jueves, 25 de abril de 2019

“Los riesgos para las acciones no han desaparecido”, advierte un gurú de los mercados

Carlos Montero recoge el análisis de Nouriel Roubini sobre los riesgos que se ciernen sobre la evolución de las acciones, pese al optimismo actual. 

Los mercados financieros tienden a experimentar ciclos maníaco-depresivos, y esto ha sido especialmente cierto en los últimos años. Durante la época en la que los inversores toman riesgos, los inversores, impulsados por los "espíritus animales", producen mercados alcistas, espumosos y, a veces, burbujas en toda regla que, al final, acaban con una reacción exagerada ante algún impacto negativo al volverse demasiado pesimistas forzando una corrección o un mercado bajista.
Mientras que los precios las acciones mundiales subieron sensiblemente en 2017, los mercados empezaron a tambalearse en 2018 y se deprimieron en el último trimestre del año. Esta reducción del riesgo reflejó las preocupaciones sobre una recesión global, las tensiones comerciales chino-estadounidenses y las señales de la Reserva Federal de que continuaría elevando las tasas de interés y persiguiendo un ajuste cuantitativo, dice Nouriel Roubini el famoso economista estadounidense.

Pero desde el pasado mes de enero, los mercados se han recuperado, tanto que algunos gestores de alto nivel ahora prevén una subida en vertical (lo opuesto a un colapso).

Se podría argumentar que todavía queda una subida que durará hasta finales de año.

Para empezar, el crecimiento se está estabilizando en China, debido a otra ronda de estímulos macroeconómicos, que alivian los temores de un aterrizaje duro. Y los Estados Unidos y China pronto podrían llegar a un acuerdo para evitar que la guerra comercial en curso se intensifique.

Al mismo tiempo, se espera que el crecimiento global y de EE.UU. se fortalezca un poco en la segunda mitad del año, y se haya evitado un "Brexit duro", con la Unión Europea extendiendo el plazo para la salida del Reino Unido a octubre. En cuanto a las perspectivas de la eurozona, mucho dependerá de Alemania, donde el crecimiento podría recuperarse a medida que se desvanezcan los vientos en contra globales.

Además, los bancos centrales, particularmente la Reserva Federal, se han vuelto súper-dóciles nuevamente, y esto parece haber revertido el endurecimiento de las condiciones financieras que produjeron la caída de los mercados a finales de 2018.

Y en el frente político, las posibilidades de un impeachment han disminuido considerablemente con la publicación del informe Mueller, que retira al presidente Donald Trump los cargos de conspiración criminal (aunque no es determinante en la cuestión de la obstrucción de la justicia). Ahora que la investigación de Rusia ha terminado, Trump puede evitar emitir declaraciones desestabilizadoras (o tweets) que podrían afectar el mercado de valores, dado que es un punto de referencia clave por el cual juzga su propio éxito.

Finalmente, en un ciclo de retroalimentación positiva, los mercados más fuertes impulsan el crecimiento económico, lo que a su vez puede elevar a los mercados.

Pero todavía hay riesgos, según Roubini.

1) La relación precio/beneficios (PER) es alta en muchos mercados, especialmente en las acciones de los Estados Unidos, lo que significa que incluso un choque negativo moderado podría provocar una corrección.

2) Existen mayores riesgos asociados con la escala y la composición de la deuda del sector corporativo de los EE.UU., debido a la prevalencia de préstamos apalancados, bonos basura de alto rendimiento y empresas “caídas” cuyos bonos se han rebajado de grado de inversión a estado de casi basura. Además, el sector inmobiliario comercial está tiene mucha sobrecapacidad.

En este contexto, cualquier señal de una desaceleración del crecimiento podría llevar a un aumento repentino en el coste del capital para las empresas altamente apalancadas, no solo en los Estados Unidos, sino también en los mercados emergentes, donde una parte significativa de la deuda está denominada en dólares.

3) Suponiendo que el crecimiento económico de los EE.UU. se mantenga, es probable que las expectativas del mercado de una mayor dependencia de la Fed resulten infundadas. Por lo tanto, una decisión de la Fed de no recortar las tasas podría ser una sorpresa, lo que provocaría una corrección de las acciones.

4) Las esperanzas de una resolución de la guerra comercial chino-estadounidense también pueden estar mal valoradas. Incluso con un acuerdo, el conflicto podría volver a escalarse si cualquiera de las partes sospecha que la otra no cumple.

5) El crecimiento europeo es muy frágil y podría verse obstaculizado por cualquiera de una serie de acontecimientos, desde una gran subida de los partidos populistas en las próximas elecciones al Parlamento Europeo hasta una crisis política o económica en Italia.

6) Muchas economías de mercados emergentes también están muy expuestas a riesgos políticos y políticos. Estos incluyen (de menos a más frágiles): México, Brasil, Argentina, Turquía, Irán y Venezuela. Y la última ronda de estímulo de China ha llevado a su sector corporativo ya endeudado con aún más riesgo financiero, y puede que ni siquiera sea suficiente para elevar su tasa de crecimiento.

7) Trump puede reaccionar al informe Mueller con mucho entusiasmo, no con prudencia. Con miras a las elecciones presidenciales de 2020, podría redoblar sus peleas con los demócratas, lanzar nuevas salvas en la guerra comercial, acosar a la Fed, o precipitar otro cierre de gobierno.

8) Todavía estamos en un mundo de bajo crecimiento potencial, sostenido por una alta deuda pública y privada, una creciente desigualdad y un mayor riesgo geopolítico. La reacción populista generalizada contra la globalización, el comercio, la migración y la tecnología tendrá un impacto negativo en el crecimiento y los mercados.

Por lo tanto, si bien la última historia de amor de los inversores con los mercados de acciones puede continuar este año, seguirá siendo una relación voluble. Cualquier decepción podría desencadenar otra huida de los inversores de los activos de riesgo y, posiblemente, una fuerte corrección del mercado. La pregunta no es si sucederá, sino cuándo.

fuentes: Nouriel Roubini (project syndicate)

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Twittear