domingo, 16 de diciembre de 2018

Esperpéntica declaración de una diputada de Podemos atacando la presunción de inocencia

Elentir expone y analiza la esperpéntica declaración (donde nunca falta la demagogia y el subterfugio de buenas palabras para venderlas bien) de una diputada de Podemos atacando la presunción de inocencia y tratando convertir un Estado de Derecho en un Estado totalitario, que llevaría al peor de los escenarios en nombre de una falsa igualdad. 
Artículo de Contando Estrelas: 
La ignorancia, o peor aún, el desprecio de algunos políticos hacia las nociones jurídicas más básicas están llegando a extremos realmente surrealistas, como el protagonizado hoy por Ione Belarra.
La majadería de Podemos: quiere que sea el acusado el que pruebe su inocencia
Esta diputada de Podemos por Navarra ha hecho la siguiente declaración sobre las violaciones: “A las mujeres se nos exige que demostremos que nos han violado”. No me invento nada. Ella misma ha publicado el vídeo de esa declaración en su cuenta de Twitter:

Por lo que parece, esta diputada nunca se ha leído la Declaración Universal de los Derechos Humanos, cuyo Artículo 11 afirma:
Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en juicio público en el que se le hayan asegurado todas las garantías necesarias para su defensa”.
Tampoco parece haber leído la Constitución Española, que dice lo siguiente en su Artículo 24:
“Asimismo, todos tienen derecho al Juez ordinario predeterminado por la ley, a la defensa y a la asistencia de letrado, a ser informados de la acusación formulada contra ellos, a un proceso público sin dilaciones indebidas y con todas las garantías, a utilizar los medios de prueba pertinentes para su defensa, a no declarar contra sí mismos, a no confesarse culpables y a la presunción de inocencia.
Lo que esta diputada viene a decir es que cuando alguien acusa a otra persona de un delito no ha de probar su acusación, de lo que se deduce que es el acusado el que tiene que probar que es inocente. Este planteamiento es algo propio de totalitarios, pues sobre esa premisa se podría condenar y encarcelar a cualquiera sin pruebas ni indicios, sólo con una acusación, sea verdadera o falsa.
La presunción de inocencia nos protege a todos de los desaprensivos
Somos muchos los que hemos sido víctimas de delitos y nos hemos visto obligados a probar los hechos ante la Policía o en un Juzgado, como es lógico. Y a menudo sin éxito, porque no siempre es fácil dar con los delincuentes ni probar lo que han hecho. Una violación es un hecho de por sí complejo de demostrar, a menos que haya testigos y/o que la persona violada muestre claros signos de violencia, pues de lo contrario el peso de la prueba estriba sobre el hecho de si hubo consentimiento o no. Por eso los jueces tienen que hacer indagaciones que no siempre son agradables para la denunciante, al tener que detallar cómo ocurrieron los hechos para determinar si se dio ese consentimiento. Si el ser humano fuese bueno por naturaleza y jamás mintiese no harían falta estas cosas. Pero vivimos en el mundo real, no en los mundos de Yupi, y la gente miente y hace denuncias falsas. Por eso existe la presunción de inocencia: para protegernos a todos de los mentirosos desaprensivos, tanto hombres como mujeres.
Podemos quiere liquidar ese derecho para incendiar la convivencia
No sé si esta señora se ha dado cuenta de la majadería que sugiere. La alternativa que propone Ione Belarra es que ante la duda haya violación, sin indicios ni pruebas; que haya que acreditar un “sí” -¿cómo, ante un notario?- para no ir a prisión. Esto es un atropello a los derechos y libertades fundamentales, y un absoluto sinsentido en lo que respecta a las relaciones sexuales. ¿Qué pretende Podemos, que haya que cubrir un impreso oficial ante un notario o fedatario antes de acostarse con alguien? Por supuesto, no es que los dirigentes de Podemos sean unos estúpidos carentes de sentido común (aunque tampoco lo descarto). Si se atreven a atacar un derecho tan básico es porque están empeñados en incendiar la convivencia, provocando una guerra de sexos, y porque son partidarios de la perversa tesis de que el fin justifica los medios.
Podemos es un partido de ultraizquierda, cuyos dirigentes proceden en gran medida de las filas comunistas. Incapaz de convencer a las masas con su antiguo discurso en Occidente, donde se consolidó una amplia clase media, el marxismo pasó de promover la lucha de clases -según la cual el mundo se dividía en proletarios oprimidos y burgueses opresores- a promover la lucha de sexos, según la cual las mujeres están oprimidas por los hombres. E igual que el marxismo justificó la supresión de los derechos humanos más básicos en las dictaduras comunistas, ahora quiere imponernos a todos ese disparatado dogma ideológico incluso a costa de dejar a los hombres sin presunción de inocencia. Pues va a ser que no. Esto no es una lucha entre hombres y mujeres. Lo que está pasando es una lucha entre totalitarios que no respetan la presunción de inocencia y demócratas que no estamos dispuestos a verla pisoteada.
(Foto: Podemos Navarra)

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear