sábado, 21 de enero de 2017

El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»

Seguimos a ver quién hace la mayor estupidez y aberración de las normas gramaticales, y confundiendo género gramatical con sexo (debido a activismo político y a prejuicios) no entendiendo que el femenino no viene determinado por la terminación (en -a por ejemplo). 

Por ejemplo "A un hombre muy feo se le puede llamar la bestia y a una mujer muy guapa, el prodigio, y la bestia y el prodigio de la naturaleza se quieren muestra un género feminino y masculino para hablar de un hombre y una mujer respectivamente. 
Y lo mismo con la estupidez de que el femenino tenga que acabar en -a, como juez y jueza cuando juez se refiere a ambos sexos, de la misma manera que policía se refiere a ambos sexos. ¿Por qué no se cambia en esta histeria del igualitarismo policío por policía para referirse a los hombres? O periodista y periodisto y así con cientos de ejemplos. 
Pero nuevamente, la política y todos los lobbies que le rodean para obtener beneficios y privilegios viviendo del dinero del ciudadano (empezando por cobrar y despilfarrar por estupideces sin valor ni sentido del que viven muchos a costa de hacer perder el empleo a más y tratando de justificar el dinero público de vividores en la universidad que no va dirigida a la educación, que cada vez muestra peores niveles). 
Por lo que se hacen las cosas sin consultar ni hacer el mínimo caso a la norma y a expertos. Pues su objetivo es otro bien distinto, y el resultado es la creación de problemas donde no los hay y enfrentamiento y confrontación entre cualquier grupo. 
Cosas del marxismo cultural. 
Artículo de ABC: 
El calendario cambia al femenino el nombre de los meses
La Unidad de Igualdad de la Universidad de Granada ha editado para este 2017 un almanaque peculiar. El calendario, con vocación feminista, modifica la naturaleza de los nombres de los meses del año –en masculino genérico– y los presenta en femenino. «Enera, febrera, marza, abrila…». Y así hasta «diciembra».
Cada mes va acompañado de una imagen. Todas ellas son el resultado del certamen «Yes women can», en el que fueron seleccionadas una docena de fotografías para poder llevar a cabo el proyecto, llamado «Calendaria 2017», bajo la premisa de que «comenzar el año en femenino no es un error», sino «un acierto». El objetivo de esta propuesta es «dar respuesta a la desigualdad que vive en nuestra sociedad y a la violencia de género que ocasiona».
«El machismo ha presentado la realidad como una incógnita con el objeto de quitarle el significado a cada día, a cada mes, a todos los años», ha señalado el director del área feminista de la UGR, Miguel Lorente, quien ostentó el cargo de delegado del Gobierno en materia de igualdad durante el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero.
Según ha apuntado Lorente, «Calendaria 2017» sirve para que «nuestras miradas se detengan en todos los días que esperan, en todas las vidas que se van con el transcurso de un tiempo cómplice con la desigualdad y su violencia, para impedir que pasen los días sin que nada más pase», además de alterar el género de los meses con poética: «Mirar la realidad de otra forma es verla en igualdad y en paz… Mirarla cada día es hacerla verdad», han afiirmado desde la Unidad de Igualdad de la UGR en su nota de prensa.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario