jueves, 13 de octubre de 2016

Así pudo ser la conquista de América si la hubiesen hecho quienes la ponen a caldo

Elentir pone de manifiesta la patética hipocresía y doble moral de algunos críticos radicales del día de la Hispanidad, mientras callan (e incluso alaban otros actos atroces, muchísimo más aún dado el muy diferente contexto histórico).


Artículo de Contando Estrelas:
Hace ya años que pienso que ser odiado por determinados personajes es un motivo de orgullo para cualquiera. Y desde luego, para España es un honor ser odiada por determinados individuos.
Una hispanofobia alimentada por las patrañas de la Leyenda Negra
Ayer la ultraizquierda y el separatismo vomitaron su hispanofobia en las redes sociales sin ninguna contención. La excusa es lo de menos. Hay que ser un perfecto indocumentado para tragarse hoy patrañas de la Leyenda Negra antiespañola, una serie de invenciones creadas como propaganda de guerra contra nuestra Nación, en unos casos, y en otros como un intento de desprestigiar la religión que ha sido y sigue siendo histórica y culturalmente la española por excelencia: el catolicismo.Si nos fiamos de algunos, lo que deberían haber hecho los españoles es dejar a los felices indios con sus sacrificios humanos y sus actos de canibalismo, en lugar de civilizarles y ofrecerles una cultura y una lengua que aún conservan mucho tiempo después de independizarse (de hecho,España fundó en América 31 universidades y 18 colegios virreinales, y dos universidades en Filipinas; ningún otro país hizo tal labor en un territorio que haya colonizado). El caso es: ¿cómo habría sido la conquista de América si la hubiesen hecho quienes la ponen a caldo?
España no les gusta, pero la URSS y Corea del Norte sí
Veamos un ejemplo de críticos con la conquista española de América:
La Unión de Juventudes Comunistas de España es una organización integrante de Izquierda Unida. A estas alturas de la historia todo el mundo debería saberlo ya, pero por si acaso no está de más recordarlo: según el estudio más riguroso hecho hasta hoy, el terror comunista ha dejado 100 millones de muertos en todo el mundoy eso en menos de un siglo. No estamos hablando de muertos a causa de espidemias, como las que ocasionaron la muerte de muchos indios en América (no estaban inmunizados para muchas enfermedades que los españoles sí resistían), sino víctimas de torturas, campos de concentración, asesinatos en masa e incluso hambrunas provocadas como el Holodomor de Ucrania. Si los españoles de la época de la Conquista hubiesen sido -que no lo fueron- los genocidas de los que hablan nuestros rojos, habría que considerarles unos meros aficionados al lado de los matarifes comunistas. Por otra parte, los comunistas de los países democráticos nunca han condenado los genocidios ni los demás crímenes perpetrados de sus colegas de las dictaduras rojas. No sólo no los han condenado, sino que siguen apoyando a esas dictaduras brutales. Sin ir más lejos, en 2013 la UJCE se solidarizó con Corea del Norte:
el pasado mes de marzo, la UJCE manifestaba su deseo de resucitar la URSS, que fue una de las dictaduras más sanguinarias de la historia. ¿Y estos miserables aún se atreven a acusar a España de algo? ¿Qué quedaría hoy de la América precolombina si en vez de españoles la hubiesen descubierto los adalides de esa ideología totalitaria y genocida que es el comunismo? No cuesta mucho imaginárselo, viendo lo que hicieron en media Europa, en buena parte de Asia, en África y en algunos países de Hispanoamérica: Cuba aún padece hoy una de esas dictaduras, que la mantiene sumida en la miseria y la opresióncon el apoyo de los comunistas españoles.
No celebran la Hispanidad, pero sí al mayor genocida de la historia
Hay ejemplos aún peores que el tuiteo sobre Corea del Norte que acabáis de ver. En 2013 la UJCE sí que consideró adecuado celebrar el aniversario del mayor genocida de la historia:
La dictadura de Mao mató a 65 millones de personas en sólo 27 años (1949-1976), la mayoría de ellas en las operaciones de represión masiva cínicamente denominadas por ese régimen como “La Revolución Cultural” y “El Gran Paso Adelante”.
El hispanófobo BNG critica la Hispanidad pero no a Stalin
Otro partido de ultraizquierda que ayer arremetió contra la Hispanidad fue el Bloque Nacionalista Gallego (BNG), una formación conocida por su hispanofobia:
Por si alguien no lo sabe, en 2010 el voto del BNG sirvió para rechazar una propuesta para que se enseñasen los crímenes de Stalin en los colegios españolesEsa brutal dictadura mató a 20 millones de personas. Por lo visto, la salvaje represión comunista no entra entre las cosas que rechaza el BNG, cuyo núcleo central, la UPG, es de hecho un partido comunista maoísta.
Un ejemplo de invasión comunista: el caso de Polonia
Alguien podrá pensar que las cifras millonarias de asesinatos son consecuencia de acciones represivas, pero no de una conquista territorial, y por tanto no pueden tomarse como ejemplo para el caso de América que apunto en el título de esta entrada. Pero no es así. La historia del siglo XX ya mostró diversos casos de invasiones comunistas de países soberanos, ejemplos de los que deberíamos tomar buena nota. Uno de ellos fue la invasión nazisoviética de Polonia, en la que Stalin y Hitler se repartieron esa Nación previa firma de un acuerdo secreto. En la zona de ocupación soviética había 1,45 millones de polacos: cientos de miles fueron deportados, muriendo 350.000 de ellos a manos de la URSS. Entre las víctimas de la brutal represión soviética hay que contar las que fueron enterradas en fosas comunes en el bosque de Katyn, donde 22.000 militares y civiles polacos fueron ejecutados a tiros por sus captores soviéticos, en la mayor ejecución en masa de prisioneros de guerra perpetrada en esa contienda.
Dos millones de mujeres y niñas alemanas violadas por el Ejército Rojo
Hacia el final de la Segunda Guerra Mundial, los soldados del Ejército Rojo violaron a 2 millones de mujeres y niñas alemanas, asesinando a casi 250.000 de ellas durante o después de la violación.Estos crímenes fueron inducidos por los mandos soviéticos, que animaban a sus hombres a abusar de las alemanas como si fuesen botines de guerra. Ya sólo en Berlín 100.000 mujeres y niñas sufrieron este horror. Sin embargo, esto no impide que los comunistas españoles celebren la victoria del Ejército Rojo sin mencionar esas atrocidades. A modo de ejemplo, Izquierda Unida, que este 12 de octubre dijo que no tenía nada que celebrar, sí que celebró en mayo el triunfo de ese ejército de violadores, que supuso, en la Europa del Este, el cambio de una dictadura por otra:
Las invasiones comunistas del Tíbet y Afganistán
Otro ejemplo de invasión comunista es la anexión del Tíbet por China en 1949, que se saldó con 1,2 millones de tibetanos muertos (un quinto de la población del país). Una parte importante de los que sobrevivieron fueron confinados en prisiones o condenados a campos forzados. La destrucción del país incluyó la demolición de más de 6.000 monasterios, templos y otras construcciones culturales e históricas, cuyos contenidos fueron saqueados.
Un caso más reciente fue la invasión soviética de Afganistán, con 2 millones de muertos entre los 13 millones de habitantes que tenía entonces el país, a los que hay que añadir 5 millones de refugiados y 2 millones de desplazados en el interior del territorio invadido.
Sigo esperando alguna condena de todas esas atrocidades comunistas por parte de los mismos ultraizquierdistas que vierten su odio contra la Hispanidad, una empresa histórica que -con sus errores y aciertos- resulta ejemplar al lado del terror desatado por el comunismo allí donde implantó sus dictaduras. Como comprenderéis, he decidido que es mejor esperar sentado.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada