte de la absoluta imposibilidad de alcanzar tal abundancia sin propiedad privada y mercados libres, esta visión padece de un elemento fatal de abstracción de las realidades de la Ley de Hierro de la Oligarquía. Ella declara que "la sociedad" o "la comunidad" será dueña de todos los medios de producción, pero en realidad esta propiedad comunal siempre se reduce a la propiedad de facto de una élite política con un poder irrestricto y determinación para arrasar con los derechos individuales, primero los derechos de propiedad privada, luego todos los otros derechos, incluyendo toda la letanía de derechos civiles.
El socialismo es un ideal mítico e imposible, empleado como un incentivo retórico para movilizar a grandes grupos a favor de una acción colectiva que conduce en última instancia, cuando no inmediatamente, a su propia esclavitud.
Que tantos jóvenes en Occidente consideren hoy día al socialismo como la forma más deseable de economía política es una tragedia en ciernes.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear