miércoles, 4 de noviembre de 2015

El estalinista y despilfarrador "Plan de Cuatro Años" de la UE para inversiones públicas

Un completo artículo de Pater Tenebrarum en el que analiza el estalinista y despilfarrador plan de inversiones europeo, que puede crear "riqueza" en la estadística del PIB, pero no desde luego riqueza real, siendo una losa pesada a la prosperidad y lleva a la bancarrota al mal llamado "Estado de bienestar". 


(Traduzco al español para facilitar la compresión)

No querían llamarlo el "Plan de 5 años"

Ya hemos comentado en ocasiones anteriores sobre "plan de inversión" de la UE (para más detalles véase:"planificación de la UE de gastar el dinero que no tiene"), que está obligado a dar lugar a la producción de un sinnúmero de elefantes blancos en toda Europa (por ejemplo, de "aeropuertos fantasma" en Polonia). Estas inversiones son aptas para "impulsar el PIB" en una serie de países, pero es muy probable que deje nada más que puentes proverbiales a ninguna parte detrás. Va a ser otra gran pérdida de recursos escasos.

Al parecer, la UE ha dado su plácet (beneplácito) a un "plan de cuatro años" con el objetivo de invertir 315.000.000.000 €, con varios gobiernos de la UE que compiten por el mejor lugar para llevarlo a cabo. Parece que no quieren que sea un "Plan Quinquenal" - que habría sido demasiado reminiscente de la agencia GOSPLAN Soviética, por lo que se adoptó un plan de cuatro años. Sin embargo, de lo que ellos pueden no haber sido consciente es que Stalin realmente dio órdenes de que los planes quinquenales de la Unión Soviética tenían que cumplirse en cuatro años:

Plan de 5 años en cuatro añosUn viejo cartel GOSPLAN Soviética: "Vamos a cumplir con el plan quinquenal en cuatro años!"


Como informa Reuters en este último despilfarro gigante ideado por el aparato administrativo del proyecto superestatal socialista europeo:

"Los ministros de Finanzas de la UE acordaron los detalles de un 
 plan de inversión de 315 mil millones €  ($ 338,000,000,000) el martes para ayudar a reactivar la economía europea y sin acumular más deuda, y ahora el objetivo de conseguir los primeros proyectos en marcha a finales del año. Los legisladores de la UE ahora deben aprobar el fondo.

"El plan es la respuesta que necesitamos para hacer frente a la desventaja principal de la economía europea: la falta de inversión", dijo Pierre Moscovici, el comisario de Economía de la UE, y agregó que la inversión había caído en un 15 a 20 por ciento desde 2008.

El plan de cuatro años da cuerpo a una llamada de la Comisión Europea al presidente Jean-Claude Juncker, para respaldar proyectos más arriesgados desde los aeropuertos a los ferrocarriles y hacer frente a la caída de la inversión desde la crisis financiera. La configuración del Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas (EFSI) ha sido sensible, con los gobiernos de la UE temerosa de no tener sus proyectos elegidos de una lista de cerca de 2.000 proyectos por valor de 1,3 billones de euros que los países ponen adelante. Algunos legisladores de la UE desconfían del favoritismo hacia el oeste los países europeos más pobres, miembros de Europa del Este.

Otro problema ha sido que la Comisión quería países para difuminar el dinero para el fondo, insistiendo en que no iba a ser incluido en los cálculos de deuda y déficit. Esa idea fracasó porque los países no tenían ninguna garantía de que se elegirían sus proyectos.
En cambio, países como Francia, España y Alemania dijeron que iban a ayudar a financiar proyectos en su país a través de los bancos nacionales de desarrollo, y en Italia el martes prometieron contribuir con 8 mil millones de euros a los proyectos italianos elegidos, a través de su banco de desarrollo nacional.

También hay dudas sobre si el plan atraerá suficiente dinero privado, sin embargo. La meta de Juncker es tener 315 mil millones de euros de nuevas inversiones en gran parte privada, proporcionando 21 mil millones de euros en garantías de capital y de primera pérdida con cargo al presupuesto de la UE y el Banco Europeo de Inversiones.

Bajo el plan acordado por los ministros, el plan tendrá una duración de cuatro años, pero será revisado después de tres años para ver si funciona. Una junta de gobierno integrada por la Comisión Europea y el Banco Europeo de Inversiones se encargará de supervisar el fondo, mientras que un comité de inversiones de ocho miembros elegirá los proyectos.

La lista presentada en diciembre, que hacen hincapié los funcionarios en que no es definitiva, incluye planes para la regeneración de la vivienda en los Países Bajos, un nuevo puerto en Irlanda y una conexión ferroviaria rápida de 4500 millones € entre Estonia, Letonia, Lituania y Polonia. Otras ideas incluyen estaciones de servicio para vehículos de pila de combustible de hidrógeno en Alemania, la ampliación de las redes de banda ancha en España y hacer edificios públicos en Francia con energía más eficiente.

(énfasis añadido), los santos nos preservan.

"Crecimiento" por Decreto del Gobierno

El plan es bastante típico de visión de la burocracia europea de que "el crecimiento económico" es algo que se produce por decreto del gobierno. Como se señaló anteriormente, sin duda es probable que una medida de "actividad económica" se puede generar de esta manera, que entre otras cosas se refleja en una de las estadísticas económicas más inútiles que se han inventado los planificadores estatistas / keynesianos, a saber PIB.

Sin embargo, no podrá crear ni un ápice de la riqueza real. La idea de que todo este dinero se puede levantar "sin aumentar la deuda pública", por supuesto, es completamente absurda también. De hecho, los aeropuertos fantasmas de Polonia muestran claramente que una de las características esenciales de este tipo de proyectos es que las indemnizaciones del gobierno contra las "primeras pérdidas" significa que los beneficiarios del sector privado de los proyectos llegan a chupar de la teta del gobierno siempre y para siempre una vez que se hace evidente que las inversiones no producen ni un solo centavo de ganancias (por el contrario: son aptos para producir nada más que pérdidas).

La lista de las propuestas mencionadas por Reuters anteriormente esencialmente grita despilfarro. Puertos, conexiones ferroviarias rápidas, "la regeneración de la vivienda" y "la mejora de la eficiencia energética de los edificios públicos" todo suenan como principales vías para el amiguismo, el despilfarro y la mala inversión. Debe quedar claro que si los inversores del sector privado eran de la opinión de que estos proyectos en realidad podrían ser rentable, no requerirían ningún financiamiento estatal / contribuyentes para realizarlos. Ellos invertirían en ellos por su propia voluntad.

La falta de inversión en Europa, sin duda, no es culpa de la poca planificación central y la intervención del gobierno, sino el resultado del exceso de la misma. Si los funcionarios de la UE realmente querían ver una reactivación de la inversión en Europa, ellos abogarían por la reducción de impuestos y la eliminación de las innumerables regulaciones onerosas y trabas burocráticas que dificultan la economía. Al parecer la Comisión de la UE dirigida por JC Juncker realmente mira dentro del último problema. La credibilidad de este esfuerzo es por desgracia cercano a cero, sobre todo después de haber escuchado al  "comisario digital" de la UE que se mantiene adelante con sus planes personales para regular aún más la economía y agregar cargas fiscales y regulatorias, a fin de hacer el siglo 21 el siglo de las pruebas.

Evidentemente, no fue considerada por la nomenclatura en Bruselas que los recursos y el capital son realmente escasos. No hay fondo de reserva oculto que puede ser aprovechado por los gobiernos a su antojo. La inversión sensata no es simplemente una cuestión de "dinero". Todos los recursos que se emplearán para los diversos despilfarros estatistas que eventualmente van a ser incluidos en el "Plan" no estarán disponibles ya para los usos alternativos.

¿Cómo pueden los burócratas del gobierno, posiblemente, saber cómo se deben emplear mejor estos recursos? La respuesta es que ellos no pueden saber eso, porque sus decisiones no se basan en el afán de lucro. La "actividad" es todo lo que cuenta en sus ojos. Es imposible para ellos medir el costo de oportunidad de sus planes. Nunca sabrán lo que las necesidades más urgentes de los consumidores - muchos de los cuales tendrá que ser insatisfechas como resultado de estos derrochadores proyectos estatistas que engullen todo el escaso capital.

Esencialmente se enfrentan a una versión del problema del cálculo socialista. Si bien no son totalmente carentes de conocimiento con respecto a los precios de mercado de los medios de producción, estos precios realmente significan muy poco para ellos. Un empresario tomando riesgo personal puede llevar a cabo un cálculo económico prudente antes de embarcarse en proyectos de inversión, pero no hay burócratas que alguna vez hagan algo remotamente comparable, independientemente de si tienen buenas intenciones.

Es importante tener en cuenta en este contexto que cualquier cambio en las estadísticas económicas globales que pueden resultar de la aplicación de este plan no significarán nada desde el punto de vista de la prosperidad y el nivel de vida de las personas en la sociedad en general. Cualquier aumento en el gasto probablemente será pregonado como un gran "éxito"En realidad, estos esfuerzos tienden a ser sólo ligeramente superiores a la keynesiana zanja de excavación (en el mejor de los casos - ni siquiera eso es seguro, ya que zanja de excavación sería mucho más barato), al tiempo que aumenta aún más los iceberg de deudas públicas de Europa.

cinco año1
Matemáticas Soviética de marras: el plan de cinco años es realmente el plan "2 más 2".

Conclusión:

La idea de que el Estado debe desempeñar un papel destacado en la vida económica, lamentablemente, tiene una larga tradición en Europa. Es un remanente de las ideas de los antecesores de Marx, los "socialistas utópicos", es decir, los seguidores del Comte Claude Henri de Saint-Simon y su secretario Augusto Comte, el hombre que acuñó el término "sociología" (probablemente no sea coincidencia que el gasto público en Francia asciende a casi el 58% de la producción económica hoy en día. El país estaba en la vanguardia de la aplicación de un sistema económico inspirado en las ideas de dicho señores).

Claude_Henri_de_Saint-Simon
Le Comte Claude Henri de Saint-Simon
Grabado por Charles Baugniet

Como inciso, la asociación de varios intelectuales hostiles a la economía con el término "sociología" fue una de las razones por las que Mises sintió la necesidad de llevar a cabo consecuencias terminológicas y le llevó a adoptar regañadientes el término "praxeología" para describir a las ciencias de la acción humana (de la que la economía es una rama). Con razón, sentía que la mentalidad anti-capitalista de Europa (en el momento, en especial de Alemania), los "sociólogos" necesitaba una diferenciación [nota: Guido Hülsmann informa de esto en su prólogo a la colección de ensayos de Mises sobre la Metodología y Problemas epistemológicos de Economía].

Esta mentalidad anticapitalista ha llevado esencialmente hoy a la bancarrota del sistema del Estado de bienestar, en el que los gobiernos y las grandes empresas están en un apretado abrazo que amortigua totalmente el progreso económico. El último "plan de cuatro años" de la UE es uno más en una larga lista de ejemplos de esta tradición continental prototípica (por cierto, el sistema bancario moribundo de Europa es uno de los resultados finales de estas políticas económicas también). Lo que realmente se necesita es un retorno a los principios del libre mercado, pero no en otro "plan de gobierno".

Olli Rehn, vicepresidente de la Comisión Europea responsable de Asuntos Económicos y Monetarios da un punto de prensa después de su reunión con Pierre Moscovici, ministro francés de Economía, Finanzas y Comercio Exterior.
El comisario de Asuntos Financieros y Economía europeo Pierre Moscovici, quien supervisa el nuevo plan de inversiones grandiosas de la UE, anteriormente fue ministro de Finanzas en el gobierno socialista de Hollande de Francia y por lo tanto sin duda no es ajeno a la planificación económica central. Muchos políticos europeos "viejas glorias"  finalmente aterrizan en sinecuras muy bien pagados en Bruselas.
Crédito de la foto: ec.europa.eu

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada