jueves, 19 de noviembre de 2015

El mercado es usted

Roberto Cachanosky sobre ese gran desconocido, el mercado, que es empleado por populistas de todo pelaje como excusa para imponer a la gente sus decisiones personales cual ser superior, y provocando enormes ineficiencias que perjudica a la sociedad.

Artículo del Instituto Independiente:

Resultado de imagen para Usted

Fuente: La Nación
 
Los políticos de corte populista suelen justificar sus absurdas intervenciones en el mercado presentándolo como el mal personificado. Dicen los populistas: yo voy a defender a la gente del mercado. Pero la realidad es que el mercado es usted y el populista le dice que él lo va a defender de usted mismo.

En primer lugar, el mercado no es un lugar físico ni un señor gordo con una cadena de oro y un habano en la mano sentado en un sillón contando plata. El mercado es un proceso. Un proceso por el cual cada uno de nosotros, con nuestro limitado presupuesto, vamos formando la estructura de precios comprando o dejando de comprar.
 
En una sociedad en la que hay millones de consumidores es imposible conocer cuáles son las necesidades más urgentes que tiene cada uno. Cada persona va cambiando el valor que le asigna a cada bien. Una familia que compra su primer auto le otorga cierto valor. Una vez que logró comprar su primer auto seguramente querrá acceder a otro tipo de bien otorgándole menos valor a comprar un segundo auto. Dependiendo del valor que cada persona le otorgue a cada bien tendrá como contrapartida la cantidad de dinero que está dispuesta a pagar por cada bien. Ejemplo: una persona con hambre paga por la primera porción de pizza porque le otorga valor. Paga por la segunda porción, por la tercera, por la cuarta y por la quinta no está dispuesta a entregar dinero porque no le otorga valor ya que está satisfecho. No quiere más pizza. En solo unos minutos una persona pasó de demandar pizza a no demandar pizza. Como el valor que la gente le otorga a cada mercadería que hay en la economía difiere respecto a otras personas y a lo que ella misma le asigna dependiendo del momento, ninguna mente humana puede conocer cómo valora cada uno de las personas que componen la sociedad cada bien y cómo va cambiando el valor que le otorga cada uno a cada bien.
 
El mercado es eso, gente manifestando cómo valora cada bien y los empresarios tratando de descubrir cuáles son los bienes que más valora el conjunto de la gente. Qué es lo que hay que producir, en qué cantidades y calidades es lo que tiene que descubrir el empresario. Su ganancia depende de satisfacer las necesidades de la gente. Y eso lo descubre arriesgando su capital, invirtiendo en actividades que estima que la gente necesita. Si se equivoca pierde su capital. Si acierta obtiene ganancias.
 
El burócrata se cree un ser superior que puede reemplazar las valoraciones de millones de personas. Los burócratas que pretenden sustituir al mercado por sus decisiones personales tienen la soberbia de pretender conocer mejor que usted qué necesita consumir, en qué calidades y a qué precios. Es un fascista que le impone al conjunto de la sociedad sus valoraciones personales obligándolas a consumir lo que él quiere. Usted deja de expresar sus valoraciones en el mercado y el burócrata decide por usted manu militari.
 
Ahora bien, como el burócrata no tiene la más mínima idea de qué necesita cada persona y cómo van cambiando sus necesidades, los recursos productivos: capital y trabajo, no se asignan de manera tal de satisfacer las necesidades de la gente sino que se asignan de acuerdo al capricho del burócrata que se siente un ser iluminado. Un ser superior que está por encima de todos nosotros. Por lo tanto se produce lo que la gente no quiere y en las calidades que la gente no quiere.
 
Hay un viejo chiste sobre la centralizada economía soviética que cuenta que para entregar un auto nuevo el Estado tardaba 10 años. Un señor va a comprar el auto, paga al contado y le dicen que dentro de 10 años tiene que pasar a buscarlo. El cliente pregunta: ¿Por la mañana o por la tarde? El vendedor le responde: ¿En qué le cambia saber si va a ser por la mañana o la tarde si es dentro de 10 años? A lo cual el comprador responde: es que en 10 años, por la mañana, me dieron el turno para que venga el plomero. Fiel reflejo de la ineficiente asignación de recursos.
 
El drama de la economía argentina es, entre otras cosas, que durante décadas los burócratas "iluminados" han decidido por usted qué hay que producir y en qué cantidades, sin tener la más mínima idea de sus necesidades y, por lo tanto, los recursos productivos están mal asignados, la productividad de la economía es baja y, en consecuencia, los bienes a disposición de la gente son escasos. El resultado es que todos somos más pobres.
 
La aplicación práctica de todas estas líneas es que, además de hacer las correcciones de precios relativos, si queremos entrar en una verdadera senda de crecimiento sostenido, los escasos recursos productivos tienen que ser asignados eficientemente. Eficientemente significa asignarlos de manera tal de satisfacer las necesidades de la gente y no los caprichos del burócrata de turno. Que ustedes pueda manifestar libremente sus valoraciones en el mercado y no que el burócrata decida por usted.
 
Por eso, cuando algún político le diga que lo va a defender del mercado, mírelo con desconfianza, porque como el mercado es usted lo que le está diciendo es que lo va a defender de usted mismo. Es decir, ese político es un soberbio e incapaz y, de tener poder, destruirá la economía y usted será más pobre.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario