domingo, 1 de noviembre de 2015

Ataques y débiles

Carlos Rodríguez Braun muestra uno de los repetidos disparates que se leen en prensa, mostrando un ejemplo en La Vanguardia, pero no en opinión, en información...

Artículo de Libre Mercado:

Leí este titular en La Vanguardia: "Ataque conservador a los más débiles". No correspondía a un editorial ni a un artículo de opinión. En páginas de información, firmaba un artículo Rafael Ramos, corresponsal en Londres, con una colección de topicazos que me recordaron la histeria del pensamiento único con Margaret Thatcher, a quien los políticamente correctos jamás perdonaron que ganara las elecciones con el voto mayoritario de los trabajadores, que supuestamente debían ser sus enemigos porque ella supuestamente los hostigaba con sus políticas liberales.

Desde el principio se manifiesta una aversión a los conservadores. De hecho, desde el título: rara vez habrá visto usted un titular en la línea de "ataque progresista a los más débiles", ¿verdad que no? Pero la derecha sí, los conservadores sí que odian a los débiles. Ramos los acusa de "cálculo electoral", algo que, como es obvio, sólo acometen los de derechas…

Se trataba de una idea de Cameron, que, como suele suceder con los conservadores, en ningún caso proponía grandes reducciones de la coacción estatal, pero sí planteaba el copago o la disminución de algunos capítulos del gasto público, como las subvenciones a la vivienda o las ayudas a los parados. A eso llamó el periodista "una redistribución del pastel para que los ricos se atiborren y los pobres pasen hambre". En serio. "Recortar –ya se sabe– a lo bestia y sin contemplaciones". En serio. Aseguró el periodista que los conservadores dejarán el Estado de Bienestar en “niveles de hace ochenta años, antes de que Gran Bretaña desafiara al nazismo en la Segunda Guerra Mundial. Ahora el peligro alemán es otro”. En serio.
Los malvados neoliberales no sólo empobrecen al pueblo, sino que además lo hacen gastar tontamente: "La idea es que los jubilados echen mano por adelantado de sus fondos de pensiones estatales y se pulan el dinero si quieren en un Ferrari, un yate… aunque luego se queden a dos velas". Típico del intervencionismo: la gente es boba, con lo cual no puede ser libre. De ahí la maldad de los conservadores, porque quieren ampliar la libertad de comercio: "Cuanto mayor sea la tentación, más gente caerá en ella".

La conclusión es: "La filosofía está clara: minimizar el Estado y su papel como agente igualitario de la redistribución de la riqueza, y paralelamente dar libertad a los ricos y a los afortunados que se ganan bien la vida o tienen una buena pensión para que dispongan del capital a su antojo. Ortodoxia neoliberal llevada hasta sus últimas consecuencias".

Todo este disparate, repito, en páginas de información, no de opinión. Y nos siguen contando el viejo camelo de que los hechos son sagrados y las opiniones libres…

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada