martes, 3 de enero de 2017

La ultraizquierda contra la Toma de Granada: una mezcolanza de hispanofobia e islamofilia

Elentir muestra la hispanofobia e islamofilia de la ultraizquierda española, con diversos ejemplos patéticos de las Juventudes Comunistas y de Pablo Iglesias (Podemos). 

Artículo de Contando Estrelas:
Ayer se celebró el 525 aniversario de la Toma de Granada, un hecho ocurrido en 1492 y con el que se culminaron ocho siglos de Reconquista cristiana contra la invasión musulmana de España.
Comunistas se inventan un ‘genocidio’ afirmando datos falsos
Como viene siendo habitual, la ultraizquierda no perdió la oportunidad de denostar un hecho glorioso de nuestra historia, a menudo demostrando su más absoluta ignorancia al respecto. Veamos un ejemplo, concretamente un tuiteo de las Juventudes Comunistas de Granada:
Estos indocumentados parecen desconocer que decenas de miles de moriscos granadinos siguieron viviendo en su antiguo reino, conservando su religión y costumbres. De hecho, 85 años después iniciaron una rebelión muy violenta en las Alpujarras, cuando la Corona pretendió -cansada ya de que la persuasión no tuviese frutos- prohibir, por ejemplo, que las mujeres musulmanas siguiesen siendo obligadas a cubrirse el rostro. Tal vez los cachorros comunistas no citan aquellos hechos porque durante esa rebelión los moriscos cometieron toda clase de atrocidades contra los cristianos. Y es que cuando las atrocidades tienen por víctimas a cristianos -como ya nos han demostrado con la persecución de hermanos nuestros a manos del ISIS- a nuestra ultraizquierda le importa un pimiento.
Critican la Toma de Granada y justo después celebran un genocidio comunista
De hecho, hace unos días esa misma cuenta decía sobre la Toma de Granada que “los genocidios no se celebran”. Hace falta ser muy ignorante para llamar “genocidio” a aquel hecho que, como ya he señalado, no supuso la eliminación de la población musulmana de Granada.
Lo más grotesco es que justo después de este tuiteo, la UJCE de Granada retuiteó este otro de la UJCE de Andalucía celebrando el comienzo del genocidio comunista soviético:
¿La violación en masa de mujeres por los soviéticos sí se puede celebrar?
En 2014 la UJCE de Granada celebraba la “gloriosa liberación de Berlín por el Ejército Rojo”, una curiosa “liberación” que se hizo mediante la violación masiva de mujeres berlinesas a manos de los ocupantes soviéticos y que culminó, finalmente, con la instauración en la parte oriental de Alemania de una dictadura comunista que convirtió esa zona en una enorme prisión, en la que todo intento de fuga se castigaba con la muerte.
Es decir, que el mensaje no es que los genocidios no se celebran, sino que pueden celebrarse los genocidios comunistas, pero no las gestas históricas españolas aunque no fuesen ningún genocidio. Imaginemos lo que dirían esos fanáticos si los Reyes Católicos hubiesen rodeado el antiguo Reino de Granada de muros y alambradas, asesinando a todos los granadinos que intentasen huir de él. Imaginemos lo que dirían los comunistas si Isabel y Fernando hubiesen creado una red de campos de concentración como el Gulag, asesinando a más de un millón de personas por motivos políticos o religiosos y sometiendo al hambre hasta la muerte a entre 3,8 y 6 millones millones de personas, y eso en sólo seis años, como hizo Lenin durante su dictadura. Ya no quiero imaginar cómo sería el juicio histórico que hacen estos totalitarios si los Reyes Católicos hubiesen asesinado durante todo su reinado a tantos millones de personas como Stalin, Mao y otros dictadores comunistas. Es el colmo que un grupo comunista se invente genocidios para desprestigiar a España, mientras celebra genocidios que sí fueron reales.
Pablo Iglesias: Toma de Granada no, guillotina sí
En el capítulo de ataques de la ultraizquierda contra la Toma de Granada no podía faltar el más famoso presentador de HispanTV, televisión propiedad de la República Islámica de Irán:
El mismo Pablo Iglesias que ayer atacaba a Esperanza Aguirre por celebrar la Toma de Granada es el que hace cuatro años ensalzaba la guillotina como la “madre de la democracia”:
Con la guillotina el Terror Jacobino asesinó a más de 41.000 personas en sólo 11 meses por motivos políticos y religiosos. Hace falta ser muy fanático o un psicópata pata afirmar lo que dijo entonces el hoy líder de Podemos. Ahora imaginemos qué diría este tipo si los Reyes Católicos hubiesen hecho rodar las cabezas de 41.000 moriscos mediante ejecuciones en masa. Si hubiese sido así, ya no sólo es posible que al mandamás podemita le molestase que alguien ensalzase una victoria militar de Isabel y Fernando. Posiblemente, Pablo Iglesias estaría ya pidiendo que todo rastro arquitectónico de los Reyes Católicos fuese proscrito y borrado del mapa.
Comunistas e islamistas coinciden en su odio a España
Al final, todos los posicionamientos de la ultraizquierda sobre la historia de España se reducen a una misma cosa: la hispanofobia. La ultraizquierda odia a España porque la trayectoria histórica de nuestra Nación está estrechamente ligada a la Cristiandad. Ése fue el motor espiritual de la Reconquista y del posterior Descubrimiento, Conquista y Evangelización de América. Con sus errores y aciertos, ese fondo espiritual hizo de España lo que es y nos situó al margen del mundo islámico en el marco de la historia, con las enormes ventajas que eso ha supuesto para los españoles. Gracias a nuestras raíces cristianas, e igual que pasó en el resto de Europa, en España fue posible la consolidación de unas libertades que aún hoy siguen siendo inalcanzables en los países islámicos y en las dictaduras comunistas. Seguramente lo que más fastidia a la ultraizquierda es, precisamente, que nuestro legado cristiano fue lo que impidió también, en gran medida, que España se convirtiese en un satélite de la URSS de Stalin, instaurando aquí una dictadura que habría sido mucho peor que el franquismo, como de hecho lo fueron las dictaduras comunistas de la Europa oriental. Tal vez eso explica también la islamofilia de nuestra ultraizquierda: los comunistas tienen en común con los islamistas el haberse quedado con las ganas de someter a España. Dos buenos motivos para que los españoles nos sintamos orgullosos de nuestra Patria.
(Imagen: Cuatro ‘La rendición de Granada’ de Francisco Pradilla y Ortiz)

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario