jueves, 20 de octubre de 2016

Los intereses especiales detrás de la prohibición de la marihuana

Mark Thornton se hace eco del libro de Jesse Ventura sobre el Manifiesto de la Marihuna, en el que se explica cuáles son los intereses especiales detrás de la prohibición de la marihuana y los enormes beneficios que reporta su legalización. 

Artículo del Instituto Mises: 
La prohibición mata a un número enorme de personas en Estados Unidos cada año. Sí ayuda a hacer a unas pocas personas extremadamente ricas, pero, al mismo tiempo, nos empobrece al resto. Esta triste situación es desconocida en su mayor parte, pero no se debe a una simple incomprensión o falta de conocimiento acerca de la prohibición. Se debe a que la prohibición no es sino una estafa.
El prólogo de Steve Kubby al Jesse Ventura’s Marijuana Manifesto demuestra que el estado no tiene un propósito moral al aplicar la prohibición de la marihuana. Por el contrario, el estado está ocultando activamente el hecho de que la marihuana no es altamente peligrosa y de que la marihuana tiene bondades conocidas desde hace tiempo.
A los lectores les asombrará lo cruelmente que trató el sistema policial y judicial a Kubby y su esposa. Sin embargo, no olvidemos que la aplicación estatal de las leyes de prohibición de drogas le da la oportunidad de blandir sus armas en un intento de atemorizarnos. Esas leyes también se han aprobado y aplicado para eliminar a grupos minoritarios.
Jesse Ventura’s Marijuana Manifesto es una llamada práctica a nuestra atención de que la marihuana, es decir, el cannabis y el cáñamo, no es solo mucho menos dañina de lo que declara el estado, sino que es uno de los recursos más beneficiosos y versátiles del planeta. Mientras el autor busca sinceramente una explicación para esta política irracional, descubre que las principales culpables son las grandes empresas que venden productos sustitutivos.
En otras palabras, si vendes alcohol, tabaco o productos farmacéuticos, es probable que contribuyas con dinero a grupos llamados “Save the Children” o “Protect American Values” que acaban gastando parte de este dinero en derrotar medidas para votar la legalización.
Hace más de 30 años que llevo estudiando, investigando y escribiendo acerca de la prohibición del alcohol y las drogas. Me doy cuenta de que las empresas de prisiones privadas también han estado donando dinero a estas campañas políticas contra la marihuana como una manera de aumentar la entrada de reclusos en sus cárceles. Ventura lleva el análisis un paso más adelante. Demuestra que las prisiones federales están alquilando sus poblaciones reclusas a grandes empresas estadounidenses como mano de obra muy barata.
Esta práctica diabólica no sólo extiende los beneficios de continuar la prohibición de marihuana a las grandes empresas estadounidenses, sino que también perjudica a negocios más pequeños que están tratando de competir. Ventura nombra a Whole Foods, Walmart, AT&T, Sprint, Verizon, BP, Starbucks, Eddie Bauer, Wendy’s, McDonald’s y Victoria’s Secret como implicados en este asunto. A los reclusos se les paga entre 0$ y 1$ la hora, se les obliga a trabajar por ley y las empresas que los contratan reciben mano de obra esclava y una desgravación fiscal de 2.400$ por recluso.
No estoy en contra de que los delincuentes se vean obligados a trabajar duro por sus delitos. Embargo, todo ese dinero debería acabar en las manos de las víctimas como restitución o indemnización por sus delitos o ser usado para recuperar el dinero del contribuyente usado para la encarcelación. Está claro que no debería acabar siendo una base competitiva para las grandes empresas contra las pequeñas. También está claro que la producción, venta y posesión de marihuana no debería ser un delito, porque no hay víctima a indemnizar.
Además, la miseria que ganan los recursos lo más habitual es que vaya al pago de multas y sanciones en las que incurrieron durante sus juicios y aun así muchos de los reclusos que cumplen sus sentencias y son luego liberados de prisión se encuentran enormemente endeudados frente al sistema de justicia penal. Este “sistema” tiene el nombre casi empresarial de “insourcing”, pero es realmente una forma moderna de esclavitud y capitalismo de compinches.
Ventura se pone al frente a la hora de resolver el problema de la guerra contra las drogas. Aunque no es un anarquista, su solución es legalizar todas las drogas, no sólo la marihuana. Tiene razón en considerar la prohibición de la marihuana como el mayor problema en términos de números, pero también se da cuenta de que otras prohibiciones de drogas mantendrían en vigor todos los malos aspectos de la guerra. Seguiríamos teniendo la DEA, las bandas y cárteles de drogas, la sobredosis, las enormes población a reclusas, sobornos y corrupción y violencia asesinatos. Así que en último término el objetivo es legalizar todas las drogas.
Por el camino, el libro ofrece un informe investigador sobre la conspiración Silk Road, qué está pasando realmente dentro de la DEA y toda la hipocresía asociada a la prohibición de la marihuana lo largo del último siglo.
Ventura es también muy exhaustivo acerca de los beneficios de la marihuana legalizada, que incluyen usos médicos, industriales, textiles, alimentarios y de combustible, entre otros. Aunque el gobierno todavía tiene que admitirlo, la marihuana en sus muchas formas tiene numerosas aplicaciones médicas. Por ejemplo, sabemos desde hace mucho que la marihuana con el ingrediente activo THC ayuda con el dolor, sueño, apetito, estrés e inflamaciones. Estos son problemas que, si se resuelven, permiten al cuerpo de una persona curarse a sí mismo.
Sin embargo, también sabemos que la marihuana con THC y la marihuana con CBD, pero sin THC ayuda o cura una variedad de males como convulsiones, tumores cerebrales, desorden de estrés postraumático y algunos cánceres. También es muy prometedora para diversos desórdenes mentales, sin todos los efectos secundarios de las drogas farmacéuticas. El libro explica todas las aplicaciones médicas conocidas actualmente y qué variedades de marihuana tienen qué tipo de aplicaciones, junto con los posibles efectos secundarios e interacciones. Por supuesto, el cáñamo es también  ilegal bajo la prohibición de la marihuana a pesar de que no contiene THC y ha sido un material industrial históricamente importante desde la época colonial.
Empresarios y científicos solo están empezando a explorar el potencial de la marihuana y el cáñamo. La planta promete ser un ingrediente medicinal que cubre casi todo. Las semillas del cáñamo son una comida supernutritiva que puede ayudar a restaurar y mantener la salud. Las plantas son un ingrediente esencial, como el crudo, que puede usarse para producir o ayudar a producir prácticamente cualquier cosa que necesitemos sin el uso de fertilizantes, herbicidas ni pesticidas. Recientemente se redescubrieron algunas ruinas de templos antiguos en la India y los trabajos de albañilería estaban en condiciones notables. Resultó que la marihuana o el cáñamo se usaron como ingrediente en dicha albañilería. Los investigadores creen que ayudó a proteger la estructura frente al agua, el moho y los insectos a lo largo de siglos.
Jesse Ventura’s Marijuana Manifesto está bien investigado, es fácil de leer y enormemente divertido (si consideras que enfadarte con tu gobierno es diversión). ¡Incluso trae recetas! El nuevo libro de Jesse Ventura es altamente recomendable.

El artículo original se encuentra aquí.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada