domingo, 15 de noviembre de 2015

La ignorancia, la estupidez, la manipulación y la falsa moral son un cocktel realmente peligroso...

Los colectivistas siempre a la suya. Lo suyo siempre es culpabilizar a las victimas y buscar culpables ajenos de todo, sacar rédito electoral de cualquier cosa o desgracia humana, manipular los hechos hasta más no poder, crear etiquetas y repetirlas sin fin intoxicando todo número de mentes posibles (muy fácil cuando no se profundiza un ápice en la materia), ceguera ideológica y justificación de todo acto violento afín e ignorancia, ignorancia supina y a raudales.

Pondré tres twits que ejemplifican el pensamiento de mucha gente y la falta de todo tipo de escrúpulos.

La contestación sobre los mismos podría extenderse por millares de páginas si uno quiere profundizar en la misma mostrando la IGNORANCIA, pero intentaré no extenderme demasiado (o al menos más de la cuenta).

El profundo desconocimiento de lo que es el capitalismo y la burda confusión que se tiene de lo que es, es ciertamente increíble. La tergiversación o manipulación del significado de las palabras o los hechos por los colectivistas es una estrategia bien arraigada y conocida.

Así, el capitalismo se confunde (se le acusa de lo que no es) con mercantilismo, estatismo, corporativismo, socialismo o socialismo de Estado, intervencionismo o capitalismo de Estado, proteccionismo...pero NADA de esto tiene que ver con el capitalismo (de libre mercado).

Capitalismo es todo lo contrario a imposición, a imperialismo, a violencia o a robo. TODO esto no es capitalismo, sino que está o se origina en la base filosófica del ESTATISMO o COLECTIVISMO (entre el que se incluye el Socialismo). 

El capitalismo como sistema original y libre, no intoxicado con el pensamiento estatista o socialista (que es lo que tenemos, un sistema mixto de ambos sistemas, capitalismo y estatismo o socialismo), implica voluntariedad, libres acuerdos entre partes (respeto contractual), leyes simples, universales e iguales para todos, seguridad jurídica, respeto a la propiedad privada, libertad individual de las personas y división del trabajo (coordinación de una amplísima cooperación voluntaria entre todas las partes para mejorar mutuamente su bienestar).

Esos son sus principios básicos y llamar capitalismo a lo que no tiene nada que ver es simplemente obsceno.



Repasemos el primer tweet:

-"Saquea recursos sembrando miseria y dolor". NO, el capitalismo rechaza el robo, y en consecuencia el saqueo. Y defiende la propiedad privada como principio básico, por lo que rechaza toda apropiación indebida de lo que no es tuyo como principio básico esencial. Defiende la libertad individual de las personas y por tanto rechaza quitar lo que es de otro sin su permiso.
Pero todo esto Sí lo defiende el estatismo y socialismo. Bajo él, la propiedad privada no es respetada, las libertades de los individuos tampoco, pues éstos están sometidos al poder colectivo, a las necesidades del Estado, de la Nación, de sus élites dirigentes extractivas. En consecuencia, el estatismo se caracteriza por la violación permanente y sistemática de los derechos individuales (supeditados al "interés general"), y en la imposición de una voluntad externa al sujeto cuyos derechos han sido violados contra su voluntad, no respetando el consentimiento individual, sometido éste a las iniciativas “colectivas”, el denominado por éstos "bien común", que se les impone a la fuerza a todo individuo.

-"Coloniza y enfrenta a los pueblos". Más de lo mismo. Esto es contrario a la filosofía del capitalismo liberal o de mercado, pues se basa en el respeto de los derechos del individuo. Sin embargo, la violación de dichos derechos es indispensable para la existencia del Estatismo.

En el capitalismo libre, todo individuo es un fin en sí mismo. Sin embargo, el estatismo y el socialismo sostienen que los hombres (por supuesto menos su líderes) son medios para los fines de otros. Las distintas formas de estatismo (fascismo, nazismo, socialismo, comunismo...) emplean al Estado como instrumento de dominación por el cual someter a los ciudadanos (no respetando sus derechos individuales, entre los que se incluye la propiedad privada), y así alcanzar los "fines colectivos".

Surge así el enfrentamiento entre pueblos o la colonización sometiendo los intereses de un grupos de personas a los intereses de otro grupo.
El nacionalismo es una de las artimañas empleadas en este sentido, creaciones artificiales de intereses mutuos bajo el que se han llevado a cabo múltiples barbaries justificándolas por el bien de la "nación". Esto conecta con la siguiente,

-"Provoca guerras". Otra manipulación. Las guerras no son llevadas a cabo por las personas, sino por los Estados (estatismo) y sus dirigentes. El capitalismo liberal solo defiende el uso de la violencia en defensa propia, cuando las libertades propias y los derechos de propiedad, entre ellos la propia vida se ven amenazados y transgredidos. El estatismo, llevado por la élite gobernante que emplea las herramientas del Estado para imponer el monopolio de la violencia sobre sus ciudadanos y bajo la bandera nacionalista y múltiples justificaciones como el bien de la nación o el bien común, obliga a sus ciudadanos a ir a la guerra aun no queriendo (el mayor éxito en este sentido y que supuso un antes y un después con la aparición del reclutamiento obligatorio fue Napoleón).

-"Crea racismo". Lo que crea racismo son las leyes estatistas que discriminan a unos sobre otros por ley (como la denominada discriminación positiva), las leyes que no tratan a todo el mundo igual sino que hace diferencias en favor de unos u otros, las leyes que no respetan la propiedad privada y quitan a unos para dar a otros, las leyes que socializan, las leyes que subvencionan, las leyes creadas arbitrariamente en favor de mayorías o de minorías, y que provocan precisamente la lucha de intereses, lo lobbies, el saqueo (bajo la ley) de las propiedades de unos para beneficio propio, una guerra que defiende el expolio y favorece la corrupción y el enfrentamiento continuo entre grupos de poder. Lo que favorece el racismo son las herramientas de los estatistas para imponer el bien común, los nacionalismos, la imposición de fronteras, los discursos nacionalistas sobre la superioridad de raza, la religión, o los chivos expiatorios creados por las élites de gobierno para justificar sus actos o dirigir las miradas de su gestión hacia otros...en definitiva, medidas todas que intentan imponer o llevan a cabo los Estatistas de diversa índole para conseguir sus fines...

El segundo y cuarto tweet es más de lo mismo (no tienen desperdicio). 

Para no alargarlo más me centraré en el tercero, sobre la nueva estupidez de Podemos:

-"Lo sucedido en Paris tiene su seno en el expolio que el capitalismo occidental ha infringido al mundo árabe. El islam es una religión de paz".



No me extenderé más en que intervenir en otros países no es capitalismo, sino estatismo. El capitalismo es libre y voluntario intercambio, y mutuo acuerdo. El empleo de la violencia contra terceros (transgrediendo los derechos individuales) NUNCA es legitimado por el capitalismo, sino por el estatismo (fascismo, comunismo, mercantilismo, socialismo, corporativismo, imperialismo, colectivismo en cualquier caso.

De todas formas, dicha afirmación es de una simpleza y superficialidad que echa para atrás. Primero, el mundo árabe nunca ha estado en paz, sino en continua guerra, internas y externas, entre musulmanes y contra no musulmanes. La expansión del Islam (cuyo significado ya es muy descriptivo: sumisión) se hizo a base de sangre y fuego, a través de guerras y conquistas, que es como se expandió el islam por Asia a partir del siglos VII (cuando nace). Su expansión militar siguió hasta donde se le dejó. Claves de que Europa no sea musulmana hoy fueron las derrotas de Covadonga en Asturias (España) en el año 722, en Poitiers (Francia) en el 732, en Constantinopla en diferentes ocasiones, y tras la batalla de Lepanto en 1571, donde se frenó el avance en Europa del imperio turco (que ya se había hecho con parte de la misma). A partir de ahí, empieza su declive y la superioridad del sistema político-económico de Occidente le permite obtener una supremacía militar sobre Oriente, por lo que el mundo del Islam deja de ser una amenaza (entrado el siglo XVII).

El islam, para que quede claro siempre ha sido (y sigue siéndolo allá donde su superioridad y fuerza se lo permite, como ocurre en África o Asia) imperialista y expansionista. Que el islam es una religión de paz es un hecho indemostrable que no se ajusta a la realidad, ni actual ni histórica, ni manuscrita. No hay nada que lo demuestre, pero sí todo tipo de evidencia que desmiente dicha afirmación. Lo vemos con asesinatos DIARIOS en su nombre, con amenazas múltiples sobre cualquier crítica que se les haga, con violencia ante cualquier idea contraria a sus creencias, con decapitaciones contra los que piensan distinto o no siguen su fe, contra quien no cede en sus peticiones. Y los islamistas, solamente no actúan violentamente contra quien tiene más fuerza que ellos, pero su fin no cambia, que no es otra cosa que el dominio del mundo y la expansión del islam a todos los puntos del planeta. Allá donde no pueden imponer a la fuerza sus creencias, actúan estratégicamente de dos maneras (como en el caso de Occidente y lo reconocen abiertamente). Su camino y avance pasa por aprovecharse de la decadencia de valores de Occidente para extenderse sin resistencia (y en este sentido tienen muchos aliados occidentales que actúan como caballos de troya),  aprovecharse de la democracia y bienestar de Occidente para vivir de ellos e ir introduciendo crecientemente sus exigencias y aprovecharse de sus democracias parlamentarias para con los años conformar mayorías para imponer sus creencias y acabar con ellas. Para ello, necesitan una premisa. Aumentar su población y número, y lo harán como reconocen por dos vías como he comentado antes: la inmigración creciente y la mayor natalidad que la población nativa. Una vez sean mayoría, su fuerza y presión no podrá ser resistida bajo ningún concepto.

De hecho, los terroristas musulmanes, no se consideran ni terroristas ni extremistas, simplemente buenos musulmanes (y tildan de malos musulmanes a quienes no comparten su punto de vista), que siguen al pie de la letra lo que dice su libro sagrado (y dice verdaderas atrocidades, que no quita que diga también cosas buenas, pero ante las incongruencias o múltiples contradicciones en forma de pasajes que se encuentran en el libro, se considera como válido el último escrito (Sura 2:106 , Sura 16:101)), pues es la última palabra dicha por el profeta. De hecho, y esto es lo que mucha gente no entiende, el Corán es diferente al resto de libros sagrados (como el judío o el cristiano), pues estos son escritos de múltiples autores, separados en el tiempo en muchos años, con alegorías, sueños, interpretaciones...mientras el Corán es un libro de un solo autor que no permite la interpretación y que son en gran parte, una colección de órdenes directas de cómo actuar.

Y la mayoría de personas desconocen que los pasajes sobre la paz y la tolerancia fueron escritos al principio de la carrera profética de Mahoma. De ahí, que se puedan citar pasajes tolerantes con otros intolerantes y enormemente violentos, pero son éstos últimos los válidos según el propio Corán, y por ello, nunca podrá haber paz y tolerancia en el islam (pues los partidarios violentos, los fundamentalistas que siguen los fundamentos del Islam, nunca desaparecerán).

Aunque ciertamente sí, solo hay una manera en que es cierto que el Islam es una religión de paz, y es que según el Corán, el mundo estará en paz solo cuando el Islam y la Shari'a reinen en todos los países y nunca hasta entonces. Aunque esto es bien evidente que tampoco se produciría (pues los conflictos internos y entre distintas ramas del islam son evidentes y nunca han tenido fin como se observa cada día hoy también). Pero solo bajo esta condición, uno puede decir que el Islam es una religión de paz.

En definitiva, ni el islam es una religión de paz, ni el capitalismo de mercado tiene relación con dichas acusaciones, puesto que se basa en todo lo contrario (del individuo libre a la conformación de una sociedad libre), frente a la concepción estatista de masas colectivizadas a la conformación de una sociedad de esclavos). De moralidad de la elección de una persona sobre sí misma y sus fines en libertad, a la inmoralidad de una filosofía estatista colectivista que destruye este punto, pues un líder o un grupo de "representantes" tiene la capacidad de imponer (violencia) su visión a los demás anulando las elecciones de los individuos y reemplazando estas elecciones por la obediencia y sumisión a los "fines colectivos". Y es aquí donde se encuentras la distinta variedad de colectivistas (comunistas, socialistas, progresistas, socialdemócratas, nacionalsocialistas, fascistas, conservadores o teocráticos -gobierno bajo los principios de la religión-).

Como reflexión sería interesante replantearnos a qué llamamos capitalismo y qué problemas son atribuibles precisamente, a su ausencia.



Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada