martes, 3 de noviembre de 2015

Políticos, empresarios y conseguidores: 30 años de corrupción en Cataluña

Pedro Calvo recorre "la alargada sombra de corrupción en el mundo político y empresarial catalán en los 30 últimos años", una espectacular red conectada de empresas familiares y políticos.
Artículo de El Confidencial:
El caso Palau golpeó por ser el primero y por poner en cuestión el orden establecido. El caso Pujol, en todas sus vertientes y todas sus ramificaciones, agitó la vida política y social catalana porque aludía a la persona que presidió la Generalitat entre 1980 y 2003, Jordi Pujol Soley, y a toda su familia. Y el caso 3% impactó porque destapó una tupida red de comisiones ilegales y disparó a la línea de flotación de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC). Los tres casos se han agolpado en los seis últimos años. Los tres siguen abiertos. Los tres comparten nombres, apellidos, empresas y hechos. Y los tres evidencian lo alargada que ha sido la sombra de la corrupción en el mundo político y empresarial catalán en los 30 últimos años. 
Esta maraña convive ahora en los tribunales y tiene tantos puntos en común que parece que todo es lo mismo. El caso Palau, iniciado en 2009, se está llevando en el juzgado de instrucción número 30 de Barcelona; el caso Pujol arranca en 2012 y por la variedad y amplitud de los asuntos investigados cuenta con cuatro ramificaciones y otros tantos jueces: José de la Mata y Santiago Pedraz, en la Audiencia Nacional, el juzgado de instrucción número 31 de Barcelona y el juzgado de instrucción número 9 de Barcelona, y el caso 3%, surgido de la denuncia que presentó en 2013 Monserrat Gasull, entonces concejala de ERC en Torredembarra, se está desarrollando en el juzgado de instrucción número 1 de El Vendrell. En todas estas causas y en todos esos juzgados, es donde ahora desfilan como imputados los hombres y los nombres que antes dirigían la vida política y empresarial catalana. 

De padres a hijos

Porque esa proliferación de causas está llena de conexiones. La primera data de mediados de los años setenta, cuando Jordi Pujol Soley y Carles Sumarroca Coixet participaron en la fundación de CDC. Desde entonces, los Pujol y los Sumarroca han estado conectados. Sus respectivas mujeres, Marta Ferrusola Lladós y Nuria Claverol Claverol, incluso fueron socias en la empresa Hidroplant. Y la siguiente generación, la de los hijos, los Pujol Ferrusola y los Sumarroca Claverol, también ha seguido vinculada.

Xavier Tauler. (EFE)
Xavier Tauler. (EFE)
Pero hay más conexiones. Como la de Jordi Pujol Ferrusola, el primogénito del expresidente de Cataluña, y la familia Cornadó, también próxima a CDC. Encabeza las vinculaciones el padre, Josep Cornadó Mateu, aunque en esos lazos desempeñó un papel determinante una persona de confianza de la familia Cornadó, Xavier Tauler, amigo íntimo Jordi Pujol Jr. En 2014, y al calor de las investigaciones puestas en marcha en 2013, Tauler admitió haber pagado 3,2 millones a Jordi Pujol Ferrusola por intermediar en determinadas operaciones. Otro amigo íntimo de Jordi Pujol Ferrusola es quien ha tomado el testigo al frente de los intereses de los Sumarroca, Carles Sumarroca Claverol.
El relato, sin embargo, no se limita a las personas. Lo que refuerza la red son las empresas de esas familias. Una de ellas es Teyco, de la familia Sumarroca, investigada desde el momento en que se recibió la denuncia por un aparcamiento construido en Torredembarra, y a partir de ahí vinculada con la Fundación Catalanista y Demócrata (CatDem), el 'think tank' de CDC, investigada a su vez por haber sido receptora de comisiones ilegales por parte de empresas y sospechosa de servir como 'caja b' de Convergència.

Las investigaciones estaban llegando tan lejos, que a finales de agosto Convergència reconoció haber recibido dinero de Teyco y otra sociedad de los Sumarroca, Bluegreen Village, aunque Teyco matizó también que no fueron comisiones, sino donaciones. Por el camino, varios de los Sumarroca, como Jordi Sumarroca Claverol, Joaquim Sumarroca Coixet y Susana Sumarroca Dachs, han sido detenidos en el transcurso de las investigaciones
Otra compañía señalada es Grupo Empresarial Copisa. Se trata de otra constructora, de la familia Cornadó, a la que también se vincula con el pago de comisiones. En julio de 2015, el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata manifestó su convencimiento de que Copisa había realizado "comisiones y pagos ilegales" a Jordi Pujol Jr. "o su entorno más próximo" para que sus empresas resultaran beneficiadas.
A su vez, Teyco y Copisa poseen a medias otra sociedad, la promotora inmobiliaria Neu 1500, que no se libra de los escándalos y las investigaciones, hasta el punto de que el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz vinculó los casos de corrupción de los Pujol y Gürtel a través de esta sociedad.  
Hay más sociedades conectadas. Sobresale otra: Natur System. Fundada en 1990 por José Valsells Montagut, proveniente de otra de las grandes familias empresariales catalanas, los Valsells, y por Daniel Osàcar Escrich, es otra de las sociedades que están claramente bajo el foco. No es para menos, porque lo tiene todo. Primero, porque los Valsells ya estaban siendo investigados dentro del caso Palau. Segundo, porque Osàcar se convirtió en tesorero de CDC en 2005. Tercero, porque Natur System se integró en el universo empresarial de los Cornadó y su sociedad principal, Auró 97, dentro de la cual también está Grupo Empresarial Copisa. Y cuarto, porque una vez que llegó a Auró, quedó bajo la influencia de Xavier Tauler.  
La lista es todavía más prolongada. Dentro de Auró 97 se cuenta hasta medio centenar de sociedades y también se sigue la pista de algunas como Promociones Club de Campo y Club de Ronda, Comapa Centre, Fotovoltaica Alta Operadora o Cedinsa.

El 'desfile' de octubre

Esta acumulación de conexiones, nombres y casos ha estallado definitivamente en una frenética actividad de registros, operaciones, detenciones e imputaciones en los 10 últimos días de octubre. Ha sido un desfile continuo que ha evidenciado lo lejos y lo profundo que ha llegado la corrupción en Cataluña en las tres últimas décadas. 
El juez De la Peña ha imputado a Josep Cornadó y Elvira Vidal. Días antes, su persona de confianza, Xavier Tauler, habia sido detenido en la tercera fase de la operación Petrum, que se desarrolla en torno a la trama del 3%. En esa oleada también fueron detenidos el actual tesorero de CDC, Andreu Viloca, yJosep Antoni Rosell, director general de la mayor licitadora de obra pública en Cataluña, Infraestructures.cat, así como los empresarios Jordi Soler, del Grupo Soler, o José Luis Romero, de la constructora Rogasa. 
En menos de una semana, a Petrum III le siguió otro despliegue, el de la operación Hades, centrado en el clan Pujol, pero que también se amplió a otras personas, como el vicepresidente del Barça, Carles Vilarrubí, o el presidente de Isolux, Luis Delso

Web de Natur System.
Web de Natur System.

Contener el contagio en Comsa

Pero las réplicas van más allá. Otra prueba del terremoto que la trama del 3% está causando en la vida empresarial catalana se está viviendo en Comsa Ente. Esta constructora, y las decenas de sociedades o participadas que cuelgan de ella, es fruto de la fusión que protagonizaron en 2009 otra sociedad de los Sumarroca, Emte, con la de la familia Miarnau, Comsa.
Ante las crecientes dificultades económicas y financieras que soporta la empresa, que en 2014 perdió 29,9 millones a los que su auditor, Deloitte, sumó otros 41 millones, y temiendo que el protagonismo de los Sumarroca en los casos judiciales perjudique más al negocio, los Miarnau, que controlan el 70% de la empresa, han tomado definitivamente las riendas del grupo en 2015 para intentar enderezar su marcha, y los Sumarroca, con el 30% restante del capital, han quedado en un segundo plano total. 
Jorge Miarnau es el presidente y sus hermanos Juan y José figuran como consejeros. La familia Miarnau controla el consejo a través de cuatro sociedades, Sheratan Management y TI 2009, ambas representadas por Jorge Miarnau; Deimos Inversión, representada por Juan Miarnau, y SEP Management, representada por José Miarnau. Los Sumarroca permanecen con tres puestos en el consejo a través de otras tantas sociedadades. Albert Sumarroca Claverol, el menos expuesto a los casos judiciales, representa a dos de ellas, Balmore Plus y Vilmar One, y la tercera, Fibex Blue,está representada por el abogado Josep Lluís Vilaseca Requena.
Carles y Jordi Sumarroca Claverol, que todavía firmaron como consejeros las cuentas de 2013, ya no figuran en el órgano de administración del grupo. Es lo que hay. En Cataluña, los tiempos y los apellidos ya no son lo que eran.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario