jueves, 24 de septiembre de 2015

¿Trabajos verdes?

George Reisman analiza la propuesta de estimular la economía con la creación artificial de empleos "verdes" ironizando hacia donde se podría ir si ese es el objetivo. 

Artículo de Mises Hispano: 
El presidente Obama ha propuesto combinar los estímulos para promover el empleo con la lucha contra el supuesto calentamiento global producido por el hombre, que supuestamente deriva principalmente de la quema de combustibles fósiles. Cientos de miles, si no millones, de nuevos empleos supuestamente se crearán reemplazando la energía de los combustibles fósiles por la energía de los molinos de viento y los paneles solares. Se crearán en la construcción de los molinos de viento y la producción e instalación de los paneles solares, y también en la construcción de una nueva red que transporte toda la electricidad que se supone que se generará.
Un problema bastante grave, que parece haber sido en buena parte ignorado por los que reclaman apresurarse a construir molinos de viento y paneles solares, es el hecho de que el viento no sopla siempre, ni tampoco el sol brilla siempre. Y aún no hay un método económico a gran escala para almacenar electricidad para su uso posterior. Esto parecería implicar una necesidad de mantener el sistema actual de producción de energía junto al nuevo sistema que se basaría en el viento y el sol, o sino acostumbrarse a periodos extendidos sin energía.
¿O se trata de que este problema se considere una oportunidad para aumentos mayores en el empleo en relación con la energía eólica y solar? Podrían lograrse si todas aquellas veces en las que no sopla el viento o el sol no brilla, se usaran seres humanos para hacer girar manivelas generadoras revestidas de cobre, de forma similar a girar una piedra en un molino de harina, solo que con la presencia de imanes alrededor, de forma que se pudieran producir electricidad mediante la rotación. (No sé cuánta electricidad, si se produce alguno, podría producirse realmente de esta manera. Pero proporcionaría al menos la apariencia de empleo en el intento, que es todo lo que logran muchos otros programas de “estímulo”).
De hecho, avanzar en los objetivos del ecologismo puede crear un número prácticamente ilimitado de empleos. Los grandes camiones y sus emisiones “contaminantes” podrían eliminarse reemplazándolos con porteadores humanos que llevarían la carga a sus espaldas. Los barcos transoceánicos y sus emisiones podrían eliminarse reemplazando sus “sucias maquinarias” con la labor limpia de bancos de remeros. (Las velas serían también un sustitutivo, pero no pueden compararse con los remeros en lo que se refiere al número de trabajadores necesarios). Los automóviles y sus emisiones podrían ser reemplazados por sillas de manos y equipos de porteadores de literas.
Y no si no bastara con eso, pensad en los trabajos que podrían crearse haciendo que el carbón en la tierra fuera completamente seguro. Actualmente hay quejas por la liberación de trazas de mercurio, arsénico y otros metales pesados por la acumulación sobre el terreno de residuos del carbón. Pero esos metales se encuentran también en depósitos subterráneos de carbón dados por la naturaleza y podrían no aparecer en los residuos si no hubieran estado presentes en el carbón subterráneo. Aunque quizá sea una amenaza menor para la salud humana mientras estén atrapados en el carbón subterráneo, indudablemente representan alguna amenaza, aunque solo se al nivel de partes por miles de millones o partes de billones.
Como uno nunca puede estar demasiado seguro, se esto se deduce que si la creación de empleo es el objetivo, puede realizarse un alegato ecologista para extraer todos los depósitos conocidos de carbón y luego, en lugar de usar dicho carbón para propósitos tan “destructivos” ecológicamente como producir electricidad o calentar hogares, simplemente lo volverlo a enterrar. Pero esta vez en repositorios preparados de forma que prevengan cualquier posible filtrado de metales pesados en el entorno.
Y finalmente, pensad en todos los trabajos que podría generar un programa de “administración” medioambiental. Así, cada parte del desierto, cada formación rocosa, cada mata de hierba y cada tocón de árbol podría tener asignado unos o más “administradores” cuyo trabajo sería cuidar de ellos, protegerlos y “conservarlos para las generaciones futuras”. Para llevar a cabo este valioso trabajo, podría haber todo un ejército de “administradores”. Podrían vestirse con uniformes especiales mostrando diversos rangos y condecoraciones, todos ganados al “servicio del medio ambiente” y la defensa de la naturaleza y sus recursos frente a los humanos.
De hecho, una vez que lo pensamos, nada más fácil que pensar en cosas que requerirían el uso de trabajo prácticamente ilimitado para conseguir un resultado prácticamente cero. Esa es la naturaleza de todos los programas de creación de empleo. Esa es la naturaleza del ecologismo. Ese es el pensamiento que sería la vía para la recuperación económica para la mayor parte del establishment intelectual actual.

Posdata

Quiero señalar que mi libro Capitalism: A Treatise on Economics proporciona un mayor tratamiento en profundidad de material sustantivo explicado en este artículo y de prácticamente todos los aspectos relacionados de la economía. Cabe resaltar aquí el hecho de que el Capítulo 3 de este libro es una crítica integral del ecologismo. A la crítica se añade una demostración positiva del hecho de que bajo el capitalismo y su libertad económica, la oferta de recursos natural económicamente utilizables y accesibles es capaz de continuar aumentando más al expandir el hombre su conocimiento y poder físico sobre la naturaleza. También añade una demostración de que dicho aumento en el conocimiento y el poder del hombre sirve al mismo tiempo para mejorar progresivamente su entorno, entendido como lo que le rodea físicamente, derivando su valor de su contribución a la vida y el bienestar humanos. Además, el Capítulo 13 de Capitalism ofrece una crítica de todas las variantes de la idea de que un problema de la vida económica es la creación de empleo en lugar de riqueza.

Publicado originalmente el 22 de abril de 2009. Traducido del inglés por Mariano Bas Uribe. El artículo original se encuentra aquí.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario