jueves, 27 de octubre de 2016

Así han subido los impuestos en Europa desde el estallido de la crisis

Diego Sánchez de la Cruz analiza la evolución de los impuestos en Europa desde el estallido de la crisis (2007), así como el saldo fiscal, para entender mejor la ausencia de austeridad pública tan en boga cuando se habla de la crisis europea. 


Artículo de Libre Mercado:

Parlamento Europeo | Flickr/ European Parliament

Austeridad. Es imposible hablar de la crisis europea sin que surja esta palabra. Sin embargo, como explicó el primero de los dos artículos de esta serie, los datos oficiales de Eurostat desmontan la tesis según la cual se han producido recortes draconianos que han desmantelado el Estado del Bienestar. De hecho, el peso del gasto público sobre el PIB ha crecido en la mayoría de países del Viejo Continente y los desembolsos en educación, sanidad y protección social han seguido una senda muy parecida.
Pero la falta de austeridad pública no significa que no tengamos que lidiar con una importante dosis de austeridad privada. Y es que, los gobiernos europeos han capeado la crisis fiscal generada por la Gran Recesión con una clara apuesta por subir los impuestos. Así lo demuestran los datos oficiales de Eurostat que sirven como fuente para este artículo.
En primer lugar, fijémonos en la evolución de la presión fiscal a nivel UE. En 2007, ronda el 46% del PIB y hoy supera el 49% del PIB. No solamente estamos en ratios superiores a las observadas en plena burbuja, sino que en 2009 y 2010, nos hemos movido en niveles cercanos al 51% del PIB.
1_presion_fiscal.jpg

La curva de la Eurozona no es exactamente la misma que la del conjunto de la Unión ya que, en los años 2009 y 2010, se produce una ligera caída de los ingresos tributarios. Sin embargo, en 2011, se da un fuerte estallido en los niveles recaudatorios que, en última instancia, han elevado el peso de la recaudación sobre el PIB hasta cerca del 50% del PIB frente a niveles pre-crisis del 47-48%.

2_presion_fiscal_eurozona.jpg


La tercera gráfica que conviene repasar es la de la presión fiscal en Grecia, España, Italia y Portugal. En Grecia, la recaudación ha crecido del 40,7% al 45,8% del PIB entre 2007 y 2013. En España, hemos pasado del 41,1% al 37,8% del PIB. Italia ha pasado del 46% al 47,7% del PIB, mientras que Portugal ha experimentado un salto del 41,1% al 43,7% del PIB. Hay, por tanto, niveles crecientes de presión fiscal en Grecia, Italia y Portugal.

3_presion_fiscal_med.jpg



Aunque los datos de Eurostat sí apuntan a un menor peso de los impuestos sobre el PIB, conviene subrayar que la recaudación está sostenida por una economía que ha sufrido un grave aumento del desempleo y una fuerte caída de la actividad privada. De hecho, si calculamos el esfuerzo fiscal (es decir, si ponemos en relación la recaudación obtenida con la renta per cápita disponible) vemos que España es uno de los países europeos con una fiscalidad más alta.

El saldo fiscal, la prueba del algodón

Hemos visto, en el primero de estos dos artículos, que el gasto ha seguido una tendencia alcista. En este segundo artículo, hemos comprobado que se han dado importantes subidas fiscales a lo largo de la crisis. Llega ahora el momento de echarle un vistazo al saldo fiscal, la prueba del algodón a la hora de hablar de austeridad.
A nadie escapa que, tanto si la austeridad se vuelca por la vía de los impuestos como si se canaliza principalmente por el recorte del gasto, la clave última es que las cuentas estén ajustadas y no haya números rojos. Un gobierno austero no tiene déficit y, por tanto, no se endeuda para gastar por encima de sus posibilidades.
Pues bien, el saldo fiscal de la UE y de la Eurozona ,entre 2007 y 2013, ha sido negativo año tras año, sin excepción alguna. De hecho, entre 2009 y 2010, se dieron desviaciones presupuestarias que alcanzaron, de media, más del 5% del PIB de ambos bloques económicos.
Entre 2010 y 2011 sí se observa una cierta corrección presupuestaria, pero el periodo 2011-2012 no refleja mejoría alguna y los datos para 2013 apuntan un avance fiscal muy limitado.
4_saldo_fiscal.jpg
Para Grecia, España, Italia y Portugal la película es muy parecida. De los 28 presupuestos que han presentado estos cuatro gobiernos entre los años 2007 y 2013, solamente uno (el de España en 2007) estaba en superávit. El resto han sido 27 ejercicios de gastos superiores a los ingresos, es decir, de ausencia de austeridad.
5_saldo_fiscal.jpg
Donde sí se puede decir que ha habido cierto rigor fiscal es en aquellos países que, llegado el año 2013 y tras cinco años de crisis, sí estaban cerca de poner sus cuentas en orden. De hecho, los datos preliminares para 2014 y 2015 apuntan a que la mayoría de estos países está ya moviéndose en terrenos de superávit fiscal. En este selecto club, solamente entran las repúblicas bálticas (Estonia, Letonia y Lituania), Alemania, Países Bajos, Dinamarca y Suecia. Todos ellos llegaron a 2013 con un déficit inferior al 1% del PIB.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada