sábado, 1 de octubre de 2016

Mitología política

Larken Rose expone y refuta brevemente siete mitos políticos y sobre el gobierno en esta primera parte, que nos enseñaron a creer y repetir. 
Artículo del Instituto Mises:
ugjkbcc
Parte I 
He aquí algunos de los mitos comunes sobre política y gobierno que nos enseñaron a creer y repetir. A cada uno lo acompaña su refutación.
Mito #1: “Gobierno representativo”
Refutación: Alguien que de verdad te representara (que actuara en tu nombre) sólo tendría derecho a hacer aquello que tú tienes derecho a hacer. Quienes están en el “gobierno” dicen tener derecho a hacer un sinfín de cosas que tú no tienes derecho a hacer, sosteniendo al mismo tiempo (extrañamente) que fuiste tú quien les otorgó esos derechos. Asimismo, es obvio que alguien que te representara de verdad no tendría derecho a mandarte y exigirte tu dinero bajo amenaza de enjaularte si desobedeces o resistes, un derecho que nuestros gobernantes dicen tener.
Mito #2: “Consentimiento de los gobernados”
Refutación: “Consentir” significa estar de acuerdo voluntariamente en algo. “Gobernar” significa controlar coercitivamente. Ambos son mutuamente excluyentes. Por lo tanto, la expresión “consentimiento de los gobernados” es tan absurda como “esclavo voluntario”. Además, es obvio que ninguna otra persona puede “consentir” en tu nombre a tu esclavización. Si tú, individual y libremente, no has expresado de forma concreta tu acuerdo en algo, entonces no has dado tu consentimiento.
mzqvmh0Mito #3: “Votar implica consentir”
Refutación: Tener la opción de escoger qué individuo o banda te va a extorsionar y dominar por la fuerza (sin que puedas votar “ninguno de los anteriores”) no implica que seas libre ni implica que estés de acuerdo en que te roben y controlen.
Mito #4: “Nosotros les otorgamos su poder”
Refutación: No existe ningún ritual o documento mediante el cual unas personas, por muchas que sean, puedan delegar en otras personas derechos que ninguna de ellas jamás ha poseído. Por ejemplo, diez personas que carecen del derecho a cometer un asesinato no pueden conferirle ese derecho a ninguna otra persona. Por lo tanto, si los gobernantes tuvieran derechos de los que nosotros carecemos, es obvio que esos derechos no derivarían de nosotros.
Mito #5: “Democracia es libertad”
Refutación: Las violaciones en grupo son democracia en acción: la mayoría impone su voluntad por la fuerza a la minoría. Incluso aunque los resultados electorales representaran realmente los deseos de la mayoría (que no es así), la democracia seguiría siendo inherentemente violenta, inmoral e ilegítima. En política las votaciones siempre consisten en que una mayoría imponga por la fuerza su voluntad a una minoría. Y aun cuando ello preservara la libertad de la mayoría (que nunca es así), la minoría seguiría siendo privada de su libertad.
xil375g-1Mito #6: “Las repúblicas constitucionales son buenas”
Refutación: la Unión Soviética, la China comunista, Corea del Norte y la República de Weimar (que dio lugar a la Alemania nazi) fueron o son repúblicas constitucionales y democráticas, cada una con su propia “declaración de derechos” (las constituciones de todas ellas son fáciles de encontrar en internet). Las repúblicas constitucionales democráticas han sido las instituciones más destructivas y asesinas de la historia de la humanidad.
Mito #7: “El gobierno está a nuestro servicio”
Refutación: Si hay un grupo de personas que te dicen lo que tienes que hacer, te exigen tu dinero y te hacen daño si no obedeces (y eso es lo que es y hace siempre el “gobierno”), entonces esas personas no son tus siervos sino tus amos.

(Artículo original inglés aquí), traducido por Francesc Garcia-Gonzalo

Artículos Relacionados por categorias


1 comentario:

  1. Gran artículo.Mucha gente debería saber como funciona en realidad la política.

    ResponderEliminar