domingo, 6 de septiembre de 2015

Incongruencias e hipocresías varias sobre la pobreza en el mundo, la solidaridad, las migraciones y el tema de los refugiados de Siria

Pongamos de manifiesto ante las reacciones expuestas y publicadas por muchos (políticos y no políticos) sobre la cuestión de los refugiados de Siria, la enorme incongruencia que se muestra o bien la manifiesta hipocresía que sale a relucir.

Resumiré algunas de las mismas:


-Criticar las desigualdades sociales o de renta y abogar por dar oportunidades a las personas para que salgan de una situación mala, pero estar en contra de las migraciones, y de impedir así a otras personas el ganarse la vida de la mejor manera posible.

-Pero a su vez, estar a favor de la eliminación de barreras a la inmigración, permitiendo así que las personas puedan buscar la manera de salir adelante (obtener trabajo, huir de guerras, mejorar su situación previa, reunirse con su familia, huir de infiernos fiscales...), y estar a favor del Estado del bienestar, pues ambos son incompatibles. Pues dicha situación lleva al colapso del sistema y a la inviabilidad absoluta, creando un efecto llamada artificial e inviable, creando odios y enfrentamientos entre distintos grupos, creando xenofobia y lucha de intereses entre grupos (autóctonos y no), creando desigualdades legales (beneficiados y perjudicados), creando discriminaciones entre unos grupos y otros (receptores de ayudas y contribuyentes de las mismas, o receptores por pertenecer a tal o cual grupo por el mero hecho de ser de tal o cual grupo)...Por eso, dichos sistemas solo permiten cupos.

Una situación que manifiesta el desastre al que está abocado el sistema actual (el mal llamado estado del bienestar), y que impide el surgimiento de una verdadera sociedad del bienestar.

-Criticar la pobreza en el mundo y de la desigualdad entre regiones del mundo, pero estar a favor de políticas proteccionistas y arancelarias (impuestos a las importaciones, subvenciones a las exportaciones y a productores nacionales, establecimiento de precios mínimos...), que discriminan arbitrariamente a unos sobre otros, que otorgan beneficios injustos a élites en perjuicio de los productores más eficientes y en contra del conjunto de consumidores y contribuyentes, incrementando el coste de la vida, dificultando la salida de la pobreza (las exportaciones y la producción) en países pobres y fomentando crisis migratorias, dificultando la disposición y empleo de herramientas para mejorar la vida en dichos países y de salir adelante.

Y en este sentido merece especial atención las tan elevadas como dañinas ayudas a la agricultura europeo vía impuestos, la denominada PAC, que suponen cerca del 40% de los presupuestos de la UE, e implican en primer lugar una muy desigualitaria distribución de la subvención (donde se benefician principalmente los grandes terratenientes), y unas gravísimas consecuencias tanto a los países de origen, al aumentar artificialmente los precios de los productos, los impuestos a los ciudadanos, premiar la ineficiencia e improductividad, crear efecto llamada inflando la oferta, dilapidar ingentes recursos no empleándose en donde realmente son demandados y hacen falta, aumentando la oferta artificialmente provocando una mala asignación de recursos y perjudicando al resto de sectores indirectamente...
Pero muy especialmente pues son los que más difícil tienen la situación, a los países pobres (subdesarrollados o en vías de desarrollo del mundo), impidiendo que estos países puedan exportar a Europa sus recursos o incluso prohibiendo la venta de sus productos.

Y es que precisamente es la economía básica y agrícola, la vía de crecimiento y subsistencia de estas personas y países, pues a falta de capital, instituciones seguras, tecnología y ahorro es su medio para ir creciendo económicamente y obtener con dichas ventas el capital necesario para mejorar su nivel de vida y un creciente bienestar. Medidas de este tipo solo supone un freno a la reducción de la pobreza extrema y a que salgan por sus propios medios de dicha situación.

Defender ambas cosas es de hipócritas o de ignorantes, pero luego eso sí colgar en las redes sociales frases y logotipos biensonantes y políticamente correctas.

-Criticar la situación de los inmigrantes, el trabajo en negro, querer que salgan adelante, pero defender crecientes impuestos y masivas regulaciones laborales o la imposición de crecientes salarios mínimos, que perjudica en mayor medida a los trabajadores menos productivos y formados, entre ellos, como no puede ser de otra manera los inmigrantes (o los jóvenes). Impidiendo así, que encuentren trabajo, que tengan poder adquisitivo y salgan adelante o provocar de esta manera que tengan que trabajar en negro para subsistir (huyendo de masivos impuestos y perniciosas regulaciones que impiden rentabilizar un trabajo), provocando así desigualdades, discriminaciones y confrontaciones con los que trabajan en A.

-Criticar la pobreza en el mundo y de la desigualdad entre regiones del mundo, pero estar en contra de la globalización y el comercio internacional, fuente de oportunidades para miles de millones de personas de todo el mundo para salir de la pobreza, participar en la división internacional del trabajo, aumentando así su capacidad productiva, la eficiencia y productividad, aprovecharse de las ventajas comparativas y de millones y millones de productos-tecnología e innovación-capital (humano y económico)-financiación, que permiten disparar gracias a las economías de escala y la cooperación, el bienestar en la sociedad (de TODA la sociedad), sin dejar tirado a nadie en el mundo, por las muchas barreras que se crean para defender intereses o beneficios particulares y no globales. Estar en contra de la globalización y a favor de la salida de la pobreza a la vez es de ignorantes o de hipócritas. Estar en contra de la globalización y a favor de la cooperación libre entre las personas es de hipócritas o de ignorantes. Estar en contra de la globalización y a favor del desarrollo económico y social es de hipócritas o de ignorantes. Estar en contra de la globalización y a favor de las ayudas a personas necesitadas es de hipócritas o de ignorantes. Estar en contra de la globalización y en contra de la guerra es de hipócritas o ignorantes. Estar en contra de la globalización y a favor de la difusión de la cultura es de hipócritas o ignorantes. Estar en contra de la globalización y a favor de la solidaridad es de hipócritas o ignorantes. Estar en contra de la globalización y a favor de las reducciones de las diferencias entre los países ricos y pobres es de hipócritas o de ignorantes, y así podríamos seguir.

-No erradicar todas estas medidas que impiden el desarrollo libre de la gente y países, pero exigir ayuda gubernamental (y coactiva) y distribución de renta de países ricos a pobres, incluyendo a regímenes tiránicos, con las consecuencias perversas que tienen estas nuevas medidas (creación de lobbies y grupos de interés para absorber gran parte de estas rentas destinando solo una minúscula parte al fin originario, incentivos a no crecer ni desarrollarse por parte de los gobiernos a los que llega la ayuda, para seguir recibiendo cuantías crecientes por su mala situación de la que se aprovechan las élites extractivas del país, ingentes sumas a países antidemocráticos o altamente corruptos que se quedan dichas cuantías en gran proporción enriqueciéndose ellos y no llegando al pueblo, fomento de intereses empresariales-políticos de los países de origen que se aprovechan del dinero del contribuyente para hacer negocio a cambio de la ayuda en los países receptores, fomento de la corrupción política aprovechándose de los recursos del contribuyente en los países de origen, desincentivo a los países receptores a hacer las cosas bien y mejorar su productividad y competencia al obtener recursos de la nada, y en consecuencia destruir o establecer barreras al crecimiento y a la competencia libre en los países receptores...

Y esto como no podía ser de otra manera, es apoyado por todos los partidos con representación política por intereses partidistas y electorales, mientras que van pregonando a su vez su compromiso por la igualdad, su crítica a los privilegios que se otorgan a otros (y a los ricos), su compromiso con la pobreza en el mundo y blablablá. Palabras vacías de cara a la galería lanzadas desde la comodidad de un sillón en un país rico, mientras defienden las causas que dificultan la salida de la pobreza de los necesitados y promueve la desigualdad entre los ciudadanos del mundo, la corrupción y la extracción de rentas del bolsillo del ciudadano común.

HIPOCRESIA, INCOHERENCIA, IGNORANCIA e INMORALIDAD

Y más referido al tema de Siria,

 -Exigir una intervención contra el ISIS para acabar con la guerra civil en Siria y la emigración sin fin de sus ciudadanos intentando huir de un país en guerra. Pero a la vez, criticar la intervención de las potencias occidentales en dicha región, cuyo fin era también evitar las constantes agresiones contra los derechos humanos que estaba provocando el despiadado régimen de Al-Assad (masacrando a civiles y empleando armas químicas), y que el veto ruso impidió dicha intervención, pues el régimen sirio es su aliado.

-Criticar a Occidente de asesina o inmoral por la situación de Siria y no decir ni mu del verdadero responsable de la situación de los civiles en Siria y del flujo de refugiados: El régimen en el poder de al-Assad, que sostiene campañas de ataques contra la población civil desde la primavera árabe ante las protestas contra dicho régimen, y el Estado Islámico, quién aún es una peor alternativa y está llevando a cabo auténticas barbaridades contra la sociedad civil.

-O criticar a Europa o EEUU mientras se apoya al régimen sirio de al-Assad y a Rusia, China o Irán, aliadas y proveedoras de armas, cuando el papel de Occidente en esta caso ha sido prácticamente nulo.

-O defender las intervenciones de potencias en el extranjero pero no las de otras, en función de quien me cae bien (defendiendo políticas imperialistas y mercantilistas de unos pero no de otros) o defender la democracia y la soberanía nacional e intentar imponerla a la fuerza porque se supone que es buena, sin considerar las consecuencias de dichas actuaciones, y que llevan a crecientes intervenciones y excusas y argumentos para fomentar nacionalismos y odios.

-Echarse las manos a la cabeza ahora, cuando se ve una foto en internet, cuando se llevan cuatro años de guerra civil y cientos de miles de muertos (incluyendo por supuesto a niños) en dicho país de las maneras más repugnantes...




Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario