martes, 31 de enero de 2017

#Sciencemarch define “la ciencia”: Dadnos vuestra pasta, os daremos nuestra política

Plazaeme expone otro barbarismo más del marxismo cultural, que se instala en todos los ámbitos de la sociedad. Por supuesto, también en la ciencia, donde el siguiente ejemplo esta tan asombroso como atroz. 
Pero es que vivir del dinero ajeno haciendo política y no ciencia real es muy jugoso...

Artículo de Desde el Exilio: 
Alguien definía la política actual como grupos organizados para extraer la pasta de la mayoría desorganizada. Los científicos, que no son precisamente los más tontos de la población, lo han comprendido muy bien …. y mejorado.
La Marcha por la Ciencia lucha por una ciencia con financiación y comunicación públicas como pilar de la libertad humana y la prosperidad. Estamos unidos como un grupo diverso, no partidista, para lograr una ciencia que persigue el bien común, y para que los líderes y gobiernos promulguen políticas  basadas en la evidencia y en el interés público.
the-debate-is-over
En la Marcha por la Ciencia estamos comprometidos a resaltar, solidarizarnos, y actuar como aliados de los científicos negros, latinos, asiáticos, isleños del Pacífico, indígenas, no-cristianos, mujeres,  discapacitados, pobres, gays, lesbianas, bisexuales, mariflores, transexuales, no-binarios, sin género, e intersexuales; así como de los defensores de la ciencia. Tenemos que trabajar para hacer la ciencia disponible para todos, y estimular a los individuos de todos los orígenes a proseguir carreras científicas, especialmente en posiciones y grados avanzados. Un grupo de científicos diverso produce una investigación crecientemente diversa, que amplía, refuerza y enriquece la indagación científica, y por tanto nuestra comprensión del mundo.
Los glaciares son iconos clave de cambio climático y cambio medioambiental global. Sin embargo, las relaciones entre género, ciencia, y los glaciares -especialmente relacionadas con cuestiones epistemológicas sobre la producción de conocimiento glaciológico- se mantienen subestudiadas. Este estudio propone un marco de glaciología feminista con cuatro componentes clave: (1) productores de conocimiento; (2) ciencia de género y conocimiento; (3) sistemas de dominación científica; y (4)  representaciones alternativas de los glaciares. Uniendo estudios feministas post-coloniales y ecología política feminista, el marco de glaciología feminista genera un análisis robusto de género, poder, y epistemologías en sistemas socio-económicos dinámicos, conduciendo por tanto a una ciencia más justa y equitativa y a interacciones hielo – humanos.
Sería muy comprensible que creas que esto es una parodia, pero no tienes mas que acudir a la fuente [–>][–>]. No se trata de una organización paralela y marginal del evento, sino de La Organización de la marcha propiamente dicha.
Todavía no soy capaz de comprender cómo lo ha logrado el gran payaso con sus bufonadas. Es un impresentable, pero empiezo a sospechar que es también un genio. Un par de provocaciones de lo más burras e infantiles al establishment científico, y consigue que la respuesta se convierta en el más groteso autorretrato de una panda de choriburus caraduras cuyo lugar de trabajo natural sería el zoológico …. dentro de las jaulasLa cage aux folles, claro.
Se lo han puesto a huevo. ¿Si los científicos se van a dedicar a pilar de la libertad, la prosperidad y el bien común; y a promulgar la diversidad de “orígenes” pero no de pensamiento (the debate is over); para qué diablos hacen falta científicos? Con Bibiana Aído ya nos vale. Imagina, además, una política basada en la evidencia, donde la evidencia no es empírica sino la gimnasia del castillo de naipes de los modelos climáticos.
Todo esto es muy divertido, pero en realidad es un problema. Porque hasta el momento Trump es el único que se ha mostrado capaz de parar los pies y desenmascarar al kindergarten. Pero eso no hace de Trump alguien serio ni de un mínimo de confianza. Al contrario, ha tenido que ser un payaso integral el que pueda enfrentarse al grotesco tinglado de la carrera de víctimas e identidades. Pero está por demostrar que los payasos puedan hacer algo de fuste, más allá de la muy sana carcajada. No suelen.
Fuentes:
March of Science:
La Plaza:
Mark Carey

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario