jueves, 12 de noviembre de 2015

La ingeniería genética en algas mata el 90% de las células cancerosas sin dañar las sanas

Pero qué mala es la ingeniería genética...

El siguiente artículo (lo he traducido para facilitar la comprensión) muestra otro nuevo e 
importante avance en la lucha contra el cáncer gracias a la ingeniería y
 "manipulación genética" tan odiada por algunos por algunos iluminados que
 anteponen la ideología a ciencia y el progreso. 
Artículo de International Business Times (vía Barcepundit): 
Las algas han sido manipulada genéticamente para destruir las células cancerosas sin dañar las células sanas. Las nanopartículas de las algas, creadas por científicos en Australia, eran capaces de matar el 90% de las células de cáncer en células humanas cultivadas. Las algas también tuvieron éxito en matar el cáncer en ratones con tumores.
Nico Voelcker, de la Universidad de Australia del Sur, trabajó con investigadores de Dresden en Alemania para diseñar algas diatomeas y cargarlas con medicamentos quimioterapéuticos. En la publicación de su estudio en la revista Nature Communications, el equipo también encontró que cuando se inyectaron las nanopartículas en ratones, los tumores retrocedieron.
Las algas diatomeas es un tipo de algas pequeñas, unicelulares, algas fotosintéticas. Miden sólo de cuatro a seis micrómetros de diámetro y están encerradas dentro de un esqueleto poroso hecho de sílice. Debido a que los medicamentos quimioterapéuticos son a menudo tóxicos para los tejidos sanos, los investigadores fueron capaces de ocultar las drogas dentro de las algas.
Los investigadores modificaron genéticamente las algas para producir una proteína de unión de anticuerpo en la superficie de sus conchas. A su vez, el anticuerpo se une sólo a moléculas que se encuentran en las células cancerosas, lo que significa que podría suministrar fármacos a las células objetivo.
Voelcker explicó: "Por ingeniería genética, con las algas diatomeas - pequeñas, unicelulares, algas fotosinteticas con un esqueleto hecho de sílice nanoporoso, somos capaces de producir una proteína de unión de anticuerpos en la superficie de sus conchas con medicamentos de quimioterapia contra el cáncer que a menudo son tóxicos para los tejidos normales.
"Para minimizar la toxicidad fuera del objetivo, los medicamentos se pueden ocultar en el interior de las nanopartículas revestidas de anticuerpos. El anticuerpo se une sólo a moléculas que se encuentran en las células cancerosas, entregando así el fármaco tóxico específicamente a las células objetivo.
Los autores del informe dicen: "Estos datos indican que modificando genéticamente las frústulas biosilicas se pueden utilizar como 'mochilas' versátiles para la entrega selectiva de medicamentos contra el cáncer poco solubles en agua a los sitios tumorales."
Como las algas en su mayoría sólo necesitan agua y luz para crecer, el equipo cree que la técnica podría reducir el costo y los residuos de la fabricación de nanopartículas y tiene un enorme potencial para tratamientos contra el cáncer en el futuro. "Aunque todavía es pronto, este sistema de administración de fármacos nuevo basada en un material renovable biotecnológicamente medido tiene un gran potencial para el tratamiento de tumores sólidos, incluyendo tumores cerebrales actualmente intratables", dijo Voelcker.




Ingeniería genética biosilica diatomeas
Manipulación genética de la Biosilica diatomea (verde) que contiene moléculas de fármacos encapsulados en liposomas (amarillo) puede ser dirigido a las células de linfocitos en suspensión (púrpura) por la funcionalización de la superficie biosilica con anticuerpos específicos de células. Las moléculas de fármaco encapsulado en liposomas se liberan de la portadora biosilica en las inmediaciones de las células diana (recuadro).

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario